fbpx
Espiritual

Viernes 24 de abril: Oración familiar y personal

Logo fp
Familias Peregrinas
Escrito por Familias Peregrinas

II Semana de Pascua (entrega 34)

Viernes 24 de abril de 2020

 

  1. + Señal de la cruz.

 

  1. Oremos: Dios y Padre nuestro, luz verdadera y esperanza del alma, concede que nuestros corazones eleven a ti una oración digna y te alaben siempre al proclamar tu nombre. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.
  1. En presencia de Dios, pedimos perdón:
  • Tu que resucitaste lleno de gloria: Señor, ten piedad. Señor, ten piedad.
  • Tu que nos haces pasar de la muerte a la Vida: Cristo ten piedad. Cristo ten piedad.
  • Tú que nos llamas a vivir como resucitados: Señor ten piedad. Señor, ten piedad.
  1. Proclamamos Hechos de los Apóstoles 5,34-42 y el evangelio de según San Juan 6,1-15.

Catequesis para mayores de 12 años

Gamaliel, era un maestro fariseo, es decir, del grupo que creían en la resurrección en el último día (distinto a los saduceos que no tenían esa fe). Con inteligencia y valentía se enfrenta a los judíos del Sanedrín para advertirles que, si la obra de los Apóstoles venía de Dios, podrían estar haciéndole la guerra a Dios. El Sanedrín, aceptó el consejo y, después de azotar nuevamente a los Apóstoles, los dejaron libres. Ellos se sintieron alegres por los crueles latigazos en Nombre de Cristo y siguieron predicando la Buena Noticia.

Continuamos leyendo el evangelio de San Juan, propio del tiempo pascual. Entramos en el capítulo 6, muy conocido por el discurso del pan de vida. Es el relato más profundo sobre el misterio eucarístico.

La semana de la Octava de Pascua, se nos presentaron las apariciones del Cristo resucitado. En la segunda semana de Pascua, hemos escuchado la Palabra que nos llama a participar de esa resurrección renaciendo “de lo alto”. Desde hoy se nos habla de la eucaristía como germen de la vida resucitada, comenzando con el milagro de la multiplicación de los panes.

Al Señor lo sigue una gran multitud por los signos de curación que hacía. La gente estaba cansada y hambrienta. El Señor descubrió la necesidad de ellos. No se lo habían dicho, Él mismo veía esa debilidad y quiere curar la fragilidad humana.

El Señor pone a prueba a Felipe y lo hace enfrentarse a la realidad, aunque Él sabe qué es lo que va a hacer. Jesús busca sacar lo mejor de Felipe y la respuesta del discípulo fue según la lógica humana; el precio que costaría comprar comida. Pero la solución humana no basta para saciar la necesidad de la gente.

Otro discípulo, Andrés, buscó otra solución, y presentó a un niño, con cinco panes y dos pescados. Ese alimento era insuficiente para tanta gente, pero ahí estaba la salvación para el pueblo. De las manos generosas de un niño llegaría el alimento para todas esas familias. ¿Cuántas veces es por medio de un niño que llega la palabra de vida o la misma fe a los padres? ¿Cuántas veces los adultos tienen hambre de Dios y buscaban sin encontrar un sentido a sus vidas?

Antes de realizar el signo milagroso, Jesús hace sentar en el pasto a esas 5000 familias. Se sentaron con actitud de escucha, de quienes serán amados y servidos. Un gesto parecido al lavatorio de los pies, donde el Señor se hace servidor de los suyos antes de darse como alimento. ¿Podremos sentarnos pacientemente para escuchar al Señor? ¿Dejamos que Cristo nos alimente con su Palabra y con su Comunión?

Jesús tomó los panes, dio gracias y lo repartió. Es el gesto que repetimos cuando bendecimos antes de comer dado que la bendición es a Dios. Al Señor bendecimos por ser providente y alimentarnos cada día, a Él damos gracias por el pan que tenemos en las manos. No bendecimos los alimentos que Dios nos entrega, bendecimos a Dios por el alimento que nos da su providencia. ¡Es al mismo Dios a quien bendecimos y le damos gracias por su providencia! Como lo hizo Jesús.

Una vez que multiplicó los panes y todos comieron hasta saciarse, mandó que recogieran todos los pedazos que sobraron para que no se pierda nada y se llenaron doce canastos. Una escena llena de sentido. Ser agradecidos por lo que tenemos sin desperdiciar nada, porque para alguien puede servir. El Señor nos enseña a recibir los justo y necesario; servir, cuidad y guardar. Cuántas veces hemos desperdiciado alimentos, tiempo, dinero, recursos, afectos… que otros pueden necesitar. Podríamos juntar muchas canastas con lo que sobra para poder repartir entre los que necesitan de los bienes que tengo. Se trata de hacer un acto de misericordia.

Finalmente, el pueblo busca hacerlo rey porque veía a quien había venido al mundo para solucionarle sus problemas. Pero el Señor no vino a eso, sino que nos trajo el perdón y el alimento, la fuente de la vida que es el mismo Cristo resucitado.

Celebramos la memoria de San Fidel de Sigmaringen, presbítero y mártir. Siendo abogado, decidió entrar en la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, llevando una vida observante de vigilias y oraciones. Asiduo en la predicación de la Palabra de Dios, fue enviado a la región de Recia para consolidar la verdadera doctrina entre los calvinistas de Suiza. Fue martirizado por los herejes a causa de la fe católica en 1622.

El papa Benedicto XIV (catorce) escribió sobre San Fidel: «Desplegando la plenitud de su caridad al socorro material de sus prójimos, acogía paternalmente a todos los pobres y los sustentaba haciendo colectas en favor de ellos por todas partes. Remediaba la indigencia de los huérfanos y las viudas con las limosnas de los ricos; socorría a los presos con toda clase de ayudas materiales y espirituales, visitaba a los enfermos y los reconciliaba con Dios, preparándoles para el último combate. Su actividad más meritoria fue la que desplegó con ocasión de la peste que se declaró en el ejército austríaco, exponiéndose constantemente a las enfermedades y a la muerte.»

Junto con esta caridad, Fidel -hombre fiel por su nombre y por su vida- predicaba: «¡Oh fe católica, qué estable y firme eres, qué bien arraigada, qué bien cimentada estás sobre la roca inconmovible!»

Oración: “San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra las perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tu príncipe de la milicia celestial arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.”

Catequesis para menores de 12 años

  • Se proclama el evangelio y se ayuda a los niños a recomponer el relato, buscando los detalles.
  • Se explica desde las ideas centrales de la catequesis de adultos (el texto anterior).
  • Reflexionamos las palabras: “Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada y dos pescados, pero ¿qué es esto para tanta gente?”
  • En silencio meditamos con el corazón el significado de estas palabras y las compartimos.

Oración: Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día. No me dejes solo que me perdería. Hasta que alcance los brazos de Jesús, María y José. Amén.

  1. Cada uno de la familia dice una acción de gracias. Dios Padre, te damos gracias por
  2. Ahora, cada uno hace una petición. Dios misericordioso, te pedimos por
  1. Presentación de las ofrendas. En la Pascua, Jesús se ofrece como cordero sacrificado al Padre por nosotros. Ahora nosotros, unidos a Cristo, también podemos hacernos Eucaristía. En este momento, cada uno de la familia, dice cuál es la ofrenda que le presenta a Dios. Ejemplos: ayudar en la cocina o con la limpieza, estudiar, no molestar, rezar alguna oración, llamara a alguien para saludarlo, hacer un pequeño sacrificio, servir a un hermano o cónyuge, etc..
  1. Oramos como Jesús nos enseñó: Padre nuestro…

 

  1. Nos damos la Paz del Señor, como gesto de amor.

 

  1. Oramos a nuestra Madre: Dios te salve María…

 

  1. Comunión espiritual: Creo, Jesús mío, que estás en el Santísimo Sacramento; te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Ya que ahora no puedo hacerlo sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. (breve silencio) Y ahora, como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno todo a Ti. No permitas, Señor, que jamás me separe de ti.

Sagrada Familia de Nazaret: Ruega por nosotros.

 

  1. Los padres se bendicen entre ellos y bendicen a los hijos, haciendo una cruz en la frente mientras le dicen algo bonito al oído. Nos hacemos la Señal de la cruz diciendo:

+ El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la Vida eterna. Amen.

 

Sugerencias:

  1. Seguir rezando la bonita oración del Regina Caeli al mediodía.
  2. La Oración familiar la pueden hacer frente al Santísimo Sacramento que esté siendo adorado en ese mismo momento (youtube): En directo Adoration at Our Lady of Guadalupe of The Blessed Sacrament  https://www.youtube.com/watch?v=rm3Z44Q4eis
  3. Santa Catalina de Siena – Obispo Barron (Documental – Sub. Español) https://youtu.be/Qs6hYS3ejHg
  4. Estamos transitando un Año Mariano Internacional. Hoy comienza la festividad al recordar los 400 años del hallazgo de la Virgen del Valle de Catamarca. Ver la web https://youtu.be/Ail16Du1KjA

El programa de las celebraciones por internet es: http://morenitadelvalle.com.ar/sitio/wp-content/uploads/2020/04/solemne-jubileo-en-honor-de-nuestra-madre-del-valle-programa-completo.pdf

 

TIEMPO PARA ORAR

Tenemos la gracia de vivir un tiempo personal y familiar para recorrer un camino espiritual y glorificar el Santo Nombre de Dios en este Tiempo Pascual.

Ante la cuarentena que se está extendiendo, es una gran oportunidad que tenemos para dedicarle tiempo a nuestra alma, a nuestra familia y a Dios. Es un tiempo para que nuestra casa deje de ser un lugar de encierro para transformarla en un templo de oración. Por ello les ofrecemos esta guía de oración personal y familiar,[1] realizada por un sacerdote de Fasta, para las Familias peregrinas que buscan habitar en Dios.

Para hacer Oración Familiar, dejamos todos previsto: apagamos los celulares y la pantalla, sin prisa por la comida, generamos un ambiente de silencio, etc. De este modo seremos una Iglesia en nuestro hogar. Se reúne la familia en una sala de la casa en torno una mesa, cubierta con un mantel blanco, colocamos un crucifijo, una imagen de la Sagrada Familia o de la Virgen María, y en el centro la Biblia junto a una vela encendida. Los padres, o uno de ellos, son los responsables de guiar a los hijos en este momento de oración para entrar en alabanza y diálogo con Dios.

[email protected]

Instagram: familiasperegrinas.fe

 

[1] Las fuentes son: Diversos comentarios bíblicos de La Biblia, homilías de los Papas, Padres de la Iglesia, Catecismo de la Iglesia Católica, vatican.va, fraynelson.com, catholic.net, ewtn.com, aciprensa.com, vaticannews.va, entre otros.

Sobre el Autor

Familias Peregrinas

Familias Peregrinas

Desde Argentina, al servicio de las familias católicas para promover la oración familiar. Nuestras familias están llamadas a ser una verdadera Iglesia doméstica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.