fbpx
Actualidad Cultura

Así sacrificaba niños el “Estado” indígena que añora Pedro Castillo

pedro castillo con play
Escrito por Redacción R+F
¡Difunde la cultura de la Vida!

En su discurso de posesión, el nuevo presidente de Perú dejó en claro que gobernará el país desde una visión marcada por la Leyenda Negra antiespañola, instrumentalizada con éxito por el marxismo indigenista, con el fin de someter vastas comunidades indígenas a sus intereses políticos.

«…durante cuatro milenios y medio, nuestros antepasados encontraron maneras de resolver sus problemas y de convivir en armonía con la rica naturaleza que la providencia les ofrecía. Fue así hasta que llegaron los hombres de Castilla, que con la ayuda de múltiples felipillos y aprovechando un momento de caos y desunión, lograron conquistar al estado que hasta ese momento dominaba gran parte de los Andes centrales».

Sin embargo, como lo recordó el hispanista Darío Madrid en un hilo de Twitter, en realidad del pasado precolombino es mucho más oscuro de lo que lo pintan los apologistas de izquierda:

El señor del sombrero enorme no lo sabe o más bien no quiere saber. Antes de que Pizarro y sus huestes llegaran al Perú, los pobladores de aquellos territorios tenían la costumbre de sacrificar niños en una ceremonia que era conocida como "capacocha" o "capac cocha". (Sigue)

Los incas sacrificaban niños para honrar a sus dioses. A Inti, el dios del Sol, le dedicaban el mayor número de Víctimas: según Guamán Poma de Ayala se ofrendaban cientos de niños con ocasión de las fiestas de Inti Raymi (junio), Chaqra Yapuy Killa (agosto) y Qhapaq Inti Raymi.

También llevaban a cabo sacrificios en ocasiones especiales tales como guerras, el ascenso y muerte del Sapa Inca (soberano del Imperio Incaico) o cuando este enfermaba con el objeto de que obtuviera una protección de los dioses.

Además, cuando fallecía un soberano sacrificaban a un buen número de criados y oficiales para que le sirvieran en la otra vida. También mataban a sus mujeres preferidas e infantes. Tras la muerte de Huayna Capac el cronista Joseph Acosta escribe q se sacrificaron a mil personas.

A los niños a sacrificar se les elegía por su belleza. Llegaban a Cuzco en procesión acompañados de sus madres y otros parientes, caciques, sacerdotes,… Los niños eran mostrados por las calles acompañados del Inca, la elite incaica y las momias de los reyes fallecidos.

Una vez terminada la ceremonia, el Sapa Inca entregaba a los niños y a las doncellas objetos valiosos con los que serían enterrados. Luego la comitiva volvía a su lugar de origen donde los sacrificados serían ofrendados a los dioses, normalmente en cumbres de nieves perennes.

Antes de matar a los niños se les daba de comer y beber abundante chicha provocándoles un fuerte mareo. En ese momento procedían a estrangularles y a extraerles el corazón. En otras ocasiones una vez drogados, se les enterraban vivos. Así han sido encontradas numerosas momias.

Esta ceremonia se normalizó en tiempos de Pachacútec, noveno gobernante de los Incas del 1438 al 1471 pero existe la constancia que ya se realizaba por los chimú hacia el año 1200. Se han hallado los esqueletos de cientos de niños ejecutados en varias excavaciones arqueológicas.

Los incas también realizaban sacrificios para tratar de que no fueran castigados con catástrofes naturales tales como por ejemplo una inundación o la erupción de un volcán. Los niños eran llevados a lo alto de una montaña, drogados y morían por congelación.

Como es costumbre el presente hilo se puede leer en mi página web. Los indigenistas sufren de muy mala memoria cuando hablan de sus antepasados fueran indígenas o españoles. 36.650 gracias por leerlo y difundirlo.

https://dariomadrid.com/los-sacrificios-de-ninos-que-el-presidente-de-peru-niega/

Originally tweeted by Darío Madrid (@Dario_Madrid_F) on 30 July, 2021.

Fuente: Twitter, El comunista Pedro Castillo basa su discurso inaugural en el odio a España y en insultar a Felipe VI

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.