fbpx
Actualidad

¿Cómo debe levantarse la cuarentena? Esto aconseja una eminencia en la lucha contra el coronavirus

Gabriel Leung profesor de Salud Pública de la Escuela de Medicina de la Universidad de Hong Kong
Avatar
Escrito por Redacción R+F
¡Difunde la cultura de la Vida!

Esto no terminará rápido. Debemos acostumbrarnos a condiciones de vida controladas, propone.

Gabriel Leung, profesor de Salud Pública de la Escuela de Medicina de la Universidad de Hong Kong, se refiere a la forma de controlar la pandemia.

¡Difunde la cultura de la Vida!

Gabriel Leung, quizá la voz más autorizada para hablar sobre el coronavirus COVID-19 en Asia, uno de los máximos expertos en cómo combatirla, Epidemiólogo de enfermedades infecciosas y decano de Medicina en la Universidad de Hong Kong, alerta al mundo sobre los peligros del coronavirus que se extendió al mundo en forma de pandemia en apenas tres meses, y cómo será la forma en que se deberá salir de las cuarentenas y los aislamientos obligatorios dictados por los gobiernos.

De manera prolongada, advierte, causará “enormes daños a las economías y comprometerá la buena voluntad y la salud emocional” de las personas.

Se necesita un marco formal, con un fundamento explícito basado en la ciencia, para determinar cuándo y cómo y en función de qué factores relajar las restricciones y cómo volver a aplicar algunas o todas ellas en caso de que otra ola epidémica golpee nuevamente”, recomienda el Dr. Leung.

Aunque la contención no ha sido del todo eficaz, y generará grandes trastornos en las economías, “el primer objetivo debe ser proteger las vidas, y eso significa evitar el colapso del sistema de atención médica”.

Describe a los hospitales “como la última línea de defensa” en la batalla contra el coronavirus:

Cuando su capacidad para manejar emergencias se ve abrumada, como en Bérgamo, el norte de Italia, o en áreas de España, no tiene mucho sentido teorizar sobre lo que estoy a punto de hacer: todo lo que puede hacer es arremangarse, conectar a los pacientes por vía intravenosa goteos y ventiladores, e intentar salvar tantas vidas como sea posible con cualquier medio disponible”.

Afirma que:

pasado ese punto (o, preferiblemente, antes), el objetivo final debe ser reducir la epidemia a un ritmo lento para ganar tiempo para que la población mundial adquiera, de una forma u otra, inmunidad a la COVID-19. La pandemia solo puede evitar que resurja cuando al menos la mitad de la población mundial se haya vuelto inmune al nuevo virus. Y eso puede suceder de una de estas dos maneras: después de que suficientes personas se hayan infectado y se hayan recuperado o que hayan sido inoculadas con una vacuna”, resumió Leung.

Vista general de una carretera casi vacía en Mahlow, mientras continúa la propagación de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en las afueras de Berlín, Alemania (Reuters)
Vista general de una carretera casi vacía en Mahlow, mientras continúa la propagación de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en las afueras de Berlín, Alemania (Reuters)

El científico explicó cada una de esas dos opciones de manera más clara, contando cómo deberían desarrollarse:

Permitir que ocurra la primera opción, sin mitigación, sería una catástrofe humanitaria: significaría muchas muertes, principalmente entre los ancianos y las personas pobres con acceso limitado a la atención médica.

La segunda opción, desarrollar una vacuna segura y efectiva y hacerla suficiente para todos, es una meta para al menos dentro de un año, quizá dos. Los aislamientos masivos y las medidas de distanciamiento no pueden mantenerse tanto tiempo”.

Leung explicó que durante lo que queda de 2020 y quizás algo más, es probable que las poblaciones alrededor del mundo -sin los anteriores pasos- verán encenderse y apagarse diferentes formas de cuarentenas para evitar segundas olas de brotes y contagios.

Todos debemos prepararnos para varias políticas de ciclos de ‘suprimir y levantar’ durante los cuales se aplican y relajan las restricciones, se aplican nuevamente y se relajan nuevamente, de manera que puedan mantener la pandemia bajo control pero a un costo económico y social aceptable”, detalló el académico.

Una mujer cruza el vacío de la calle Park Avenue en Manhattan mientras el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) continúa en Nueva York, EEUU [5 de abril de 2020] (Reuters/ Eduardo Munoz)
Una mujer cruza el vacío de la calle Park Avenue en Manhattan mientras el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) continúa en Nueva York, EEUU [5 de abril de 2020] (Reuters/ Eduardo Munoz)

Pero lo que más llama la atención, es su propuesta de un seguimiento cibernético a las personas. Cree que es de vital importancia conocer los movimientos de las personas y hacerse de la información dada por la big data para conocer si las políticas de distanciamiento social están resultando en el combate contra el coronavirus.

Con un poco de ingenio, las herramientas digitales existentes pueden convertirse rápidamente en instrumentos de monitoreo de epidemias, y sin entrometerse en la vida de las personas. Aquellos que, en general, se preocupan por las invasiones de la privacidad (y con razón) no lo necesitarían en este caso: la idea es estudiar solo números agregados y, por lo tanto, anónimos, para mirar datos grandes, no información personal”.

No hay una respuesta correcta o incorrecta sobre la mejor manera de responder a una amenaza tan grande y compleja como esta pandemia… Este rango es la razón por la cual el público en general, especialmente en las democracias occidentales, debería tener la oportunidad de dar forma a esta discusión. Y, sin embargo, a pesar de que diferentes comunidades lograrán un equilibrio diferente entre estos intereses, la estrategia de ‘suprimir y levantar’ es generalizable para todos”, resumió.

Por último, Leung concluyó:

Después de lograr una disminución sostenida en el Rt y reducir el número de casos nuevos diarios a una línea de base aceptable gracias al estricto distanciamiento físico, una sociedad puede considerar la relajación de algunas medidas (por ejemplo, reabrir escuelas).

Pero debe estar listo para volver a imponer restricciones drásticas tan pronto como esas cifras críticas comiencen a aumentar nuevamente, como lo harán, especial y paradójicamente, en lugares que no han ido tan mal hasta ahora.

Luego, las restricciones se deben levantar y volver a aplicar, y levantarse y volver a aplicarse, siempre que la población en general necesite suficiente inmunidad contra el virus.

Tratar de ver nuestro camino a través de la pandemia con este enfoque de ‘suprimir y levantar’ es muy parecido a conducir un automóvil en un camino largo y tortuoso. Uno necesita pisar los frenos y soltarlos, una y otra vez, para seguir avanzando sin chocar, todo con la vista puesta en alcanzar el destino final de manera segura”.

Puede leer el artículo completo, con información más detallada, en el sitio web.

“Así es cómo debe levantarse la cuarentena”: qué aconseja hacer una de las máximas eminencias en la lucha contra el coronavirus

Gabriel Leung es quizás la voz más autorizada para hablar sobre el coronavirus COVID-19 en Asia. O uno de los máximos expertos en cómo combatirla. Es quien pone en duda las proyecciones del régimen chino y de quienes no creen que todo termine para el final de abril en aquel gran país.


Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.