Actualidad Familia

Así luce el «progreso» de la izquierda: niño de 11 años juega a drogarse disfrazado de mujer.

Avatar
Escrito por Redacción R+F

Recientes escándalos con niños «Drag Queen» han dejado en evidencia cómo son abusados en esa subcultura hipersexualizada y propensa a las drogas.

El niño del video lleva el nombre artístico de «Desmond The Amazing» (El Increíble Desmond), y se ha hecho famoso durante los últimos dos años gracias a la publicidad favorable que le ha hecho la prensa de izquierda.

Junto a otro niño canadiense, Nemis Quinn Mélançon-Golden, quien se identifica como «Lactatia», se ha convertido en un símbolo de la inclusión  hacia los niños «Drag Queen».

Nemis fue fotografiado por Jonathan Frederick Turton para la revista Huck, junto a un transexual desnudo que apenas cubría sus genitales con un pedazo de tela, dejando en evidencia la facilidad con la cual el movimiento progresista justifica y tolera este tipo de conductas que deberían sancionarse como explotación sexual de niños.

Por su crudeza ocultamos la foto detrás del siguiente enlace:

En la revista, la mamá del niño declaraba que «jamás tratarían de sexualizar» a su hijo, pero a renglón seguido agregaba: «pero si usa algo que lo hace sentir hermoso, qué derecho tenemos nosotros de impedírselo, sólo porque provoca en otras personas ideas que no deberían tener«.

Desmond, por su parte, generó una gran polémica en redes sociales cuando varias personas denunciaron que sus padres deberían perder la custodia del niño, pues en el video queda en evidencia cómo está familiarizado con el mundo de las drogas:

Cuando el travesti que acompaña a Desmond menciona con satisfacción que el mundo se ha convertido en un lugar donde las personas pueden drogarse con ketamina (un anestésico de uso hospitalario), el niño claramente responde haciendo un gesto de aspirar drogas, dando a entender que en el medio en que se desenvuelve es algo normal y divertido.

Relacionados  Grabación demuestra que el sacerdote Robert DeLand inducía a un adolescente a la homosexualidad

Frente a la polémica, el transexual que aparece en el video, quien se identifica como «Bella Noche», explicó que no era en serio y sólo respondía con sarcasmo los comentarios de odio que recibía en el chat.

Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 Comments

  • Sé que es un tema delicado, pero me encantaría discutir sobre esto y saber cuáles serían las razones por las cuales es tan mal visto.

    • Hola Samuel… coincido contigo tema delicado y además extenso

      No te ha pasado que vas a comer alguna fruta, por fuera se ve bien pero cuando la muerdes resulta que está podrida, desagradable sorpresa, ojalá no te pase, mala experiencia.

      De eso se trata nuestra visión crítica de estos fenómenos sociales que se auto proclaman como «progreso», presentan una apariencia de «bien» porque se quedan en la superficie, razonan más o menos así: «Si se sientes bien, está bien».

      ¿Cuántas personas conoces que pueden «sentirse bien» haciendo cosas que son nocivas para ellas mismas y para otros? Tu amiga que sale con tipo que es un patán, cierto que le aconsejas que deje esa relación tóxica, incluso si le ofrece algunos momento de felicidad. ¿Por qué le aconsejas que lo deje? Porque no te quedas en la superficie de esos «buenos momentos» sino que comprendes que en su conjunto la relación es dañina, vas mas allá de esa apariencia de felicidad.

      Ahora volvamos con la cuestión del artículo ¿cuál es el problema con este niño si lo vemos tan feliz? pues el punto es que le vendieron la idea que para ser feliz tiene que ser algo que no él no es, cabe preguntarse ¿por qué este niño tiene que fingir que es lo que no es (una niña/mujer) para ser feliz? ¿qué le impide a este niño ser feliz viviendo como niño? ¿no conoces a niños que son completamente felices viviendo como niños? ¿qué tienes esos niños y niñas que viven felices con lo que son? ¿no merece este niño encontrar esa felicidad?

      Si te das cuenta, nos alejamos de la discusión «política» con sus eslogan de «inclusión, tolerancia, progreso» y sus arietes «homofóbico, retrogrado, etc…» a una discusión de tipo personal, ¿qué le ocurre a este niño en particular? y eso debe ser así porque nos debe importar la persona, cada individuo con su historia, sus miedos, sus luchas y sus alegría. No podemos conformarnos con una «apariencia de felicidad»

      (Disculpa que no me ocupé de los argumentos, quiero decir, no contesté puntualmente tu pregunta, pero me pareció una buena forma de empezar un diálogo, que pases buen día)

  • Imagínate estar tan mal de la cabeza en el que ver niños divirtiéndose con disfraces y maquillaje te parezca que los están sexualizando y explotando. A los 8 años yo quería ser un pokemón y me vestía de pokemón,hoy a los 23 años no voy por la vida creyéndome un pokemón. Dejen a los niños ser, están en una etapa de su vida en la que no tienen los mismos prejuicios que ustedes.

    • ¿Viste la foto del niño que «juega» a las compras con un adulto semi-desnudo (sólo cubre sus genitales)? solo me gustaría que consideres hablar con una psicólogo infantil o algún agente de policía que atienda casos de abuso sexual infantil y le pidas su opinión experta y objetiva sobre los efectos puede tener esta fotografía en la mentalidad de otros niños y qué riesgos pueden derivarse de una mala interpretación de un niño de la situación expuesta en la foto.

      Como yo lo veo, la imagen puede tener dos efectos en un niño: 1) hacer creer a los niños que jugar con adultos desnudos está bien y 2) que adultos y niños pueden intercambiar roles para divertirse.

      Esos dos elementos (desnudez y juego de roles) me parecen la receta para un abuso sexual infantil. Quizá te parece que exagero, pero a mis 42 y con la tarea de cuidar de 4 hijos sería irresponsable leer la realidad con la inocencia de un niño de 8 años.