Actualidad Cultura Razón

«El modelo Greta, un peligro para los jóvenes».

Edwin Botero Correa
Escrito por Edwin Botero Correa

«Toda una generación es explotada a través de Greta, adoctrinada en victimización, odio y resentimiento. Sin embargo, hay alternativas. Pienso en el ejemplo de Giana Jessen, herida de por vida por la madre que intentó abortarla, y quien no obstante viaja por el mundo expresando una convicción muy diferente, de que solo hay una cosa que puede cambiarlo: predicar el Evangelio».

Benedetta Frigerio

En su columna Editorial de La Nuova Bussola Quotidiana del 26-09-2019 titulada «MAL TIEMPO», Benedetta Frigerio escribe: «El modelo Greta, un peligro para los jóvenes». Explica por qué, recoge testimonios y declaraciones, contrasta opiniones y propone un modelo crítico basado en la experiencia de víctimas reales y maduras, y no en la instrumentalización mediática de una adolescente mal encarada y amenazante.

Hemos traducido este interesante artículo para Razón + Fe, y lo ponemos a disposición de nuestros lectores.

Traducido por Edwin Botero Correa

Hay millones de niños obligados a trabajar por un centavo. Hay millones de niños que son víctimas de pedofilia y pornografía infantil. Hay niños que son contratados por grupos terroristas musulmanes y utilizados como soldados. Hay niños que son comprados con FIV y otros que son abortados.

Y luego hay una joven, rica, que durante meses ha sido recibida en los salones de los poderosos, que cruza los océanos en un velero, que es aclamada desde medio mundo y quien se presenta como víctima del sistema, gritando: «No debería estar aquí, debería estar en la escuela, al otro lado del océano».

Es cierto, Greta Thunberg debería estar en clase para aprender historia, ciencia, matemáticas; pero, sobre todo, para aprender el ejercicio de la crítica y la profundización con respecto a las hipótesis que sus antepasados ​​dan a la posteridad.

Pero no, un grupo de adultos le dijo que el mundo está a punto de desaparecer, que las personas mueren a causa de la contaminación y el cambio climático…

En pocas palabras, sin enseñarle a verificar si el pensamiento común tiene fundamentos o no, la aterrorizó al infundirle un odio impresionante y llevarlo, junto con ella, a todo el mundo.

Su discurso de ayer en las Naciones Unidas (haga clic aquí) es realmente impresionante en lo que respecta al odio y la malicia que rezuma. Por lo tanto, preocupa que se presente a los jóvenes como un modelo de activismo. Basta escuchar la ferocidad con la que gritó estas palabras que suenan como una amenaza: «Si eliges fallar, nunca te perdonaremos… mantenemos nuestros ojos en ti».

Sin embargo, ante la explotación de una generación a través de la de Greta, la mayoría de los líderes, si no aplauden, guardan silencio, a pesar de esas pequeñas trenzas que no son adecuadas para una furia adulta (de hecho, incluso la imagen resulta irónica). Pero hay quienes han decidido oponerse y señalar la violencia que prevalece allí.

Relacionados  “Revolución es regresar a las raíces”: sobre la educación católica y la cultura cristiana

En las páginas de ayer de The Guardian (haga clic aquí) apareció la respuesta de Scott Morrison, el primer ministro australiano, contra el adoctrinamiento de niños:

«No permito que (los jóvenes, ed) se deformen sustancialmente hacia un punto de vista particular. Aprecio que elijan con la cabeza, pero también me encanta tranquilizarlos porque lo peor que se le puede imponer a un niño es la ansiedad injustificada. Ya tienen suficientes cosas por las que estar ansiosos».

Scott Morrison, primer ministro australiano.

De hecho, nunca como hoy, los niños son robados desde la infancia, pero no por las razones enumeradas por Greta, sino porque el mundo adulto no les permite ser niños envolviéndolos en las consecuencias de su propio egoísmo (divorcios, familias extensas, aborto, Fertilización In Vitro, sexualización temprana, etc.). El primer ministro continuó:

«Debemos permitir que los niños sean niños» y, por lo tanto, «creo que debemos tomar precauciones contra la propagación de la ansiedad entre los niños».

Incluso el periodista del Herald Sun, Andrew Bolt, comentó que

«Espero que los alarmistas que infundieron terror en Greta Thunberg con el miedo a un apocalipsis del calentamiento global se avergüencen de sí mismos. Ahora han visto el miedo desbocado de esta niña con problemas mientras lloraba y gritaba en la reunión climática de la ONU».

Andrew Bolt, periodista.

Bolt ya había señalado que nunca había «visto a una mujer joven con tantos problemas mentales utilizada por tantos adultos».

Desafortunadamente, sin embargo, como señaló Brendan O’Neill, editor de Spiked Online,

«Cualquiera que lo critique a usted o las políticas que representa… puede ser llamado anti-Greta, alguien que odia a los niños, alguien que no toma a los jóvenes en serio», aunque «aquel «culto verde» hizo que la señora Thunberg fuera inexcusable… La bombardearon a ella, y a millones de otros niños, a través de la política del miedo. Han convencido a la próxima generación de que el planeta está en la cima del desastre. Inyectaron terror en la juventud».

Brendan O’Neill, editor de Spiked Online.

Como hemos documentado de muchas maneras en las páginas de la Nuova BQ, esa ideología ecologista confunde tanta publicidad con un pensamiento falso sobre el destino del planeta.

Relacionados  Ser hombre es ser "valiente", "héroe" y "protector". Relojera responde a Gillette

Pero incluso si fuera todo cierto, permitir que una niña angustiada, que exuda desesperación y odio, predicara el resentimiento, use la amenaza como una forma de luchar, seguiría siendo injustificable.

No obstante, el Ministro de Educación italiano, Lorenzo Fioramonti, envió una carta circular a los administradores de las escuelas pidiéndoles que acepten a los estudiantes que inspirados por Thunberg se ausenten de la escuela para luchar contra el cambio climático el 27 de septiembre.

¿Pero es esta la educación que queremos dar a las generaciones futuras? ¿Sin luchar críticamente las propias batallas con el arma de la victimización, el odio y el no perdón?

Porque existe una alternativa verdaderamente altruista y grandiosa. Una alternativa mostrada por activistas que son auténticas víctimas capaces de enseñar el método de crítica. Pensemos solo en Giana Jessen, herida de por vida por la madre que intentó abortarla.

Gianna Jessen

Jessen, quien viaja por el mundo pronunciándose y llorando contra el asesinato de niños en el vientre (hecho más que justificado ante innumerables muertes, dado que hay aproximadamente 54 millones de ellas sólo en Estados Unidos), ha hablado repetidamente del perdón a quienes le hicieron mal (haga clic aquí).

Porque para cambiar el mundo y, por lo tanto, también los corazones de los líderes, solo hay una forma: predicar el Evangelio. Baste leer cómo Jessen realiza, a diferencia de Greta, la misión que ella dice llevar a cabo:

«¡Ciertamente (Dios, ed) me dio la misión de reír, porque siempre lo hago! En realidad, él tiene fechas diferentes, creo. Pero la misión principal sigue siendo contar lo que Jesús hizo por mí y, a través de esto, predicar el Evangelio de Jesucristo. Cómo sería luchar solo por un ideal, por una causa, incluso si es la que considero importante, defender la vida prenatal, si no proclamo a Jesucristo y no trato de hacer que la gente entienda que Dios ama a todos: no ayudaría a nada ni a mí ni a los demás».

Janna Jessen, sobreviviente del aborto y activista Pro Vida.

Porque sin una salvación mayor que cualquier maldad, nada puede hacernos esperar ni, por lo tanto, cambiar.

Sobre el Autor

Edwin Botero Correa

Edwin Botero Correa

Comunicador Social - Periodista.
Editor, Columnista y Miembro de Consejo en diferentes Medios, Asociaciones Profesionales e Instituciones.
Estudios, Formación y Experiencia Profesional, Empresarial, Social y Docente (Pregrado, Postgrado y en el SENA) en: Gerencia, Desarrollo, Desarrollo Humano, Filosofía y Humanismo, Doctrina Social de la Iglesia, Educación y Pedagogía.
Fundador y Director de "Laicos por el Bien Común".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.