Testimonios

Mi primera ocasión en la OEA

Escrito por Invitado

Yudy Giraldo de la Asociación Vida y Familia Importan (AVIFI), nos cuenta de su aventura luchando por la vida y la familia en un ambiente dominado por activistas de izquierda, feministas y abortistas radicales.

El pasado 16 de junio viajé a la ciudad de Cancún para la 47 Asamblea General de la OEA. Tenía muchas dudas y expectativas de cómo se iba a desarrollar dicho evento ya que inicialmente iba a ser en la Ciudad de México, pero faltando poco más de un mes cambiaron de sede, cosa que para muchos fue traumático porque ya tenían su boleto. Iniciamos con un encuentro de jóvenes provida de muchos países de Latinoamérica. Da mucha alegría ver tantas personas que buscamos defender los mismos principios y derechos. Ya en el desarrollo de la asamblea pude ver cómo hay total polarización en los temas de vida y familia, cómo los diferentes grupos por LGBTI hacen muchas cosas para llamar la atención. Puede que en los demás temas haya un consenso un poco más rápido y menos tedioso, pero estos temas siempre generan división y más con el alcance que han tenido los grupos antivida hasta la fecha.

El ambiente es de mucha tensión porque los grupos se enfrentan alredador de sus agendas y buscan intensamente cualquier información estratégica que les ofrezca una ventaja en el futuro. Hace 5 años los grupos y asociaciones provida que asistían a esta asamblea lastimosamente eran una minoría, por esta razón creo que ganaron tanto terreno los LGTBI. Pero gracias a Dios ese pequeño grupo fue creciendo cada año y puedo asegurar que este año éramos más de 50 personas que defendíamos la vida y la familia. Había un punto crucial dentro de la asamblea por el cual no había consenso y era la sesión 12 que ponía en peligro la libertad religiosa, ideológica y de conciencia, de quienes por motivos religiosos, filosóficos o científicos no comparten el discurso sostenido por el lobby LGTBI. Al final el resultado es bueno. Este año por primera vez los LGTBI tenían a los países más poderosos con ellos e iban por todo, y tenían todo para ganar. Sin embargo, se dio la lucha, no avanzaron al contrario esto se ve como un retroceso pues se volvió al texto del año pasado, aunque el texto no es el mejor, el mensaje es claro: no más nuevos conceptos y no van a dejar que sigan avanzando está agenda.

Otro de los avances que se tuvo en este año fue que más de 700 parlamentarios firmaron la Declaración de México. Ésta advierte que “los agresivos y continuados esfuerzos” de la OEA y de su sistema de derechos humanos por imponer “políticas y perspectivas ideológicas que atentan contra el derecho a la vida, la familia y las libertades de expresión, de asociación y religiosa” constituyen un “golpe a la democracia representativa de la región”. Esta es la primera vez que un grupo tan amplio de congresistas de tantos países se planta frente a la orientación ideológica que la OEA ha asumido desde casi una década y que se ha intensificado con la llegada de Luis Almagro a la presidencia del organismo.

Me impactó mucho el que los transexuales ingresaran al baño de las mujeres. Las mujeres que estábamos allá lo vimos como una falta de respeto hacia nosotras, ya que tenían un baño exclusivo para TRANS, pero a pesar de ello seguían entrando al nuestro con una actitud provocadora. Ahí se nota que la tolerancia solo se aplica cuando a ellos les conviene.

Fueron jornadas muy largas, donde la sola presencia de los provida tuvo un gran significado. Fue mi primera vez en un foro como estos, habían muchas dudas, aprendí muchísino y encendió con más intensidad mi pasión por la vida.

Como lección me quedó que debemos ser más organizados y trabajar desde con más anticipacón para llevar propuestas concretas y lograr que nuestra participación sea cada vez más efectiva. Como miembros de la comunidad latina los colombianos debemos aspirar a tener una representación cada vez más grande en estos escenarios, para que a nivel Latino Americano recuperemos la protección que merecen la familia, la vida y la libertad religiosa.