Actualidad Vida

Eutanasia infantil en debate radial: de “asesinato” y “tiranía de los jueces”

Escrito por Alexandra Serna

Los abogados Julián Lara y Juan Camilo Ramírez (en la foto) discutieron sobre la dignidad humana, la autonomía o no de los menores de edad para decidir su propia muerte, la pendiente deslizante que se abrió con la reglamentación del Minsalud, los casos del colombiano Jeison Aristizábal y el bebé británico Alfie Evans. Tratándose de un “ring al aire”, ganó Ramírez, quien convocó a los colombianos a marchar el 5 de mayo a favor de la vida.

55 acalorados minutos de debate al aire, en el programa Partida W de la emisora La W Radio, de este martes 24 de abril, tras el “campanazo inicial” que dio el periodista Juan Pablo Barrientos con la pregunta: ¿es la eutanasia una decisión autónoma de los menores de edad?

El conductor del programa radial planteó antes, con algunas imprecisiones, cuándo es necesaria la concurrencia de los padres del menor que solicitaría la eutanasia. Según la Res. 825 de 2018, expedida el pasado 9 de marzo por el Ministerio de Salud, dicha aprobación se requiere obligatoriamente para los menores de seis a 14 años, mientras que de ahí en adelante primará la voluntad del menor (Art. 10). No aplicaría para menores de seis años, pues para estos no puede haber eutanasia en ningún caso (por ahora).

“Sí”, fue la primera respuesta del abogado Julián Lara, penalista, docente universitario y litigante, estando de acuerdo con la autonomía de los menores para esto.

“La Corte Constitucional ha dado unos parámetros basados en la Constitución, en la dignidad humana (Art. 1), ese es el primordial punto. La dignidad humana encierra que se les trate a las personas como un fin dentro de varios procedimientos en la vida, y no instrumentalizarlas. Así, cuando los menores, los niños, requieran la eutanasia, que no se les instrumentalice y se les lleve hasta el último punto, sino que ellos tomen esa decisión de seguir o no con su vida”.

Luego hizo referencia a que si la sentencia de la Corte de 2014 -por la cual el Minsalud reglamentó en 2015 la eutanasia para mayores de edad- planteaba esos parámetros o requisitos para acceder a la eutanasia, por qué no habría de hacer lo mismo con los menores, quienes tienen la facultad, en el caso de los 14 años en adelante, para casarse.

¿Dignidad eliminando la vida humana?

“Me parece muy curioso que el fundamento jurisprudencial para permitir el asesinato de un menor de edad por parte de un médico sea la dignidad del menor. A ninguna persona le puede caber esto en la cabeza. Hablar de ‘dignidad’ cuando hay un médico que está no solo autorizado, sino eventualmente obligado a asesinar a su paciente, pierde todo tipo de sentido, porque uno no le puede garantizar la dignidad a alguien eliminándole el derecho principalísimo que es la vida”, respondió a su turno el abogado provida Juan Camilo Ramírez, CEO para Latinoamérica de CathClick (red social para católicos solteros que buscan vivir su noviazgo en castidad).

Continuó señalando cómo esta forma de argumentación de la contraparte demuestra que en Colombia ya se vive “la pendiente deslizante hacia la cultura de la muerte”, comparándola con estar al borde de un barranco que inevitablemente lleva al fondo: la muerte. Esta “pendiente”, que absolutiza el derecho a decidir del individuo, comenzó hace más de 12 años con el lobby para despenalizar el aborto, cuyas causales terminaron siendo límites ilusorios, ya ni el mismo médico puede objetar conciencia libremente y la Corte lo trata como “derecho”.

Entonces cuestionó: ¿por qué creen que solo hay tres países en el mundo que han autorizado la eutanasia infantil (Colombia, Bélgica y Holanda)? “Porque el problema está en el consentimiento de los menores. Hay unanimidad, salvo en estos tres países, de que un menor no puede tener, en sí mismo, la madurez para decidir cosas como su muerte”, respondió con vehemencia.

¿Es un asesinato?

Calificando la posición de su contraparte de llevarla a un “terreno más folclórico” que a la práctica misma, el abogado Lara expuso que los menores de edad “sí toman algunas determinaciones” e incluso responden penalmente, por lo cual Ramírez refutó con que si un menor no puede comprar un bien inmueble, mucho menos puede decidir sobre su vida, que es el bien jurídico más importante.

“¿Y la eutanasia es un asesinato?”, azuzó el periodista Barrientos, aprovechando que minutos antes el abogado Lara se había mostrado indignado con la forma como su colega se refería. “Existe el delito de homicidio por piedad, y ¿la eutanasia no es un asesinato?”, increpó Ramírez. De nuevo Lara titubeó con su respuesta: “sí, está tipificado, pero ya en este momento estamos debatiendo de que existen unos precedentes y si no, no estaríamos acá”.

El abogado provida, llevando la ventaja poco después de haber iniciado el debate, recordó los parámetros que fijó la Corte para acceder a la eutanasia: que el paciente tenga una enfermedad incurable, “un dolor importante” y su consentimiento para hacerlo. Y a renglón seguido mencionó a Jeison Aristizábal, Héroe CNN 2016 por su labor en pro de niños con discapacidad:

Tomada de https://edition.cnn.com

Tomada de https://edition.cnn.com

Presentó una tutela hace dos meses, porque considera que él habría cumplido con los requisitos que la Corte daba para solicitar la eutanasia. ¡Imagínese! Haber perdido a un Héroe CNN porque, según usted, ese niño, que sin duda tuvo que sufrir mucho con una parálisis cerebral en Cali, siendo muy pobre, tenía todo en contra. Pero él pudo salir adelante y hoy es un ejemplo para millones de personas en Colombia y en el mundo, y usted dice que esas personas tienen que ser asesinadas por un médico, si ellas lo piden, porque está primero la dignidad”.

Ante este ejemplo, Lara se escurrió por “la tangente” mencionando que obviamente no a todo aquel que solicite la eutanasia se le aplicará, pues para eso se establecieron unos límites y se han creado los comités interdisciplinarios, cuyos médicos y demás profesionales expertos validan el caso, siempre preguntándole al paciente de si está seguro de lo que ha decidido.

“La tiranía de los jueces”

Ramírez se remontó al origen de la reglamentación del Minsalud, la Sentencia T-544 de 2017, para evidenciar que la discusión de fondo del caso analizado por la Corte no era si el menor tenía autonomía o no, sino cómo la negligente prestación del servicio de salud implicó una carga económica -además de la emocional- a los papás del menor, quienes sin ver más alternativas pensaron en la eutanasia como una opción.

“La Corte Constitucional, en vez de decir que el sistema de salud debería atender estos casos mediante cuidados paliativos, como está perfectamente visto alrededor del mundo, decide darle una orden al Ministerio de Salud para que reglamente la eutanasia de menores, aun después de muerto el niño, cuando el daño ya no se estaba dando, no había amenaza ni derecho. Esta orden no es más que una muestra adicional de la tiranía de los jueces en la que vivimos en Colombia, porque fueron dos jueces, en contra de una, quienes decidieron esto -de los nueve en total-”.

Además, llamó la atención sobre cómo, sin que exista una ley en Colombia al respecto, la Corte haya ordenado reglamentar un inexistente “derecho a la muerte digna”: “no aparece en ninguna parte de la Constitución”.

Lara, intentando “capotear” las contundentes intervenciones de su contendor, mencionó que por algo ya hay 40 mayores de edad en Colombia que han solicitado la eutanasia desde su reglamentación en 2015.

“Como en Bélgica y Holanda, estamos yendo más allá: por el respeto a la vida, pero que se viva dignamente. No se trata de vivir en situaciones deficientes, como una situación vegetativa o precaria de salud, y que su argumento (Juan Camilo) sea el dinero por parte de los padres para deshacerse de una persona”, agregó el abogado penalista.

Tomada de https://www.actuall.com

Tomada de https://www.actuall.com

“¡Y no puede hablar de vida digna cuando lo matan!”, reiteró Ramírez. Justamente “a usted le parece que una persona en estado vegetativo es incómoda y hay que matarla, cuando alguien en esta situación sigue teniendo derecho a la vida”. Expuso así el emblemático caso del bebé británico Alfie Evans, quien tiene una enfermedad neurodegenerativa y está hospitalizado desde finales de 2016, pero el sistema judicial de su país, en contra de la voluntad de sus papás y de que Italia lo declaró ciudadano para recibirlo, ordenó que lo desconectaran del soporte vital, lo cual ocurrió esta semana. Milagrosamente y en contra del pronóstico médico sigue vivo.

¿El médico obligado a ser verdugo?

Sin referirse puntualmente a la dramática historia de Alfie, Lara trató de repuntar el cuadrilátero a su favor preguntándole a su contendor: “a esos menores, a pesar de que quieren practicarse este procedimiento por su condición clínica, ¿hay que negarles entonces su posición?”

“No hay un derecho a elegir la muerte, sino que esto va a terminar obligando al médico a terminar la vida de su paciente, como quiere el lobby que defiende esto. Ustedes quieren que nos convenzamos de que hay un derecho a que un tercero me mate”, respondió rápidamente Ramírez.

“¡Es el derecho a vivir dignamente, no vivir por vivir!”, replicó Lara. “Si la persona está desahuciada, en un estado realmente lamentable, ¿entonces que siga sufriendo? Su vida no es digna, se está instrumentalizando, y eso es lo que está mirando la Corte”, agregó el abogado, insistiendo en la desfigurada idea de una “vida digna” exenta de dolor y sufrimiento.

Ramírez aprovechó esta última intervención, así como la opinión de un oyente de que “la medicina está para mejorar la vida y no para evitar la muerte”, para poner el dedo en la llaga de lo que él llamó un sofisma de distracción: “si al final nos vamos a morir, ¿entonces por qué no les adelantamos la muerte a las personas? Entiendo la dificultad del Dr. Julián en defender la eutanasia. Como no hay claridad filosófica, jurídica, ética ni lógica al respecto (en la doctrina jurisprudencial), esto le ha permitido a la dictadura de las minorías enquistarse en la Corte”.

Último contrapunteo

“Estamos hablando de algo muy serio: no de un dolor de cabeza, ni de rodilla, sino de cuando hay un diagnóstico de por medio que indica el estado vegetativo de la persona”– apuntó Lara.

“¿Como el diagnóstico de Alfie Evans? Uno detrás de un diagnóstico está volviendo a recurrir al mismo argumento del dolor. Tampoco es claro que un diagnóstico médico pueda determinar la diferencia entre la vida o la muerte de un niño. Esto no lo podemos tolerar en Colombia”– replicó Ramírez.

“Centrémonos: ¿quién toma la decisión de vivir? Este es el debate”– cuestionó Lara, tratando de dar un giro a su favor “enquistándose” en el argumento de la autonomía personal.

“¿Y quién tomó la decisión de que usted naciera? Usted no tomó la decisión de vivir, tampoco debe tomar la decisión de morirse, y menos que en una situación de un dolor insoportable puedan obligar a un médico a que lo maten”– fue el knockout final de Ramírez a Lara.

El conductor del programa radial le dio la palabra a varios oyentes y usuarios de las redes sociales, unos a favor y otros en contra de la eutanasia infantil, abriéndole el micrófono por última vez a los invitados de esa noche. Juan Camilo Ramírez, abogado provida, invitó de nuevo a los ciudadanos a manifestarse públicamente en la Marcha Nacional por la Vida que se realizará el próximo 5 de mayo, desde la Torre Colpatria en Bogotá y en más de 30 ciudades del país, para “demostrarles a los jueces que no son pocos en Colombia quienes defienden la vida”.

El broche de oro de este acalorado debate estuvo por cuenta de la reflexión de un oyente: “si un amigo quiere suicidarse por una situación de ira y dolor, ¿le prestas un revólver por su supuesto derecho a la autonomía o le animas a superar ese momento?, ¿le prestas el hombro para que llore en tu brazo? La vida humana es digna en sí misma y más en la salud y en la enfermedad”, llamó la atención Juan Guillermo Delgado.

*Foto principal: tomada de http://www.wradio.com.co

Sobre el Autor

Alexandra Serna

Comunicadora social y periodista. Especialista en desarrollo personal y familiar.

Sus primeros pasos de periodismo los dio en Semana.com, en Bogotá; caminó con más firmeza, desarrollando el "olfato periodístico", en el periódico La Patria, de Manizales (su ciudad de origen), y regresó a la capital del país para trabajar como periodista de investigación en RCN Radio. Su siguiente paso fue saltar de los medios tradicionales a los medios alternativos de evangelización. Es la directora de Razón+Fe.

Qué opinas: