fbpx
Actualidad

“Defender al pobre no es ser comunista, es el centro del Evangelio”, dice el Papa Francisco

cq5dam.thumbnail.cropped.750.422
Avatar
Escrito por Redacción R+F

En la misa celebrada este miércoles en la capilla de su residencia vaticana de Santa Marta, la cual fue retransmitida por streaming, el Papa Francisco volvió nuevamente a referirse a la importancia que desde su punto de vista, tiene la lucha contra la pobreza para la fe católica.

Defender a los pobres no es ser comunista, es el centro del Evangelio, hasta tal punto, que nosotros seremos juzgados sobre ello”, y señaló que las primeras preguntas que haría Jesús en el juicio personal serían “¿Cómo te ha ido con los pobres? ¿Les ha dado de comer? ¿Les has visitado en la cárcel? ¿Le has visto en el hospital? ¿Has asistido a la viuda y al huérfano? Porque allí estaba yo'”

– Papa Francisco

Además criticó lo que considera “la costumbre de ver a lo pobres como un adorno en la ciudad, como si fueran estatuas, parte del decorado”, la cual describe como una “cultura de la indiferencia” además de señalar que llega hasta el punto del “negacionismo”, es decir,  que intenta borrar su existencia.

No les vemos porque esta cultura es negacionista. Llegamos a decir que no son tantos y siempre tratamos de disminuir la realidad de los pobres. A los pobres los tenemos siempre con nosotros. Existen y son muchos. Solo vemos una mínima parte, pero la mayoría están escondidos.

Finalmente, concluyó con una reflexión sobre la importancia que desde su punto de vista tiene la lucha contra la pobreza, en el juicio de Dios:

No seremos juzgados por los viajes que hacemos o por nuestra relevancia social, sino por nuestra relación con los pobres. Sobre esto seremos juzgados

– Papa Francisco

Lo que el Evangelio enseña sobre la misión social de la Iglesia, es que lo primero es la salvación de las almas

Cardenal Robert Sarah.

Con el fin de entender correctamente lo que enseña la Iglesia sobre el lugar que tiene el trabajo social para mejorar las condiciones materiales de la vida de las personas, nos permitimos citar unos apartes del libro del Prefecto para la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el card. Robert Sarah, quien toca muy acertadamente el tema en su libro “La fuerza del silencio”:

La misión social es fundamental, pero la salvación de las almas reviste más importancia que cualquier otro esfuerzo… En un mundo secularizado y decadente, si la Iglesia se deja arrastrar por las sirenas materialistas, mediáticas y  relativistas, se arriesga a hacer inútil la muerte de Cristo en la Cruz por la salvación de las almas.

La misión de la Iglesia no es dar solución a todos los problemas sociales del mundo:  debe repetir incansablemente las primeras palabras de Jesús al comienzo de su ministerio público en Galilea: “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está al llegar; convertíos y creed en el Evangelio (Marcos 1, 15).

Pienso que la Iglesia no puede desentenderse de los asuntos que afectan a la vida y a la existencia de los hombres. A través de sus escuelas y sus universidades, sus dispensarios y hospitales, sus institutos de formación profesional, sus múltiples obras de caridad, participa activamente en la lucha contra la pobreza. 

Trabaja para “que no sirva de escándalo a la humanidad el que algunos países, generalmente los que tiene una población cristiana sensiblemente mayoritaria, disfruten de la opulencia, mientras otros se ven privados de lo necesario para la vida y viven atormentados por el hambre, las enfermedades y toda clase de miserias. 

El espíritu de pobreza y de caridad son gloria y testimonio de la Iglesia de Cristo (Gaudium et spes, 88).

Se pueden leer apartes de libro en Google Books.

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.