Ni «Furia Marica» ni ‘besatones’ inanes…

Los niños, sin importar su raza, cultura o condición socio-económica, merecen el mayor respeto por parte de los adultos.