Actualidad

Conferencia de Religiosos de Colombia se suma al «matoneo» de hermana carmelita.

Avatar
Escrito por Redacción R+F

En los últimos minutos varios medios de comunicación han hecho eco del pronunciamiento de la Conferencia de Religiosos de Colombia, quienes aclaran que Adriana Torres, quien hizo tendencia nacional como «#SorParaca» por las redes sociales «no es miembro de la congregación de Carmelitas Misioneras y nunca lo ha sido«.

La Conferencia dejó en claro que los religiosos del país «participan de la vida política del país, ejerciendo sus derechos y deberes ciudadanos con responsabilidad, conscientes de su obligación, como cristianas/os y consagradas/os, de favorecer la paz y la reconciliación, evitando partidismo y actitudes que provoquen enfrentamientos entre hermanos, hijos de una misma patria».

Aunque el mensaje intenta marcar distancia con la actitud de la hermana Adriana Torres, como si hubiera sido responsable de la violencia que en las redes provocó su presencia en la indagatoria contra Uribe, hasta ahora lo único violento fue haberle dicho «resentidos» a las decenas de jóvenes que le gritaban insultos y obscenidades.

Superior Provincial de Carmelitas Misioneras respeta la actitud de la hermana Adriana Torres

El comunicado contrastó sin embargo con las declaraciones dadas a El Tiempo, por la superior provincial de las Carmelitas Misioneras, Ángela Gómez Martínez, quien reconoció la existencia de un grupo nuevo proveniente del Ecuador llamado «Misioneras Carmelitas«.

«Yo no quiero decir que lo que hizo fue bueno o malo. Lo que sí digo es que  Adriana Torres dijo ser Misionera Carmelita y nosotros somos Carmelitas Misioneras. Ese grupo nació recientemente. Lo conocí en un viaje en los 90 al Ecuador y no sabemos de su existencia en Colombia»

Ángela Gómez Martínez , Superior Provincial de las Carmelitas Misioneras

En ese sentido explicó que el que no pertenezca a la Conferencia de Religiosos de Colombia no significa que no tenga reconocimiento como comunidad católica.

Eso no significa que no tengan sede, porque hay varias congregaciones que no están inscritas en la Conferencia de Religiosos.

Ángela Gómez Martínez, Superior Provincial de las Carmelitas Misioneras

Hermana Adriana Torres. Foto: Carlos Ortega / El Tiempo

La hermana Adriana Torres está afectada por la violencia recibida en las redes sociales y medios de comunicación

El Tiempo pudo confirmar con fuentes allegadas a la hermana, quien esta radicada en el sector de Santo Domingo en Medellín, que «No está contestando llamadas y está afectada por todo lo que han dicho de ella en las redes«.

Relacionados  33 misas por la Consagración de Colombia al Sagrado Corazón de Jesús

Las mismas fuentes habrían confirmado que la comunidad de la hermana Adriana Torres depende de una «diócesis de Antioquia», y por esa razón no es necesaria su afiliación a la Conferencia de Comunidades Religiosas de Colombia.

La Arquidiócesis de Medellín tiene cuatro diócesis sufragáneas:  CaldasGirardotaJericó y Sonsón-Rionegro, cualquiera de las cuales podría haberle dado el reconocimiento a una comunidad católica de monjas, sin necesidad de estar afiliada a la Conferencia de Comunidades Religiosas de Colombia.

Un poco «caritativo» comunicado de la Conferencia de Comunidades Religiosas de Colombia

Gracias a las entrevistas realizadas por El Tiempo se logró poner en contexto el comunicado de la Conferencia de Religiosos, quienes parecerían poner en duda la autenticidad de la vocación religiosa de la hermana Adriana Torres, a quien se refieren como «esta persona».

El comunicado se enfoca en distanciarse de una hermana en la fe, para salvar su imagen frente a las críticas de una izquierda virulenta.

Pero falla en aclarar a sus lectores, cuál es el significado real de no pertenecer a las «Carmelitas Misioneras» ni estar afiliada a la Conferencia, creando la impresión en la opinión pública de que la monja sería una «impostora».

Algo que sólo podrá aclararse con un pronunciamiento de la Diócesis de Medellín.

Hermana Marta Escobar y Hermano César Rojas, en celebración del Pre Sínodo de la Amazonía en la Conferencia Episcopal de Colombia, donde recibieron «bendiciones» especiales de chamanes indígenas.

Es difícil creer que el Hermano César Rojas y la Hermana Marta Escobar, no pudieran prever el efecto de confusión que su escrito crearía entre los fieles católicos, o que no supieran de la existencia de las «Misioneras Carmelitas» en Medellín.

En ese sentido, el comunicado de la Conferencia de Religiosos aparece como un ataque más en la integridad moral de la hermana Torres.

Relacionados  Sigue creciendo la comunidad trans...especies

Es lamentable verificar como el ambiente de hostilidad y división creado de forma calculada por las FARC y el Gobierno Santos para lograr respaldo hacia sus acuerdos de La Habana, ha legitimado el actual clima de violencia política atribuyendo la responsabilidad en quienes la sufren.

Por otra parte, llama la atención que el comunicado de la Conferencia de Religiosos utilice un innecesario desdoblamiento de género en su texto, «cristianas/os y consagradas/os», condenado por la Real Academia de la Lengua, pero exigido por las organizaciones de izquierda feminista.

Comunicado carmelitas by Carolina Valle García on Scribd

Imagen principal: AFP

  • Esta nota fue corregida y actualizada a las 12:30 pm, pues en un primer momento, a raíz del comunicado, asumió que la monja Adriana Torres, no tenía ningún reconocimiento canónico, y por lo tanto no era «monja». Sin embargo, las declaraciones de la Superior Provincial de las Carmelitas Misioneras y la de un testigo entrevistado por El Tiempo dan a entender que sí lo podría tener por parte de la Diócesis.
  • Líder de una comunidad no católica denominada Corpus Christi dijo a BLU Radio haberla conocido y expulsado hace 10 años «por pícara».

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.