Actualidad Familia

“El concepto de familia multiespecie no busca humanizar al animal”: senador

Escrito por Alexandra Serna

En su oficina en el Congreso, el senador conserva la foto de su perro “Marco” cuando era cachorro.

El congresista del Partido Conservador Juan Diego Gómez, reelecto para los próximos cuatro años gracias a más de 70 mil sufragios y la conquista de los votos jóvenes con su movimiento ambientalista “Conservadores de vida”, le explicó a Razón+Fe en qué consiste su línea de trabajo por lo que él llama la “familia multiespecie”: radicó un proyecto de ley que pretende destinar una parte de los recursos del Soat para la atención de los animales involucrados en accidentes de tránsito. Se considera católico practicante y “guadalupano”.

Razón+Fe (R+F): Cuando usted habla de “familia multiespecie”, ¿a qué se refiere, senador?

Senador Juan Diego Gómez (Senador): La “familia multiespecie” es un concepto ya adoptado en la jurisprudencia. En Colombia, puntualmente, la Corte Constitucional ya acepta la denominación “seres sientientes” para referirse a los animales y sus derechos, cuando antes se trataban como bienes muebles o cosas, y ya no se habla de mascotas, sino de “animales de compañía”. Modernamente, después de los años 2006 a 2010, empezamos a incorporar el concepto de “familia multiespecie”, no solo en Colombia, sino en otros países, cuando incluye animales de compañía.

R+F: ¿Y cuál jurisprudencia habla específicamente de la “familia multiespecie”?

Senador: En otros países ya existe jurisprudencia al respecto cuando hay una partición de bienes por la separación de los cónyuges, con reglas para la repartición de los animales que hacen parte del entorno familiar.

R+F: ¿Por qué considera necesario legislar en Colombia sobre “estos conceptos modernos de familia”, como usted llama?

Senador: Encontramos que las familias que incorporan a estos animales como parte de su dinámica son más sensibles, con hijos que tienen mayor educación y menos tendencia a la violencia. Consideramos muy importante esa solidaridad y sensibilidad hacia los animales como parte de la formación humanista. Hoy, en cualquier familia colombiana con un animal de compañía, llámese perro, gato u otro, tiene unas condiciones y connotaciones muy diferentes: hay gimnasios, spa, hoteles, guarderías, tiendas, boutiques que hacen parte de todo ese entorno.

El proyecto del Soat

R+F: Aparte de la “línea anticrueldad”, como usted se refiere a los proyectos de ley que restrinjan todavía más el maltrato a los animales, tenemos entendido que promoverá iniciativas relacionadas con la asistencia en salud de estos seres vivos. ¿En qué consisten?

Senador: Hicimos un proyecto de ley en compañía del representante a la Cámara Nicolás Albeiro Echeverry, también del Partido Conservador, que busca extender el Soat (Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito) para que haya cobertura en accidentes de tránsito que involucren animales y tengan atención veterinaria, evitando que queden expósitos en la vía pública hasta la muerte. La gente no se atreve a auxiliarlos por las cuentas que luego tienen que pagar. Hay países donde ya se ha desarrollado la idea y existen hospitales veterinarios públicos como en Ciudad de México. Está radicado en la Comisión Quinta de la Cámara para primer debate.

R+F: Entiendo. ¿Y usted estaría de acuerdo con que luego se legisle para que el Sistema General de Seguridad Social como tal -al cual pertenece el Soat- cubra a las mascotas de los usuarios o afiliados?

Senador: No es posible que se priorice sobre las personas. Sin dejar de atender a los animales, aún nuestro sistema de salud tiene muchas falencias con los seres humanos.

R+F: Entonces no estaría de acuerdo con que cubriera la atención en salud de los animales, en el sentido de que fueran categorizados como “beneficiarios” de un cotizante…

Senador: No, para nada. Eso se puede analizar como un servicio adicional, pero no de las EPS, sino como un servicio veterinario.

R+F: Senador, ¿de dónde surgió la idea y el interés de hacer este proyecto?, ¿conoce casos o cifras puntuales de animales involucrados en este tipo de accidentes?

Senador: Lamentablemente los animales no tienen quién los defienda, no hay una cultura real que los proteja y defienda sus derechos, y por eso hemos acompañado a estos grupos de ciudadanos protectores de animales. Y si incorporamos esto como parte del concepto de “familia multiespecie”, que no busca humanizar al animal, sino darle un trato de ser sintiente y de reconocimiento de sus derechos sé que podemos avanzar en toda esta cultura.

Las implicaciones de un concepto

R+F: Acaba de mencionar algo clave, que no se trata de humanizar al animal, sin embargo, usted también se refiere a los “derechos de los animales”, basado en la jurisprudencia. ¿Cómo entender esto, si solamente quien puede reivindicar un derecho es quien lo puede comprender, en este caso el ser humano por su facultad racional? Porque resulta paradójico lo que usted plantea…

Senador: No. Fíjese que la Corte Constitucional ya le ha dado reconocimientos de derechos al río Amazonas, al río Atrato y demás ecosistemas estratégicos que hacen parte de la naturaleza. Los animales también son acreedores de derechos, en la medida en que se reconocen como seres sensibles y sintientes: a tener un trato digno, a no ser atacados ni maltratados como lo hemos visto en muchísimos casos.

R+F: ¿Considera que los animales y los seres humanos tienen una misma dignidad o que es distinta?

Senador: La dignidad humana es una dignidad, la de los animales es que tengan un trato digno como seres vivos. No es, de ninguna manera, remplazar a los seres humanos o humanizar a los animales, sino que estos sean tratados con respeto, protegiéndoles la vida.

R+F: O que los animales sean tratados como hijos, más si se habla de “familia multiespecie”. ¿Hasta qué punto una mascota puede ser tratada como un hijo, cuando el vínculo real de parentesco solo es posible entre seres humanos?

Senador: Sí, se le puede dar el trato como parte de la familia, sin necesidad de humanizarlo. Uno no tiene que llegar a humanizar el animal para reconocerle sus derechos. Creo que una legislación moderna nos permitiría entender el concepto de familia multiespecie desde el punto de vista teórico.

R+F: En Estados Unidos sonó mucho el caso de Leona Helmsley, “la reina de los hoteles”, quien le heredó su fortuna a su perro. Al hablar de “familias multiespecie” en Colombia, ¿acaso no veríamos casos similares en un futuro próximo?

Senador: No, yo creo que llegar a humanizar el animal, como resulta en este caso, no es lo que queremos. Buscamos es tratar al animal con dignidad, reconocer derechos y dejar de entenderlo como una “cosa”. Un animal no es un activo, es un ser sintiente, y en esa medida el reconocimiento de derechos debe llegar hasta los derechos vitales, no económicos ni patrimoniales. Llegar hasta allá sería una exageración.

R+F: Otra tendencia que tal vez se podría desencadenar es que se empiecen a mirar con otros ojos, más benevolentes, las uniones sexuales “interespecies”. Hasta en otros países se ha hablado de “matrimonio igualitario interespecies”. ¿Qué opina al respecto?, ¿cree que el cariño hacia una mascota lleve hasta esos escenarios?

Senador: No, no creo. Dentro de los planteamientos de “Conservadores de Vida” no tenemos una visión tan abierta de lo que podría ser una unión interespecie. No pensamos llegar hasta allá, porque eso sería caer en un ejercicio de humanizar el animal, y no es lo que buscamos.

¿Progresista?

R+F: Bueno, senador, hablando tanto de la familia, asunto que ha tenido especial relevancia en este año electoral, ¿usted se considera conservador o progresista en esta materia?

Senador: Conservador.

R+F: ¿Qué piensa entonces sobre el “matrimonio” entre parejas del mismo sexo y la “adopción gay”?, ¿cómo fue su posición ante el referendo sobre adopción promovido por Viviane Morales?

Senador: El asunto del matrimonio para parejas del mismo sexo es muy progresista para mi gusto, el matrimonio no debe ser entre personas del mismo sexo. Lo que he dicho siempre es apoyar que puedan existir derechos de tipo patrimonial entre parejas del mismo sexo, lo que ya existe jurisprudencialmente. Y cuando se trata de adopción y ese otro tipo de situaciones, hay mucha legislación que permitiría ahondar en la discusión. Personalmente no comparto esos conceptos tan progresistas. Y en cuanto al referendo de Viviane voté que “sí”, apoyando la idea de ella (de solo permitir la adopción de menores por parejas de hombre y mujer).

R+F: Entre los “animalistas” pareciera que se han destacado más los de línea progresista, quienes no tendrían objeciones con estos temas de familia que le menciono, ni con el aborto. ¿Cómo hará para que “Conservadores de Vida” refresque al Partido Conservador sin que se pierdan la base y los principios de su ideario cristiano?

Senador: Somos un movimiento provida, defensor de la institucionalidad y conservador. Eso nunca lo hemos negado. Y como lo he dicho, tenemos tres pilares fundamentales: la defensa de la familia, la defensa del medio ambiente y la defensa de la vida.

R+F: Precisamente por eso, senador, es que el concepto de “familia multiespecie” no termina de cuadrar con el concepto y la realidad de la familia natural o “tradicional”, y más bien genera confusión. ¿Es indispensable seguir hablando de “familia multiespecie” para promover el cuidado de los animales?

Senador: Sin explicar y si la persona no conoce, probablemente podría pensar que es un tipo nuevo de familia, pero revise que cuando se habla de “familia multiespecie” no se refiere ni se hace alusión a las preferencias sexuales de la pareja. Ahí tenemos que ser muy explícitos en entender y en explicar este concepto, no hay que angustiarse ni preocuparse.

“Soy católico practicante”

Así se define el senador Juan Diego Gómez, quien en 2008 se sometió a una cirugía bariátrica que le generó diversas complicaciones y lo llevaron al borde de la muerte. “Duré nueve meses hospitalizado y un año y medio incapacitado. Me declararon desahuciado. Tenía una peritonitis llena de complicaciones y por un milagro de la Virgen de Guadalupe estoy acá nuevamente”, relata el congresista antioqueño, quien tiene expuestas varias imágenes de esta advocación mariana y un Crucifijo en su oficina en el Edificio Nuevo del Congreso, en Bogotá.

Además, en su cuenta de Twitter se presenta así: “Soy hijo, esposo y padre, abogado defensor de los DD.HH. y el medio ambiente, fundador de Conservadores de Vida, Ciudadano y Senador de la República de Colombia”. ¿Un “católico animalista”?

Sobre el Autor

Alexandra Serna

Comunicadora social y periodista. Especialista en desarrollo personal y familiar.

Sus primeros pasos de periodismo los dio en Semana.com, en Bogotá; caminó con más firmeza, desarrollando el "olfato periodístico", en el periódico La Patria, de Manizales (su ciudad de origen), y regresó a la capital del país para trabajar como periodista de investigación en RCN Radio. Su siguiente paso fue saltar de los medios tradicionales a los medios alternativos de evangelización. Es la directora de Razón+Fe.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com