Actualidad Familia

Conferencia Episcopal anima a laicos a seguir luchando por la familia

Escrito por Redacción R+F

A raíz de las declaraciones del Presidente de la Conferencia Episcopal, Mons. Augusto Castro, ante la prensa nacional en el sentido de que los Acuerdos de La Habana no contienen nada relacionado con la ideología de género, varios laicos de movimientos católicos y líderes políticos buscaron a Mons. Castro para compartir sus apreciaciones sobre este punto.

Razón + Fe contactó a varios de ellos para consultar sus opiniones sobre las reuniones y esto es lo que conseguimos averiguar.

En general las impresiones de los laicos fue muy positivo luego de las conversaciones con el Presidente de la Conferencia Episcopal. Todas nuestras fuentes (educadores, padres de familia, abogados y educadores) coincidieron en que Mons. Castro es un hombre muy receptivo y dialogante, que sabe escuchar y toma nota de todas las sugerencias que se le hacen.

Su espíritu afable y sereno facilitó el diálogo y permitió que los laicos pudieran expresar libremente sus preocupaciones.

Las conclusiones

Quedó muy claro que van a dar la pelea por el tema de la reforma tributaria que se avecina. Mons. Castro se comprometió a pedir una cita urgente con el Ministro de Hacienda para revisar el asunto.

La preocupación es que la Iglesia católica recibiría el mismo tratamiento que otras comunidades religiosas, que no tienen la historia de servicio a la comunidad y compromiso con los más necesitados. Incluso podría poner en peligro muchas propiedades y obras de caridad que administra la Iglesia, las cuales bajo el nuevo sistema impositivo podrían ser difíciles de conservar.

En cuanto a los Acuerdos de La Habana considera que hay que evitar la polarización. Está de acuerdo con que la familia no se menciona lo suficiente en los Acuerdos y ellos lo han hecho notar. Al respecto la Iglesia anima a que los laicos sean quienes lideren ese debate. Los obispos deben guardar en todo momento una posición neutral, de acompañamiento al proceso y piensan que su principal responsabilidad es hacer “pedagogía”, ya que como son cosas tan técnicas la gente al final no entiende. Además, por su oposición a la adopción por parte de parejas homosexuales Mons. Castro considera que “a él no le hablan de esos temas” y no podría llevar una vocería en esa materia.

El presidente de la Conferencia Episcopal fue categórico en afirmar que la Ideología de Género es algo “horrible” que la Iglesia nunca va a aceptar; pero al igual que lo hizo en las entrevistas concedidas a El Tiempo y a RCN Radio, reiteró que no la encuentra por ninguna parte en los acuerdos La Habana.

Él entiende el Enfoque de Género como una forma de destacar que la mujer fue una víctima particular del “conflicto”, aunque no sólo la mujer.

En todo caso fue muy crítico con las personas que en esta materia han hecho denuncias contra los Acuerdos de La Habana, por la metodología utilizada.

Desde su punto de vista, considera que su estrategia ha sido la de señalar la presencia de la comunidad LGTBI en los textos para decir “mire, ahí está la ideología de género”.

Piensa que esa conducta es “muy peligrosa”, porque les están poniendo una especie de uniforme a las personas, faltándoles al respeto, incluso a muchas personas con tendencias homosexuales que ni siquiera saben, ni han oído jamás de la “ideología de género”. De esta forma se estaria contribuyendo a que sean vulnerables a atentados y homicidios. Ese discurso las vuelve como hormigas, como microbios que se pueden aplastar.

Monseñor puso como ejemplo los genocidios de los Hutus y Tutsis en Ruanda y de los judíos en la Alemania Nazi, dando a entender que si se sigue atacando de esa forma la “ideología de género” en los Acuerdos de La Habana, el día de mañana eso mismo podría pasar con la comunidad LGTBI en Colombia, y le podrían echar la culpa a la Iglesia.

Según sus palabras, cuando pregunten porqué mataron a una persona que se identificaba como homosexual, dirán “porque seguía la ideología de género”, y cuando pregunten quién promovía esos ataques, dirán “las iglesias”, y hay que evitar que eso llegue a pasar.

Por otra parte, Monseñor Elkin Álvarez, secretario de la Conferencia Episcopal, señaló que están de acuerdo con que se aclare el lenguaje en los acuerdos, para que no quede duda de a qué hace referencia el Enfoque de Género. La propuesta de la Iglesia es que haya calma, que se sigan defendiendo los valores fundamentales como la vida y la familia, se recojan todas las propuestas y se construya un país mejor para todos.

Destacó la importancia de que nos escuchemos todos y evitemos caer en polarizaciones, divisiones y en las tergiversaciones que se promueven muchas veces desde los medios de comunicación.

Monseñor Castro finalmente invitó a seguir trabajando por la familia “sin rechazar ni juzgar”, orando para que la guerrilla y el gobierno escuchen los planteamientos que se les presenten y le den más importancia a la familia.

Imagen: Diario del Huila