fbpx
Actualidad Análisis Fe Iglesia

“La pandemia ha evidenciado tendencia en la Iglesia a verse como una institución mundana”, dice Cardenal Sarah

Cardenal Robert Sarah
Avatar
Escrito por Redacción R+F

El Cardenal dijo que es hora de que la Iglesia vuelva a predicar sobre la vida eterna.

“La Iglesia tiene mensajes para este mundo, pero sólo porque tiene las llaves del otro mundo”.

Cardenal Robert Sarah

20 de mayo de 2020 – Publicado por LifeSiteNews.

Con estas palabras, el cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino, subrayó el intento equivocado de la Iglesia de parecer necesaria para el mundo en los términos del mundo.

Según el cardenal Sarah (leer sus observaciones completas a continuación), la crisis del COVID-19 ha revelado tanto la incapacidad del mundo para aceptar el escándalo de la muerte como el hecho de que la Iglesia no le dé la única respuesta y consuelo posibles que sólo ella puede proporcionar: la promesa de la vida eterna.

El cardenal Sarah, nacido en Guinea Francesa en 1945 de padres cristianos que se habían convertido del animismo, ha deplorado repetidamente el rechazo del Occidente desarrollado a los valores tradicionales como el respeto por la vida, por la familia y por los ancianos.

En varios libros superventas, el cardenal Sarah también ha suplicado en los últimos años que la Iglesia vuelva a sus fundamentos espirituales, que «se ‘silencie’» para estar más abierta a Dios y a una liturgia centrada en Cristo.

Su visión de la epidemia del coronavirus es que la Iglesia tiene ahora la oportunidad de volver a hablar de lo “esencial” y hacerle entender a un mundo que cuenta demasiado con la “seguridad” de la tecnología, que sólo ella puede dar respuestas a sus nuevas dudas.

«La Iglesia se ha comprometido a luchar por un mundo mejor. Ha tenido razón al apoyar la ecología, la paz, el diálogo, la solidaridad y la distribución equitativa de la riqueza. Todas estas luchas son justas. Pero podrían hacernos olvidar las palabras de Jesús: ‘Mi reino no es de este mundo‘».

Esto lo escribió el cardenal Sarah en su opinión para Figaro Vox, la plataforma de internet del diario francés Le Figaro el martes.

La epidemia COVID-19, escribió Sarah, «dejó al descubierto una enfermedad insidiosa que estaba devorando a la Iglesia: pensó que era ‘de este mundo’».

Acusó al laicismo del estado de ser responsable de elegir confinar a los ancianos y aislarlos, dejándolos con el riesgo de morir de “desesperación y soledad”.
“La respuesta sólo podría ser una respuesta de fe: acompañar a los ancianos hacia una muerte probable, con dignidad y sobre todo la esperanza de la vida eterna”, proclamó.

Ante la muerte, no hay respuesta humana que pueda sostenerse. Sólo la esperanza de la vida eterna puede superar el escándalo de la muerte. Pero, ¿quién es el hombre que se atreverá a predicar la esperanza?

A pesar de la llamada protección de los ancianos en residencias de ancianos en Francia, en muchos de ellos el personal sanitario no recibió máscaras y otros equipos de protección y un gran número de residentes estaban infectados en varias regiones. Más de un tercio de todas las muertes atribuidas oficialmente a COVID-19 en Francia (10.308 de 28.022 a la fecha) se registraron entre los residentes de residencias de ancianos. En comparación, una ola de calor en agosto de 2003 en Francia causó directamente un exceso de mortalidad de 14.800, afectando principalmente a individuos mayores de 75 años.

Hasta la fecha, las muertes atribuidas a la crisis por COVID-19 han llegado a un total mundial de 323.286 individuos. Cada año, 6.15 millones de personas mueren de infecciones de las vías respiratorias inferiores. Pero el enfoque en el coronavirus ha llevado a ver las “muertes DE COVID-19” como una tragedia particular. El 71% de las víctimas francesas tenían más de 75 y el 18% entre 64 y 75 años.

Aquí abajo está la traducción de LifeSite del artículo del Cardenal Sarah.


¿La Iglesia todavía tiene un lugar en tiempos de epidemia en el siglo XXI? En contraste con los siglos pasados, la mayor parte de la atención médica es ahora proporcionada por el estado y el personal de salud. La modernidad tiene sus héroes secularizados en batas blancas, y son admirables. Ya no necesita los batallones caritativos de cristianos para cuidar a los enfermos y enterrar a los muertos. ¿Se ha vuelto inútil la Iglesia para la sociedad?

El Covid-19 está llevando a los cristianos de vuelta a lo esencial. De hecho, la Iglesia ha entrado desde hace mucho tiempo en una relación distorsionada con el mundo. Frente a una sociedad que fingía no necesitarlos, los cristianos, a través de la pedagogía, hicieron todo lo posible para demostrar que podían ser útiles para ella. La Iglesia ha demostrado ser educadora, madre de los pobres, “experta en humanidad” como dijo Pablo VI. Y con razón. Pero poco a poco, los cristianos han llegado a olvidar la razón de esta experiencia. Terminaron olvidando que si la Iglesia puede ayudar al hombre a ser más humano, es en última instancia porque ha recibido de Dios las palabras de la vida eterna.

La Iglesia se ha comprometido a luchar por un mundo mejor. Ha tenido razón al apoyar la ecología, la paz, el diálogo, la solidaridad y la distribución equitativa de la riqueza. Todas estas luchas son justas. Pero podrían hacernos olvidar las palabras de Jesús: “Mi reino no es de este mundo“. La Iglesia tiene mensajes para este mundo, pero sólo porque tiene las llaves del otro mundo. Los cristianos a veces han pensado en la Iglesia sólo como una ayuda dada por Dios a la humanidad para mejorar su vida aquí en la tierra. Y no les faltaron razones, tan cierto es que la fe en la vida eterna arroja luz sobre la manera correcta de vivir en este siglo.

Morir de desesperación y soledad

El Covid-19 puso al desnudo una enfermedad insidiosa que estaba devorando a la Iglesia: pensar que era “de este mundo”. Quería sentirse legítima a sus propios ojos y según sus propios criterios. Pero ha aparecido una realidad radicalmente nueva. La modernidad triunfante se ha derrumbado ante la muerte. Este virus reveló que, a pesar de sus garantías y seguridad, este mundo terrenal todavía estaba paralizado por el miedo a la muerte. El mundo puede resolver crisis de salud. Sin duda resolverá la crisis económica. Pero nunca resolverá el enigma de la muerte. Sólo la fe tiene la respuesta.

Vamos a ilustrar esto muy concretamente. En Francia, como en Italia, el tema de los hogares de ancianos, los llamados “EHPADs”, ha sido un punto crucial. ¿Por qué es así? Porque planteó directamente la cuestión de la muerte. ¿Deberían los ancianos estar confinados en sus habitaciones a riesgo de morir de desesperación y soledad? ¿Deberían mantenerse en contacto con sus familias, arriesgándose a la muerte por el virus? No sabíamos cómo responder.

El Estado, atrapado en un laicismo que opta por principio por ignorar la esperanza y enviar los cultos de vuelta al ámbito privado, fue condenado al silencio.

Para el Estado, la única solución fue huir de la muerte física a toda costa, aunque eso significara condenar a la muerte moral.

La respuesta sólo podría ser una respuesta de fe: acompañar a los ancianos hacia una muerte probable, con dignidad y sobre todo con la esperanza de la vida eterna.

La epidemia ha golpeado a las sociedades occidentales en su punto más vulnerable. Habían sido organizadas para negar la muerte, para ocultarla, para ignorarla. ¡Entró por la puerta principal! ¿Quién no ha visto esas mortandades gigantes en Bérgamo o Madrid? Estas son las imágenes de una sociedad que no hace mucho estaba prometiendo un hombre inmortal y aumentado.

Olvidar el miedo

Las promesas de la tecnología hacen posible olvidar el miedo por un momento, pero al final resultan ser ilusorias cuando llega la muerte. Incluso la filosofía simplemente devuelve cierta dignidad a la razón humana cuando se siente abrumada por el absurdo de la muerte. Pero es impotente para consolar corazones y dar sentido a lo que parece estar definitivamente privado de significado.

Ante la muerte, no hay respuesta humana que pueda sostenerse. Sólo la esperanza de la vida eterna puede superar el escándalo de la muerte. Pero, ¿quién es el hombre que se atreverá a predicar la esperanza? Se necesita la palabra revelada de Dios para atreverse a creer en una vida sin fin. Se necesita una palabra de fe para atreverse a esperar para uno mismo y la propia familia.

Por lo tanto, la Iglesia Católica es llamada de nuevo a su responsabilidad primordial. El mundo espera de ella una palabra de fe que le permita superar el trauma de este encuentro cara a cara con la muerte que acaba de experimentar. Sin una palabra clara de fe y esperanza, el mundo puede hundirse en la culpa mórbida o la ira ante la indefensión por lo absurdo de su condición. Sólo la Iglesia puede permitirle dar sentido a la muerte de seres queridos, que murieron en soledad y fueron enterrados a toda prisa.

Pero si eso es así, la Iglesia debe cambiar. Debe dejar de tener miedo de causar shock y de ir contra la marea. Debe dejar de pensar en sí misma como una institución mundana.

Ella debe volver a su única “raison d’étre“: la fe. La Iglesia está allí para anunciar que Jesús conquistó la muerte a través de Su resurrección.

Esto está en el corazón de su mensaje: “Si Cristo no resucitó, entonces vana es nuestra fe y también nuestra predicación…, y somos los más miserables de todos los hombres” (1 Corintios 15, 14-19). Todo lo demás es sólo una consecuencia de esto.

Nuestras sociedades saldrán de esta crisis debilitadas. Necesitarán psicólogos para superar el trauma de no poder acompañar a los ancianos y a los moribundos a sus tumbas, pero aún más, necesitarán sacerdotes para enseñarles a orar y a esperar. La crisis revela que nuestras sociedades, sin saberlo, están sufriendo profundamente de un mal espiritual: no saben cómo dar sentido al sufrimiento, a la finitud y a la muerte.


Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.