Actualidad Familia

Estudio de Common Sense sobre adolescentes y redes sociales: consejos para padres de familia

Escrito por Redacción R+F

El estudio arroja hallazgos interesantes para padres de familia preocupados por el uso que sus hijos hacen de redes sociales  y ofrece interesantes consejos.

Apoya el periodismo católico con un “like”:

La organización Common Sense Media presentó este mes su estudio “Redes sociales, vida social: los adolescentes revelan sus experiencias“, para el que se realizaron 1.100 encuestas a adolescentes de entre 13 y 17 años, el cual arroja hallazgos interesantes para padres de familia preocupados por el uso de redes sociales, así como ofrece algunos consejos interesantes que sintetizamos y complementamos para nuestros lectores.

-Los adolescentes no quieren y no pueden parar de usar redes sociales. El 70% las usa más de una vez al día y consideran que las compañías de tecnología los manipulan para amarrarlos más tiempo a sus dispositivos.

Consejo: Ellos saben que podrían invertir su tiempo en cosas más importantes que el uso de redes sociales, lo que necesitan es tu ayuda. Anímales a que sean conscientes del efecto que tiene el uso de las redes sociales en su estado de ánimo. Rétalos a que se concentren y hagan con atención sus tareas. Pon un cronómetro para que traten de concentrarse cada vez por períodos más largos de tiempo.

– Los adolescentes creen que las redes sociales son positivas para su vida. Pocos adolescentes son conscientes por qué las redes sociales pueden tener un efecto negativo en su vida. El 25% dicen que les ayuda a sentirse menos solos, el 18% que les hace sentirse mejor consigo mismos y el 16% que les ayuda a reducir la depresión.

Consejo: es bueno que los adolescentes vean de forma positiva las redes sociales, pero también es importante que desarrollen un sentido crítico frente a ellas. Puedes preguntarles sobre los aspectos de las redes que consideren que no son tan buenos, lo que piensan que deberían cambiar y que visualicen que hay otras cosas aparte de las redes sociales que son igual o más importantes para su bienestar.

-Pocos adolescentes usan celulares y tablets en forma moderada. Un número significativo de adolescentes dicen que nunca o casi nunca silencian o guardan sus dispositivos, incluso en momentos importantes como cuando se van a dormir, cuando cenan con otras personas, cuando están en reuniones familiares o al hacer sus tareas.

Consejo:  si tu hijo adolescente es de los que no saben manejar adecuadamente sus dispositivos, ayúdale a establecer normas específicas para su uso en la casa. Establece tiempos y lugares específicos en los que no se puede usar el celular, como al hacer las tareas o en el dormitorio. También es muy importante que los padres den ejemplo no usando sus celulares cuando están en la mesa.

– Snapchat e Instagram destronan a Facebook.  En 2012 Facebook dominaba el uso de las redes sociales de los adolescentes; hoy solo el 15% dicen que es su sitio favorito. Incluso alguno dijo en el estudio que solo lo utiliza cuando se quiere comunicar con sus abuelos.

Consejo: familiarízate con las redes sociales favoritas de tu hijo, comenzando por descargarlas y empezando a “jugar” con ellas. Dile que te acepte como amigo en sus redes sociales y procura no presionarlo si no desea hacerlo. Si lo hace forzado es posible que termine abriendo otro perfil del cual no estarás enterado y comience así a llevar una doble vida digital. Conversa periódicamente con tu hijo sobre lo que hay de nuevo en esas redes sociales y comparte con sus perfiles lo que hay en tus muros (feeds) que creas que puede interesarles.

-Cada vez tiene menos conversaciones personales y aumenta la preferencia por mensajes de texto. Hoy menos de la tercera parte dice que su forma favorita de comunicarse con los amigos es en persona y más de la mitad reconoce que las redes sociales los alejan de sus relaciones personales, al igual que hacen que presten menos atención a las personas con las que se encuentran.

Consejo: aquí es fundamental crear buenos hábitos familiares para el uso de las redes sociales. Es muy importante que en la familia se creen espacios en donde prime el contacto personal sin distracciones. Procura tener tu celular en silencio cuando estés con tus hijos, así como cultivar un ambiente familiar en el que es muy apreciado el contacto directo y personal, lo cual se va haciendo poco a poco a través de gestos, reflexiones, comentarios y sobre todo del ejemplo.

Apoya el periodismo católico con un “like”:

– Los adolescentes vulnerables le dan más importancia a las redes sociales. Aquellos que tienen un puntaje más bajo en la escala de bienestar socioemocional son más propensos a buscar compensaciones a través de las redes sociales, inclusive si han tenido experiencias negativas como frustrarse porque sus amigos no comentan o no le dan “me gusta” a sus publicaciones.

Consejo: por lo general los adolescentes no son conscientes de ser vulnerables emocionalmente. Por eso es importante que uses tu intuición como padre para reconocer las dificultades que puedan estar teniendo en sus áreas sociales. Ayúdales a que aprovechen los efectos positivos de las redes sociales y a minimizar el impacto de las frustraciones y reacciones negativas. Apoya sus esfuerzos para tener éxito con las cosas que comparten en línea, al tiempo que lo impulsas a fortalecer sus competencias en la vida social real.

-Hay menos acoso virtual, pero más mensajes de odio. Pocos adolescentes, solo 13%, afirman haber sido víctimas de acoso, pero el 60% dice haberse encontrado expresiones de odio en las redes sociales.

Consejo: ayuda a tu hijo a reflexionar sobre la importancia de no difundir ni apoyar mensajes agresivos o violentos en las redes sociales, ni siquiera cuando solo parecen una broma. Si tienen amigos que frecuentemente difunden o promueven mensajes violentos, anímale a que bloquee, reporte o deje de seguir a esos contactos. Ayúdale a desarrollar las aptitudes necesarias para expresar de forma respetuosa y constructiva sus desacuerdos, así como a ser solidarios con las personas que están siendo atacadas, sin entrar en una guerra de palabras.

Suscríbete a nuestro boletín:

Sobre el Autor

Redacción R+F

Qué opinas: