Actualidad Familia

Corte Suprema de Justicia norteamericana gira a la derecha

Escrito por Redacción R+F

Kavanaugh sería el quinto voto que le hacía falta a la Corte Suprema de Estados Unidos para revertir la legalización del aborto, así como otros fallos jurisprudenciales de tendencia izquierdista.

Luego de un difícil y accidentado proceso de confirmación finalmente el juez Kavanaugh, nominado por el presidente Trump el 9 de julio pasado, fue oficialmente aceptado hoy por el senado de Estados Unidos luego de un visceral proceso de escrutinio y confrontación entre liberales (Partido Demócrata) y conservadores (Partido Republicano), dándole tal vez la mayor victoria al presidente Trump en sus dos años de gobierno, así como un gran impulso al Partido Republicano  para las elecciones de “mitaca” que tendrán lugar dentro de un mes.

Alrededor del proceso de confirmación hubo una gran movilización por parte de organizaciones pro aborto,  las cuales intentaron por todos los medios frenar su aspiración, saboteando de forma violenta las audiencias que durante más de dos semanas se realizaron en el recinto del Senado, así como a través de lo que parece ser una coordinada estrategia de difamación y acoso contra el juez Kavanaugh y su familia.

Cuando el juez Kavanaugh informó dentro del proceso de confirmación que su familia vivía una profunda fe católica y que su hija de 10 años rezaba por la mujer que lo había denunciado por abuso sexual, sus opositores difundieron una caricatura de su hija en el cual hacía una oración para que Dios “perdone a su mentiroso, alcohólico y furioso padre por haber abusado sexualmente de la Dra. Ford”.

La razón de tal movilización por parte de grupos y políticos de izquierda,  que en buena medida derivó en discursos de odio y acoso físico,  se debe a la expectativa de que Kavanaugh sería el quinto voto  que le hacía falta a la Corte Suprema de Estados Unidos para revertir la legalización del aborto, así como otros fallos jurisprudenciales de  tendencia izquierdista.

Apoya el periodismo católico con un “like”:

El clímax del proceso se alcanzó cuando el partido Demócrata acompañó una denuncia de acoso sexual por cuenta del Juez, que habría tenido lugar hace más de 30 años cuando el aspirante era un adolescente. A pesar de que el FBI realizó una investigación sobre la denuncia, que resultó en un informe exonerando al Juez debido a la imposibilidad de corroborar la acusación por las numerosas inconsistencias y contradicciones de la denunciante, los opositores a su nominación intentaron invertir la carga de la prueba, considerando que la palabra de una mujer era suficiente para descalificar a un Juez con una impecable carrera judicial de casi tres décadas.

Grupos feminazis acosaron al juez y los congresistas que lo apoyaron.

El líder de la mayoría conservadora en el congreso de Estados Unidos Mitch Mcconnell  se refirió al virulento comportamiento de los líderes de izquierda durante el proceso de confirmación como un grandioso regalo político para las próximas elecciones. De hecho, las últimas encuestas registran que la ventaja que tenían los votantes de izquierda sobre los de derecha ha desaparecido prácticamente (pasando de 10 puntos en junio a sólo 2 puntos en este momento), al tiempo que algunos electores se han indignado con el comportamiento de su partido, considerando votar ahora por los conservadores.

Por otra parte, la favorabilidad del presidente Trump está en el punto más alto de su mandato, superando en 3% la favorabilidad que tenía Obama a estas alturas de su mandato, de acuerdo a la firma encuestadora Rasmussen. El presidente de Estados Unidos ha superado las expectativas más optimistas en cuanto a su desempeño,  logrando cumplir las promesas de campaña más importantes para su electorado, como son las de nombrar jueces conservadores a nivel estatal y federal, dándole un giro conservador a la jurisprudencia de ese país posiblemente por varias décadas hacia el futuro,  así como obtener los mejores resultados económicos en 50 años en buena medida gracias a su política de reducción de impuestos, dejando servida en buena parte su postulación a la reelección en 2020.

Las noticias para el movimiento provida lucen incluso más alentadoras hacia delante, pues mientras los grupos pro aborto se aferran a la cada vez más remota posibilidad de tener mayorías en el próximo congreso que le permitan anular el nombramiento del Juez Kavanaugh, el movimiento provida se enfoca en consolidar los pocos votos que le faltan en el Congreso para acabar con la financiación pública de IPPF (mayor organización abortista del mundo) y lograr la confirmación de Amy Barret en la Corte Suprema de EE.UU., en reemplazo de Ruth Bader Ginsburg, consolidando una mayoría conservadora y provida de 6-3  en ese tribunal.

*Recibe el boletín semanal de Razón+Fe:

Sobre el Autor

Redacción R+F

Qué opinas: