fbpx
Actualidad

La verdad sobre la educación en Cuba: adoctrinados en el odio

Avatar
Escrito por Redacción R+F
¡Difunde la cultura de la Vida!

La reciente controversia generada por la admiración de Bernie Sanders,  principal precandidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, por la educación cubana,  así como por la intención de los mandatarios de Santa Marta y el Magdalena de traer agentes cubanos  para implementar programas de educación en esas regiones,  hace relevante un análisis sobre la realidad de la educación en la isla.

Si bien la alfabetización universal es el gran logro que los simpatizantes del comunismo le reconocen a Cuba, lo que no dicen es que el objetivo del régimen cubano con ese programa es el adoctrinamiento ideológico, antes que facilitar las competencias intelectuales de la población.

Armando Hart, secretario de organización del partido, explicó que el objetivo de la educación socialista era “la formación ideológica, científica y técnica de generaciones enteras capaces de construir activamente el socialismo y el comunismo.

La tarea de enseñar y la lucha ideológica están íntimamente relacionadas”, enfatizó. “Es necesario educar al hombre contra la ideología individualista e inculcarle los métodos de trabajo derivados del concepto marxista-leninista”.

Como le explicaron a la revista The Atlantic dos expertos en Cuba,  desde el principio el régimen vio en la educación “la clave para que la revolución se arraige y para conseguir una población educada que sea leal al gobierno”.

Gobernantes del Magdalena quieren financiar gobierno aliado del narcoterrorismo en Colombia | Razon+Fe

La alcaldesa de Santa Marta y el gobernador del Magdalena anunciaron su interés de contratar agentes comunistas cubanos, para que administren programas de cultura, educación, salud y deporte. Luego de la contundente victoria de los partidos que hacen parte de la organización comunista internacional conocida como ‘Foro de Sao Paulo’ el pasado 27 de octubre, era de esperarse que el Socialismo del Siglo XXI entrara con más fuerza al país.

A los niños se les explica que su máxima lealtad debe ser al Partido Comunista.  Se les instruye a denunciar a sus padres ante las autoridades, si en la  intimidad de su hogar les explican ideas que sean contrarias a la ideología marxista.

Si un niño llega a mencionar a Dios en el colegio, los padres son citados y advertidos por confundir a sus hijos.

Y es que eliminar la influencia de la Iglesia es un punto fundamental,  dentro del proceso de generar un nuevo hombre y una nueva sociedad,  fundada en la veneración del partido, la obediencia los dogmas del marxismo y en la idealización de sus líderes comenzando por los Castro.

El régimen pretende controlar las aspiraciones de los ciudadanos, desanimándolos de toda aspiración material o incentivo por su trabajo, así como de todo sentido de propiedad individual,  lo cual creían que llevaría a alcanzar una sociedad más solidaria y próspera.

Fidel Castro también se aseguró de que la educación fuera un medio para que los odios que le convenían al Partido se arraigaran en los ciudadanos,  en especial el odio a los Estados Unidos.

“Lo más triste de la revolución cubana”, escribió el periodista del diario The New York Times, James Reston, “es que está enseñando odio y violencia a los jóvenes. Una notable nueva generación de cubanos, más alfabetizados y disciplinados que ningún otro, está siendo adoctrinada sistemáticamente con la idea de que Estados Unidos es la encarnación de todo lo que es estrecho, egoísta y malvado en el mundo de hoy”.

Como lo explica Jaime Suchlicki en INFOBAE “Después de 60 años, la Revolución se ha convertido en una pesadilla de miseria, represión y migración. Un tercio de los cubanos ha abandonado la isla. Los que se quedaron sufrieron años de opresión y pobreza. Cuba es hoy un país en ruinas con pocas esperanzas para el futuro”.

Y esa realidad es sin duda el logro más notable del programa de educación cubana. 

Fuente: Socialismo y educación en Cuba

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.