Vida

Rechazo ciudadano a la legalización del aborto en el país

Escrito por Redacción R+F
Colaboración: Andrea Garzón.

El pasado jueves 26 de mayo el presidente de la Comisión Primera de la Cámara de Representantes, Miguel Ángel Pinto (Partido Liberal), convocó a petición del ex senador el Dr. Carlos Corsi, una audiencia pública sobre el proyecto de Ley 209 de 2016, radicado por el ex fiscal Luis Eduardo Montealegre, el cual busca la legalización total del aborto hasta las 24 semanas de gestación, es decir, hasta los 6 meses de embarazo.

La audiencia pública, que convocó a sector bastante representativo de la ciudadanía para expresar su opinión sobre el proyecto en mención, se retrasó desde su inicio, pero esto permitió que la presencia pro vida se concentrara en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes para apoyar con corazones rojos pintados en sus palmas, (símbolo que expresa apoyo a la vida del bebé por nacer y a la mujer, con el mensaje “salvemos a los dos”), a los invitados que realizarían su intervención.

IMG_3294Al momento de iniciar la audiencia, el mensaje #ColombiaLibreDeAborto ya era tendencia número uno en Twitter a nivel nacional con más de 25 mil trinos de todo el país, defendiendo la vida del bebé en gestación.

Por supuesto, los líderes pro aborto también hicieron presencia en la audiencia, usando camisetas y mensajes escritos apoyando la legalización del aborto en el país.

Hubo más de veinte intervenciones, resaltaron por la contundencia y calidad de sus argumentos, aquellos que defendían las vidas de los dos (madre e hijo), frente al reiterativo discurso pro aborto, que recurre a hablar siempre en nombre de un falso progresismo y de un imposible “derecho al aborto”.

La audiencia inició con la intervención del Representante a la Cámara por el partido Centro Democrático Álvaro Hernán Prada, quien se manifestó totalmente en contra de este proyecto, reconociendo el valor de toda vida humana desde la concepción, para advertir que la semana 24 de gestación es una etapa realmente tardía para permitir que se haga un aborto. Además de considerar este acto como violento en cualquier etapa de desarrollo del bebé, resaltó que su postura no es religiosa, sino por su propia experiencia de paternidad, pues es papá de cuatro hijos, que le permitieron saber que desde que estaban en el vientre de su esposa, ya había una vida que proteger.

Acto seguido intervino el actual Fiscal (e) Jorge Fernando Perdomo, defendiendo la despenalización del aborto hasta el sexto mes de gestación, justificando tal acto de crueldad en una visión radical y desnaturalizada de los derechos humanos, en especial el de la autonomía de la mujer. A lo cual agregó:

“La interrupción voluntaria del embarazo en todos los casos hasta la semana 24 de gestación no representa vulneración alguna de los mandatos constitucionales o de los tratados internacionales sobre Derechos Humanos”, y pidió dejar la “hipocresía social” frente al aborto ilegal, excluyendo la perspectiva del ser humano en gestación, para centrarse una visión de la salud pública de las madres, soportado en gran medida con estadísticas realizadas por activistas pro aborto como el Instituto Guttmacher.

Dijo que la criminalización del aborto no reduce su práctica, al contrario lleva a que las mujeres se vean obligadas a buscar alternativas inseguras con los abortos clandestinos. En particular Perdomo propuso: “un debate con altura y que consulte los intereses de la sociedad por tratarse de un tema de democracia y constitucionalidad. Este además no puede ser un debate sólo alrededor del feto sino de los derechos de las mujeres”, como si realmente existiera una protección efectiva para el bebé que está por nacer.

La audiencia luego dio paso a las intervenciones magistrales de expertos reconocidos en el campo de la bioética, medicina, filosofía, derecho y antropología, las cuales demostraron que la defensa de la vida desde el vientre materno, va mucho más allá de dogmas religiosos como de forma estratégica intentan hacerlo ver quienes legitiman la realización de abortos.

La Dra. Nubia Posada (Enfermera, PhD Filosofía, Magister en Educación, Especialista en Bioética y Vicepresidente de la Fundación Colombiana de Ética y Bioética FUCEB), interpeló la ponencia del fiscal advirtiendo que el aborto, y más en una etapa gestacional avanzada como la propuesta por el Fiscal, sí vulnera los derechos de las mujeres, empezando por el de su propia vida, afirmando entre otras cosas, que “la consistencia de los seres reales es el referente irrenunciable y principal de todo saber, derecho y deber”.

Por otra parte, el ex Senador Dr. Carlos Corsi advirtió que el aborto es en definitiva una aberración social que acaba con cualquier intención de paz que pueda existir, haciendo un amplio recorrido histórico, sociológico y filosófico sobre la postura humanista que reconoce el valor de toda vida humana, centrando su discusión en el ser humano como eje fundamental de todo cuanto lo rodea. Destacó iniciativas internacionales de control de la población, ya que según el informe Kissinger constituía una grave amenaza para la seguridad de Estados Unidos, explicando como esa visión está relacionada con el bombardeo de anticonceptivos, una educación sexual fundada en el libertinaje, de los derechos sin límites que se olvidan del verdadero respeto por el otro, degradan la relación sexual, minimizan los riesgos a contraer una enfermedad de transmisión sexual, impregnando la sociedad de hedonismo desenfrenado, el materialismo y una cultura del descarte.

También intervinieron en favor de la vida Jesús Magaña (Director Nacional de la Plataforma Ciudadana Unidos por la Vida Colombia), Ilva Alfonso (abogada Mg. Sexualidad y Defensa de la Vida Humana y Mg. Matrimonio y Familia, Dr. Kemel Ghotme (médico, neurocirujano y pediatra), quien explicó como el desarrollo del bebé en el vientre materno es tan perfecto, que permitir un proyecto como este es deshumanizante y va totalmente en contra de la naturaleza humana, no solo con por atentar contra la preservación de la especie, sino por promover una cultura de violencia contra la mujer.

El Procurador Auxiliar para Asuntos Constitucionales, Andrés Balcázar manifestó un total rechazo de la Procuraduría al proyecto, mientras que la Defensoría del Pueblo, y la Secretaria Distrital para la Mujer, se manifestaron a favor, basadas en gran medida en el desprestigiado estudio del Instituto Gutmatcher.

En representación del activismo abortista intervinieron Profamilia, La Mesa para la Vida y la Salud de las mujeres, quienes coreaban: “es un hecho, abortar es un derecho”.

Cerrando las intervenciones se abrió la posibilidad de escuchar un conmovedor testimonio de una mujer que valientemente desmintió todas las mentiras que habían expuesto sus antecesoras al defender el aborto como lo mejor que le puede pasar a una mujer si la dejan decidir libremente. Mencionó que abortó sin estar amparada bajo ninguna causal despenalización, y en el sitio donde se lo practicaron la Des-orientaron (haciendo una velada alusión a la clínica de abortos Oriéntame), ya que nunca le mencionaron las secuelas y graves consecuencias a las cuales que ha tenido que enfrentar, manifestando que se arrepiente completamente, pidiendo en lugar de aborto, apoyo para las mujeres que enfrentan un embarazo inesperado y en crisis, como asistencia y oportunidades de emprendimiento.

Al final, el Representante Miguel Ángel Pinto comentó que hará su ponencia en contra del proyecto, lo cual significa que de ser apoyada, la propuesta de Montealegre se archivaría en primer debate.

En resumen, en el Congreso quedó la sensación de una clara victoria pro-vida, ahora solo cabe esperar que los congresistas escuchen la voz de la justicia y las solicitudes sinceras y desinteresadas de los ciudadanos de este país, para que una vez más hundan un proyecto de ley dirigido a legalizar el crimen del aborto.