Actualidad Familia

La Bella y la Bestia, ¿reacción exagerada?

La nueva producción de Disney, La Bella y la Bestia, cobró instantáneo reconocimiento internacional mucho antes de su estreno, pero por las razones equivocadas: el director de la película, Bill Condon, anunció el 1° de marzo a la revista Attitude, que la película incluiría una escena “exclusivamente gay”.

Como era de esperarse los medios de comunicación se llenaron de notas sobre el tema, unos defendiendo la película y celebrando el avance de la agenda gay en los contenidos para niños, mientras otros denunciaron el creciente adoctrinamiento en “ideología de género” y anunciaron protestas y boicoteos.

R+F revisó las escenas de la película y encontró que los contenidos homosexuales son más que “una escena”, como lo habían anunciado sus promotores, y como era de esperar, son lo bastante sutiles como para que puedan pasar desapercibidas para algunos de los espectadores, y reforzar la idea de que se trata de mucho ruido por nada, que los activistas homosexuales digan que se sienten “decepcionados” y para que señalen a quienes protestan como “ridículos” y “exagerados”.

Sin embargo, todo esto podría ser justamente lo que necesita el colectivo gay para avanzar en su colonización de la cultura, en especial, en la colonización de la imaginación de los niños.

Se sabe que los mensajes que se identifican abiertamente como “adoctrinadores”, como prédicas o discursos, generan inmediatamente resistencia en los receptores. Mientras que los que pasan de forma graciosa, como bromas irreverentes, con un poco de gracia e insolencia, generan simpatía y van abriendo espacios que permiten hacia delante contenidos más expresos y combativos.

Precisamente en la sutileza con que se presenta el mensaje favorable a la homosexualidad, es en donde radica dificultad para controvertirlo, y más aún, para advertir a los niños y adolescentes sobre su malicia.

En la película se presenta un personaje ligeramente amanerado, LeFou, quien demuestra ambigüedad en sus sentimientos hacia su amigo, el villano Gastón. En ocasiones simplemente lo admira, como ha pasado como muchas parejas de héroes o de villanos en las historias para niños, pero en esta ocasión, hay momentos en que LeFou deja entrever su enamoramiento frente a Gastón, y realizan gestos afectivos que pueden ser propios de amigas o de homosexuales, más no propias amigos viriles.

Hay también un mensaje positivo hacia la transexualidad, que según la letra de la canción incidental se ve como descubrimiento, plenitud y libertad. Un ropero o clóset antiguo convierte mágicamente a tres hombres en mujeres, dos de los cuales corren asustados, pero la cámara se enfoca en el principal, quien se sienten feliz y realizado, mientras el clóset le canta “sé libre, niño descarado”.

Finalmente, bajo el mensaje de que la “naturaleza sigue su curso” y que todos son finalmente felices en la historia, LeFou y el transexual, vestidos como hombres, se encuentran en un baile de parejas.

Nada de esto es hecho al azar o por casualidad. Bill Condon, el director de la película, fue quien decidió incluir estas escenas que originalmente no se encontraban en el guión. Condon se identifica abiertamente como homosexual y es un activista en esta materia. En 2007, cuando fue entrevistado por la revista Pasaporte se lamentaba de que ahora era muy difícil encontrar biblias en los hoteles, pues le encanta cogerlas para “romper sus páginas”.

Más allá del éxito que pueda tener la película en taquilla, lo importante es que quienes quieran formar a sus hijos con una visión clara de la complementariedad sexual y la naturaleza humana, se abstengan de premiar este intento de adoctrinamiento infantil con su asistencia al cine. También que hagan sentir su malestar y oposición a este tipo de iniciativas del activismo gay, de modo que poco a poco se pueda hacer conciencia en la sociedad de que estas formas de adoctrinamiento son inaceptables. De lo contrario, el camino se abrirá de forma indefinida y los padres cristianos se quedarán progresivamente sin alternativas de entretenimiento sanas para toda la familia.

Reproductor alternativo para ver el vídeo: