Actualidad Espiritual

En Defensa de #SorParaca

Avatar
Escrito por Redacción R+F

La hermana carmelita Adriana Torres no sólo ha tenido que soportar los golpes de la violencia antiuribista, sino que además fue víctima de las redes sociales quienes hicieron tendencia con memes de su imagen, recogida por los medios de comunicación a raíz de su presencia a las afueras de la Corte Suprema, en la indagatoria que se adelanta contra Álvaro Uribe por presunta manipulación de testigos.

La religiosa que se dedica a ayudar a mujeres cabezas de familia, desplazadas y abusadas, según expresó a El Tiempo, agradece a Uribe el apoyo a su labor:

«Hace 4 años a nuestro gran presidente Uribe se le ocurrió crear este grupo de ayuda que ha permitido mejorar la calidad de vida de muchas de las mujeres de nuestra población», dijo a ese medio.  

La predecible reacción en redes de la comunidad de odio izquierdista

El hashtag #SorParaca fue tendencia durante gran parte del día, con críticas y bromas contra la religiosa, entre los que abundaron simples insultos y obscenidades.

La entrevista que Blu Radio le hizo, en tono burlón y con ánimo de ridiculizarla en público, sirvió de catalizador para buena parte de los mensajes de odio que la religiosa recibió a través de las redes.

Algunos twitteros responsabilizaron a Néstor Morales por las consecuencias que pudiera tener en la integridad física de la monja, el trato irrespetuoso que le dio en su programa, en medio de un ambiente tan violento por parte de los antiuribistas.

Lo que pasó en redes sociales ilustra muy bien el ambiente político del país, que parece girar alrededor de Álvaro Uribe, entre quienes promueven el odio contra el exmandatario y lo culpan de todos los males del país, y quienes tratan de mantener la unión y la sensatez en el discurso público.

[Uribe] es un hombre bueno y justo…vine a apoyarlo exclusivamente a él porque papito Dios está con él y lo vamos a ayudar a través del santo rosario .

– Hermana Adriana Torres

Si bien una actitud tan activista en una religiosa en principio es imprudente, y no recomendable para la eficacia de la labor pastoral, también es cierto que ella puede sentir el deber de participar en una causa que desde su perspectiva, compromete el bien común del país.

Relacionados  Superemos la indiferencia misionera.

Y es que «el juicio contra Álvaro Uribe» más que un proceso privado contra un político relevante, parece ser una estrategia de la izquierda revolucionaria para «liquidar» a quienes obstaculicen su agenda política.

Algo que no sólo afecta a Uribe y su familia, sino que amenaza al orden social en general.

El que el Centro Democrático haya decidido realizar misas en todo el país en este día, parece indicar que entre sus líderes existe la convicción de que hay una dimensión trascendente en esta batalla, como ha sucedido en todos los países en los que el marxismo ha tratado de tomar el poder, para imponer una reingeniería moral anticristiana, como uno de sus principales propósitos.

Es difícil no ver cómo la advertencia de Fátima, según la cual Rusia esparciría sus errores por el mundo, no esté relacionado con la crispación que se siente en el país a medida que al marxismo avanza en el control de instituciones fundamentales para la sociedad colombiana, como la educación y la rama judicial.

La actitud apasionada pero respetuosa que ofreció la monja, quien fue a rezar el Rosario y a dar apoyo moral a Uribe frente a lo que a muchos consideran una persecución política, contrasta con el ambiente intimidante a su alrededor, conformado por estudiantes y jóvenes alienados por una ideología de odio y resentimiento, quienes difícilmente pueden expresar una idea sin decir dos obscenidades.

Tal vez habría sido mejor que la monja se remitiera a rezar el Rosario y expresar su solidaridad con discreción.

Relacionados  Es la hora de Orar por el Presidente Duque y por Colombia

Pero teniendo en cuenta el ambiente de violencia que la rodeaba, y de ver su esfuerzo por controlar sus emociones ante el acoso de los manifestantes y de los medios de comunicación, no nos queda sino reconocer su valor y compostura.

¡Ánimo hermana, estamos con usted en espíritu y en oración! Dios escuche sus plegarias y las de miles de colombianos que clamamos por la justicia y la paz.

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.