Jesucristo, portador del Agua de la Vida: Una reflexión cristiana sobre la “Nueva Era”

«Nos hiciste para Ti, Señor, e inquieto está nuestro corazón hasta que no descanse en Ti».

San Agustín, Confesiones.