Testimonios Vida

Las FARC la violaron y la embarazaron, pero ella tomó la decisión más hermosa.

Escrito por Redacción R+F

Matide Cardozo y su hermana mayor fueron violadas por un pelotón de las FARC hace 20 años, en San Juan de Nepomuceno (Bolívar), cuando ella era sólo una niña. La razón, su hermana de crianza estaba de novia de un soldado, algo que para la agrupación comunista debía ser castigado incluso con la muerte.

Unas semanas después del abuso, Matilde supo que estaba embarazada. Todos le dijeron que abortara, justificando esta decisión en su dolor, e incluso advirtiéndole que ese hijo sería un tormento para el resto de su vida.

La mujer, de profundas creencias cristianas, no lo consideró. Al sentir sus primeras pataditas, comenzó a hablarle: “tú eres un niño bueno…tú me quieres y yo te quiero. Tú me vas a acompañar”.

aura-cristina“Que ellos pidan perdón, pero de corazón. Que de verdad lo sientan. Que de verdad lo demuestren. Que de verdad están arrepentidos por todo lo que hicieron”
– Aura Cristina Alzate Cardozo
Ahora, ante las cámaras de Caracol TV reconoce que esa fue la decisión más hermosa: “darle vida, para que ella me diera vida. Porque si yo hubiera acabado con ella, hubiera acabado conmigo misma”, explica. Palabras de extraordinaria sencillez, pero que encierran una profunda sabiduría que parece sobrepasar a muchas mentes “iluminadas” de nuestro país.

“Desde el momento que la vi la amé, la amo y no puedo dejarla de amar, simplemente”, dice Matilde de su hija Aura Cristina, a quien hace un año, durante una larga noche, le contó cómo fue su concepción. Desde entonces dicen estar aún más unidas.

La joven de 20 años, quiere ser médica. Cuando el periodista le pregunta que van a hacer esas manos en el futuro, con una gran sonrisa Aura Cristina responde “salvar muchas vidas, muchísimas vidas”.

Esta muchacha tan joven, que sufre con el dolor de su mamá, que aún no se ha borrado de su vida, invita a perdonar, pero con una condición que parecen haber pasado por alto los negociadores del gobierno Santos: “que ellos pidan perdón, pero de corazón. Que de verdad lo sientan. Que de verdad lo demuestren. Que de verdad están arrepentidos por todo lo que hicieron. Porque hicieron muchas cosas malas con personas inocentes. Que no teníamos nada que ver en esa guerra”.

Al padre de Aura Cristina, Matilde le dice: “fue muy difícil, muy doloroso. Pero también conocí, en medio de ese dolor, el amor más grande que tiene mi vida”.

Fuente: Caracol TV. Muchas gracias al periodista Juan David Laverde por el profesionalismo y sensibilidad con que transmitió al país este enriquecedor testimonio.