Ética Insólito Razón Testimonios

“Etsi omnes, ego non”: “Y si aun todos, yo no”

Prof Martino Mora despedido por negarse a dictar clase ante un hombre vestido de mujer
Escrito por Edwin Botero Correa

Un profesor es despedido por negarse a dictar su clase ante un hombre vestido de mujer. Con su valiente actitud y respuesta, da una valiosa lección al director de la escuela y a nosotros.


– Traducido por Edwin Botero Correa

Según recoge e informa Marco Tossatti en su blog Stilvm Cvriæ, el Profesor Martino Mora fue despedido de la escuela en la que trabajaba, por negarse a dictar su clase ante un hombre vestido de mujer.

El hecho ocurrió este 25 de noviembre de 2021, y de ello da cuenta “Radio Spada”, cuyo director Piergiorgio Seveso fue condenado recientemente a dos meses de detención, falsamente acusado por frases que no escribió.

La situación deja al descubierto la persecución social, laboral e incluso judicial de que puede ser objeto una persona que, en lugar de mostrarse políticamente correcta y condescender al ridículo ideológico impuesto, actúa con integridad y coherencia.

En la práctica, el discurso de “no discriminación” y “no exclusión”, acabó demostrando su contradictoria esencia e intolerancia: el verdadero discriminado y excluído fue el profesor, por ser consecuente con unos Principios y Valores realistas.

En su cuenta de Twitter, Marco Tossati refiere el hecho en su idioma original Italiano que, traducido al Español, diría así:

“No da una lección delante de un hombre travestido de mujer. Echado de la escuela”.

Non Fa Lezione davanti a un Uomo Travestito da Donna. Cacciato da Scuola.

Originally tweeted by Marco Tosatti (@MarcoTosatti) on 25 November, 2021.

Al registrar lo ocurrido, Tossati transcribe la publicación que da cuenta de lo sucedido, y que dice: “Expresando nuestra plena solidaridad con él, nos limitamos a informar la narrativa de los hechos”.

A continuación ofrecemos la traducción al Español de la entradilla transcrita por Tossati en la que recoge la publicación de los hechos, y la carta del mismo Profesor Martino Mora narrando lo acaecido, en la que da una verdadera lección de ética e integridad tanto al director de la escuela como a los lectores.


“No da una lección delante de un hombre travestido de mujer. Echado de la escuela”.

25 noviembre 2021 | Publicado por Marco Tosatti.

Nos ha parecido correcto e importante recoger este artículo publicado en Radio Spada, que denuncia un evento que sucedió hoy.

§§§

El Prof. Martino Mora, colaborador de Radio Spada y autor para nuestra editorial del libro “Derribando los ídolos contemporáneos. No moriremos liberales”, fue expulsado de la escuela en la que trabajaba por negarse a presentar la lección frente a un alumno masculino travestido de mujer, suponemos que por el “día mundial” que se celebra hoy. Expresando nuestra plena solidaridad con él, nos limitamos a informar la narrativa de los hechos.

Recordemos que, en poco tiempo, este episodio se suma a la incomprensible condena a dos meses de detención del presidente de Radio Spada, Piergiorgio Seveso, por frases que no escribió. En esta ocasión, además de recordar el excelente libro del Prof. Mora, este hecho desafortunado nos brinda la oportunidad de profundizar en la naturaleza y las causas de la degeneración en curso.

Durante años hemos estado luchando en este sentido con acciones públicas, artículos y libros (Por ejemplo: Sodoma destruida. Las palabras de santos y papas contra la homosexualidad, prefacio médico de S. De Mari, o de Del divorcio al género- Familias centrifugadas e identidad líquida: una disolución de los orígenes remotos, Actas de la Conferencia de Radio Spada y Confederación de la Civilización Cristiana, M. Viglione, M. Micaletti, G. Ferro Canale, S.M. Kampowski, C. Di Pietro y A. Pace).

A continuación, la carta del Profesor Martino Mora:

«Sólo en una escuela ‘de cabeza’, que en palabras dice que no quiere “discriminar” a nadie, son fuertemente discriminados aquellos que piden decoro, decencia y respeto a los límites».

Etsi Omnes, Ego No.

El director de la escuela secundaria donde enseño me echó de la escuela. Esta mañana. Me echó porque le había dicho que no tenía la intención de dictar lecciones en presencia de un estudiante que se presentó travestido de mujer de la cabeza a los pies.

De este modo, la “dama” en cuestión me puso brutal y arbitrariamente ante el ultimátum: o dictaba mis lecciones fingiendo como si nada, o tenía que dejar la escuela de inmediato. A mi respuesta de que me parecía mucho más honorable la segunda posibilidad, me echó.

Estos son los hechos (Dejo de lado las muy desagradables palabras de la “dama” en cuestión, que pretendió humillarme sin éxito, que es a lo que he respondido).

Sólo en una escuela de cabeza, al revés, que en palabras dice que no quiere “discriminar” a nadie, son fuertemente discriminados aquellos que piden decoro, decencia y respeto a los límites. Además, la arbitrariedad se ejerce mediante el recurso despótico a una autoridad que en este punto es sólo la caricatura grotesca de sí misma.

P.S.: Me imagino que soy el único, entre los maestros de la clase, que le ha pedido al director que lo exonere de dar la lección. Y, por supuesto, el único en ser pateado y echado. Y también imagino que recibiré poca o ninguna solidaridad de la mayoría de mis colegas. No tengo ningún problema con ello: “etsi omnes, ego non”, como dijo monseñor von Galen. Es decir: aunque todos, yo no.

Martino Mora

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment