Actualidad Vida

El regalo espiritual de Ordóñez a Ángela Hernández

Ordonez y Angela Hernandez
Escrito por Redacción R+F

La valiente política santandereana, que tuvo la audacia de poner la cara por los padres de familia que se resistieron a las “cartillas de género” del Gobierno Santos, atraviesa el desafío más grande de su vida: la batalla contra el cáncer.

Luego de haber superado un cáncer de seno que fue tratado tardíamente debido a conceptos médicos errados, en noviembre del año pasado fue diagnosticada con cáncer en la médula.

El Embajador ante la OEA Alejandro Ordóñez, junto con su hermana, la religiosa dominica María Eugenia Ordóñez, visitaron a Hernández en diciembre para darle ánimo y expresarle su solidaridad.

Razón+Fe habló con él y esto fue lo que nos contó de su encuentro con Ángela Hernández:

En  días pasados estuve visitando a Angelita Hernández en el Hospital Internacional de Bucaramanga. Ella se encuentra ahí recluida  como consecuencia de una enfermedad que le fue diagnosticada hace algún tiempo. Quiero comentarles que ha asumido esta enfermedad  con espíritu cristiano, abandonada en manos de Dios, sabemos que somos como briznas de yerba en manos del Señor.   Desde luego que se encuentra con ganas de vivir, pero dispuesta a abrazar la Voluntad de Dios, sea cual sea.

Pidió las oraciones de sus amigos, para darle la fortaleza que ella y su familia necesitan en estos momentos tan duros.

Si quieres recibir noticias de actualidad sobre la Cultura de la Vida te invitamos a seguirnos en nuestro CANAL DE TELEGRAM haciendo clic AQUÍ.

Al despedirme, yo le entregué la Medalla Milagrosa y le pedí que se encomendara a ella. Le conté la historia de Santa Catalina Labouré y algunas anécdotas alrededor de esa medalla.

Ella la recibió con mucha gratitud, si bien sabemos que ella no es católica, pero puedo decir que la recibió con mucha alegría y con devoción.

La Medalla Milagrosa, símbolo de devoción y fe, de las gracias infinitas que la Virgen María otorga a sus hijos. Un signo de esperanza y amor.

Al despedirnos nos unimos en oración. Fue una despedida, como toda despedida en esas circunstancias, muy triste, pero con la esperanza cristiana. La confianza de saber que estamos en las manos de Dios.

La oración es lo único que puede servir de bálsamo. Pedirle a Dios su intercesión para lograr la salud.

Los católicos siempre acudimos a nuestra intercesora para lograr tantas gracias. 

Desde Razón+Fe nos unimos a las plegarias por la pronta recuperación de Ángela Hernández, por su salud física y espiritual.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.