Actualidad Espiritual Testimonios Vida

Es la hora de Orar por el Presidente Duque y por Colombia

Escrito por Edwin Botero Correa

En Gómez Plata, Antioquia, justo a los ocho días de su elección como Presidente, Iván Duque Márquez realizó una ofrenda floral al Sagrado Corazón de Jesús y se hincó para poner sus intenciones y las de la nación a los pies del Señor del Universo. No obstante, nosotros los católicos hemos reclamado que se aleje de la ideología de género y que, en materia de fe –además de hacerlo a título personal–, no tenga reparo alguno en hacer pública la Consagración de Colombia al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María. Especialmente, después de los rituales con los que Santos inauguró su gobierno y de todos los que hizo para imponer su agenda, que ameritan un acto de desagravio y la clara Consagración del país a Dios.

El “extremo centro” aún no obtiene resultados y no convence

El Presidente Iván Duque es un hombre inteligente y capaz. Aunque su ya evidente y exagerado empecinamiento en un talante democrático al que él llama “extremo centro”, comienza a exasperar y a preocupar a los colombianos; y a él, a pasarle cuenta de cobro ante la pasmosa condescendencia con que ha afrontado los ya casi incontables desmanes con los que distintos sectores azuzados por el oportunismo de los opositores de izquierda y los nostálgicos de la mermelada santista –más porfiados que él–, se empeñan en desgastarlo y acorralarlo en su propio laberinto para llevarlo a un callejón sin salida.

Y es que todos los colombianos somos testigos de cómo han arremetido los terroristas, secuestradores, delincuentes de toda calaña y otros que, arropados bajo causas como la educación, la tierra o su condición de indígenas, pasaron de los desmanes a las asonadas y a los atentados contra los civiles y la fuerza pública. En este escenario, y en medio de un enrarecido y exasperado clima político en el que prevalece una extraña colusión favorable a la impunidad de delitos atroces en nombre de una malhadada e inexistente “paz”, han muerto ya bastantes personas inocentes, y otras que lamentablemente lo hicieron mientras manipulaban explosivos y artefactos para ocasionar daño y producir terror.

De modo, pues, que la decepción no se ha hecho esperar, y así lo han venido expresando desde el mismo Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que no ve decisión ni avances que la certifiquen en materia de erradicación de cultivos ilícitos, y muchas y autorizadas voces internas que no pueden callar ante 26 días de desórdenes y pérdidas que mantuvieron bloqueado y sometieron a la escasez al suroccidente del país.

[irp posts=”6617″ name=”Vandalismo y Desestabilización vs. Autoridad y Orden: más que buenas intenciones”]

Un hombre capaz, que aún luce novato como Presidente

Un ejemplo de ello es el Editorial de 360Radio, que literalmente afirma:

El Gobierno del presidente Iván Duque pareciera estar desconectado de lo que acontece en Colombia en muchos momentos de la cotidianidad. Otra vez los números empiezan a castigar su gestión.

Y agrega:

“Las preocupaciones de la mayoría de los colombianos siguen siendo las mismas que cuando Juan Manuel Santos era presidente…”.

Después de una exhaustiva pero bien fundamentada crítica al Presidente que luce tan diferente al Senador y al candidato Duque que conocimos los colombianos, este medio de comunicación hace una sombría advertencia:

“Como van las cosas, todo se está dando para que la izquierda llegue al poder en el 2022”.

Finalmente concluye:

“Es bueno que el Gobierno deje a un lado a los aduladores, a quienes dicen que todo va bien y escuchen realmente las personas que quieren que el país progrese y que acepten que las cosas no van bien, no se están manejando bien…
En tal virtud, si este Gobierno no cambia de mentalidad es necesario que a través de grupos empresariales, políticos e influenciadores empiecen a ejercer presión porque de lo contrario el país sin un Gobierno con peso, que demuestra inexperiencia, ligereza y poca profundidad en conocimientos, vamos camino al abismo”.

Una pausa obligatoria

Luego de este descarnado pero real diagnóstico y de las advertencias que hace, conviene hacer una pausa y superar por un instante la tentación de hacer más análisis. En medio de este maremagnum, lo que procede es elevar una súplica confiada al Altísimo  y –como creyentes– poner al Presidente y a Colombia en las Manos de Dios. De paso, hay que enfatizar que ésta no es una actitud ingenua ni una súplica pueril, sino un imperativo para todos nosotros.

Este es el Presidente que elegimos, y ahora necesita de nuestro apoyo. Él ha pedido a Dios que le dé la sabiduría necesaria para entender y atender adecuadamente las necesidades de los colombianos. Quizás no sea plenamente consciente de que con ésta vendrán las situaciones en las que se pondrá a prueba el don solicitado, como cuando a Salomón le fue presentado el bebé reclamado por dos supuestas madres.

Orar por el Presidente es rodearlo como conviene

Los políticos dicen: “hay que rodear al Presidente”. Nosotros sabemos que la mejor manera de hacerlo es con nuestra oración. Una súplica confiada, pero incesante, que acompañe y obtenga de Dios lo que Iván Duque le pidió en el municipio de Gómez Plata, Antioquia, justo a los ocho días de su elección como Presidente. Al final de la misa, el obispo de la diócesis de Santa Rosa de Osos, Mons. Jorge Alberto Ossa, “leyó la fórmula de consagración del país al Sagrado Corazón de Jesús, que fue seguida con devoción por toda la feligresía. Tras la lectura del texto, el presidente electo Duque realizó una ofrenda floral a una bella imagen del Sagrado Corazón de Jesús que allí se encontraba y se hincó para colocar sus intenciones y ciertamente también las de la nación a los pies del Señor del Universo”. La ofrenda se hizo en un altar especialmente dispuesto para ello.

El Presidente Iván Duque, en Gómez Plata, Antioquia, hace una ofrenda floral al Sagrado Corazón de Jesús encomendándole su gobierno y el país.

Durante su campaña estuvo presente en Buga, ante el Señor de los Milagros. No obstante, nosotros los católicos hemos reclamado que se aleje de la ideología de género y que, en materia de fe –además de hacerlo a título personal–, no tenga reparo alguno en hacer la Consagración formal de Colombia al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María. Especialmente, después de los rituales con los que Santos inauguró su gobierno y de todos los que hizo para imponer su agenda, que ameritan un acto de desagravio y la clara Consagración del país a Dios.

Las abejas y la fuerte ventisca fría el día de la posesión

Una persona cercana al Presidente, quien estuvo allí y fue testigo de los hechos que antecedieron y acompañaron al acto de posesión presidencial, me decía:

“No sé si recuerdas las abejas el fin de semana antes de la posesión. Las abejas se asientan donde huele a colmena y el olor puede ser inducido. No es normal que un panal de abejas se asiente en una lata, metálica, fría, al sol”.

Debo dejar claro que no se trata de una persona supersticiosa, sino bastante racional, con formación profesional y avanzada, y un amplísimo bagaje cultural. Esta misma persona cuenta:

“De lo que estoy seguro es que el viento en la posesión no fue normal. Yo mismo invoqué la protección al Espíritu Santo al acto y a los presentes tocando las puertas de la Catedral Primada con las manos untadas de aceite exorcizado”.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=l34nGZnekPw&w=853&h=480]

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=4jIerZjbIUI&w=853&h=480]

Hay que insistir. Sabemos de fuentes directas y confiables que los colombianos Católicos, orantes y todos los creyentes, lo han puesto bajo el amparo de Dios. Y que Dios está obrando, como ocurrió el 7 de agosto. Esperamos que el Presidente Duque haga la Consagración.

Mientras tanto, y teniendo en cuenta que la Sagrada Eucaristía es la más alta y eficaz forma de oración pues es Jesús mismo quien renueva su Sacrificio al Padre en favor nuestro, también invitamos a todos los que puedan hacerlo, mandar a decir Misas Gregorianas por esta intención. La Oración hará el cerco favorable al Presidente y al país, para que Dios aparte las fuerzas oscuras que quieren confundirlo, y él obre con la claridad, decisión y la luz que necesita en bien de Colombia.

[irp posts=”7939″ name=”Presidente Duque invoca el auxilio de Dios citando un pasaje de Isaías y le pide que Bendiga a Colombia”]

Sobre el Autor

Edwin Botero Correa

Comunicador Social - Periodista.
Editor, Columnista y Miembro de Consejo en diferentes Medios, Asociaciones Profesionales e Instituciones.
Estudios, Formación y Experiencia Profesional, Empresarial, Social y Docente (Pregrado, Postgrado y en el SENA) en: Gerencia, Desarrollo, Desarrollo Humano, Filosofía y Humanismo, Doctrina Social de la Iglesia, Educación y Pedagogía.
Fundador y Director de "Laicos por el Bien Común".

Leave a Comment