Actualidad Familia

Australia votó en contra del matrimonio natural

Escrito por Redacción R+F

Siguiendo la actual tendencia social hacia la disolución del matrimonio en países occidentales, este miércoles se conocieron los resultados del Referendo consultivo sobre la legalización del “matrimonio” homosexual en Australia, el cual obtuvo un apoyo del 62% y una oposición del 38%.

En el referendo participaron el 80% de los electores habilitados para votar (casi 13 millones de personas), la cual en realidad fue una encuesta que debía enviarse por correo y que no tiene ningún efecto jurídico, pero que sí envía un fuerte mensaje político a un gobierno de derecha deseoso de aprobar la medida con el apoyo de la oposición de izquierda.

De los 150 distritos electorales 133 votaron en contra de la complementariedad sexual como elemento esencial del matrimonio, mientras que 17 lo defendieron, la mayoría de ellos en Sydney, curiosamente en una región en la que varios obispos católicos animaron discretamente a sus fieles a votar en contra de la esencia de la institución matrimonial.

Si se tienen en cuenta los votos en blanco, la proporción de los australianos que están de acuerdo con desdibujar aún más la institución familiar se reduce a 49%, quienes defienden el matrimonio quedan en un 30% y quienes prefirieron no expresar su opinión pero entregaron el voto postal con sus datos sumó un 20%.

Varios activistas sabotearon eventos políticos interrumpiendo con besos lésbicos en el escenario. Imagen: The Australian.

Con el fin de evitar los enfrentamientos y proteger la civilidad en el debate político se creó una ley federal que imponía una multa del equivalente a cerca de 30 millones de pesos para quien “intimide” o “humille” a quien piensa distinto, lo cual no fue suficiente para evitar que un sacerdote católico fuera escupido en público, que eventos políticos fueran saboteados por besos lésbicos, que carros de los promotores del no fueran vandalizados y que un ex primer ministro conservador fuera agredido en la calle con un cabezazo en el pecho por parte de un activista, que luego pidió disculpas.

Divergencia en la Iglesia Católica en Australia por la consulta

Monseñor Bill Wright. Imagen: abc.net.au

Bill Wright, obispo de Maitland-Newcastle (norte de Sydney) escribió en The Australian el principal periódico de ese país, que el “matrimonio homosexual” podía aceptarse desde la perspectiva del bien común, en la medida en que “aporta más a la paz y armonía de la comunidad el que las parejas gay tengan un lugar dentro de las estructuras legales reconocidas, que el que se sientan excluidos”. La iniciativa por lograr la aprobación del “matrimonio” homosexual “parece originarse del deseo de las parejas homosexuales de tener una ceremonia oficial a través de la cual formalizar su compromiso entre ellos y alcanzar una relación que sea reconocida legal y socialmente…en una sociedad en la que las parejas gay están legalizadas y pueden adoptar, es un poco extraño que legalmente la relación en sí misma no tenga un estatus legal definido”.

Por su parte, el obispo Bishop Vincent Long de la Diócesis de Parramatta (Sydney Occidental) invitó a sus fieles “escuchar al Espíritu Santo que se expresa a través de los signos de los tiempos”, agregando que “Nuestros hermanos homosexuales y nuestras hermanas lesbianas con frecuencia no son tratados con respeto, delicadeza y compasión…tristemente la iglesia no ha sido siempre un lugar donde se han sentido bienvenidos, aceptados y amados”, concluyendo que “no es un asunto que simplemente pueda responderse en una consulta postal con un Sí o un No”.

Adicionalmente, los rectores de dos colegios jesuitas de élite en ese país, el San Ignacio y el San Francisco Javier, fueron dos de los líderes más visibles de la campaña para eliminar la complementariedad sexual del matrimonio.

Por otra parte, mientras la mayoría de los 70 obispos de ese país guardaron un estruendoso silencio frente a la campaña, tres arzobispos lideraron la defensa del matrimonio y la libertad religiosa.

Monseñor Antonio Fisher. Fuente: xt3.com

Anthony Fisher, OP (Arzobispo de Sydney) escribió un comunicado en el cual analizaba las consecuencias deletéreas que tendría para las libertades civiles y religiosas de aprobarse esa figura, así como hacía un llamado a un debate respetuoso y cívico. Propuesta que fue apoyada por dos ex primeros ministros liberales (partido de derecha en Australia) John Howard y Tony Abbott.

Por otra parte, el Arzobispo de Brisbane, Mark Coleridge,  se pronunció en un artículo de la página web de su diócesis enfocándose en la naturaleza auténtica del matrimonio y en las contradicciones del discurso “igualitario”.

El que sí estuvo totalmente ausente del debate eclesiástico sobre la homosexualidad y el matrimonio fue el concepto de pecado, que rara vez se menciona en la predicación en estos casos y que de esa manera ha desaparecido de la reflexión moral y espiritual de los católicos. Fieles al espíritu de los tiempos, el debate a nivel episcopal también giró alrededor de los referentes morales de la época, mencionando ideas como el amor, la tolerancia, la igualdad y la inclusión.

Lo que sigue ahora

Campaña por la defensa del matrimonio natural. Imagen: Facebook.

La Coalición por el Matrimonio lamentó al derrota electoral, pero felicitó por Twitter a la campaña rival por su triunfo, y pidió que se escuchara al 40% de la población que votó NO. Una vez que ha triunfado la campaña por el SÍ, advirtió que los defensores del NO debían prepararse para un recrudecimiento de las agresiones y acoso en su contra.

También han expresados sus temores sobre el advenimiento de la educación sexual gay en los colegios, haciendo que los padres de familia pierdan el derecho de escoger el tipo de educación moral que recibirán sus hijos.

En los próximos días el Gobierno presentaría el proyecto de ley para eliminar la complementariedad sexual como elemento esencial del matrimonio, y se espera que las salvaguardas para la libertad de expresión, de conciencia y para educar a los hijos, tengan un papel protagónico en los debates.

  • Guiller Modern

    Por lo visto hay algunos obispos en la Iglesia Católica que ni siquiera son católicos. El cisma se esta viviendo en lo oculto. Por una parte los fieles seguidores de CRISTO y por otra los que no lo son, y se acomodan de acuerdo a los criterios del mundo.