fbpx
Actualidad

Esta es la razón porque Garzón tenía el alias guerrillero de Heidi, según la revista Semana

Avatar
Escrito por Redacción R+F

Muchos de los que hoy lamentan la muerte de Jaime Garzón, como una inocente víctima de los paramilitares, desconocen el vínculo que el humorista mantuvo con grupos narcoterroristas de izquierda como el ELN.

De acuerdo con una edición de la revista Semana en 1999, esta es la historia del alias de Garzón, quien era conocido como Heidi en el mundo guerrillero:

Corría el año de 1978, acababa de cumplir 18 años y en la Nacional hizo contacto con un guerrillero del ELN. Garzón pensó entonces que la solución podría estar en el monte y se incorporó al frente José Solano Sepúlveda. Pocos días después llegó al sur de Bolívar, a la Serranía de San Lucas. Su destreza para el manejo de las armas era nula.

Su desempeño como estratega militar, un desastre. Entonces Garzón se convirtió en una especie de inocente y despistado trovador guerrillero. Una noche, viendo televisión en un cambuche en compañía de Gabino, pasó la serie infantil Heidi. Jaime empezó a cantar «abuelito dime tú…». El jefe guerrillero se quedó mirándolo y le dijo: «…lo que pasa con usted es que se cree la niña de los montes».

Desde ese instante su nombre de combate fue Heidi. Nunca participó en operaciones militares y la misión más importante que cumplió fue cuidar el dinero del grupo. La plata estaba enterrada y su trabajo consistía en sacarla a asolear dos veces al día para evitar que los billetes se pudrieran por la humedad.

Hasta su último día, Garzón presumía de ser un mediador de buena fe con la guerrilla, para lograr la libertad de los secuestrados, al estilo de Piedad Córdoba. 

Aunque según el expediente que se adelanta por su muerte,  el exsubdirector del DAS, José Miguel Narváez, le habría informado a Carlos Castaño, jefe de los paramilitares, «que Jaime Garzón no solo es facilitador de secuestros sino que hace parte de la estructura de las Farc, inclusive llega con una foto, en la cual Garzón esta con un fiyak o sea con una chaqueta camuflada, en una zona del Sumapaz«.

Relacionados  "No era la persona que han endiosado...Garzón estaba lleno de demonios", Darcy Quinn

De ahí que  los paramilitares tuvieron razones para pensar que él seguía beneficiándose del negocio del secuestro,  además de ser un auxiliador a las causas guerrilleras desde una posición de gran influencia social.

Como decía la periodista  Darcy Quinn, Garzón no era ningún santo y tenía muchos demonios.

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment

  • ¡Con qué poca seriedad se trata hoy en día acerca de la vida de un ser humano! El tipo me caía mal, me parecía un bufón (inteligente, pero no más que eso),ahora está muerto y que se diga la verdad sobre él… no parece beneficiar a nadie, luego lo que queda por los suelos es su fama. Supongamos que era realmente un hombre entregado a la causa del mal que navegaba con bandera de bueno… Y ahí está el punto: a pesar de lo que se lee en estas líneas, toca suponer. No se aporta en las letras denigrantes ni una sola prueba de lo afirmado. ¿No es suma bellaquería, injusto trato, hablar mal de alguien que no se puede defender, y quizás por esa razón sin aportar una sola prueba de lo que se dice?