fbpx
Espiritual

Oración personal y familiar Viernes 22 de mayo

oración personal Aleteia
Familias Peregrinas
Escrito por Familias Peregrinas

Logo fp

VI Semana de Pascua

Viernes 22 de mayo de 2020

 

 

  1. + Señal de la cruz

 

  1. Ven, Espíritu Santo. Ven, Espíritu divino, manda tu luz desde el cielo.

Padre amoroso del pobre; don, en tus dones espléndido;

luz que penetra las almas; fuente del mayor consuelo.

 

  1. En presencia de Dios, pedimos perdón:

Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante ustedes, hermanos,

que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión;

por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.

Por eso ruego a santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes, hermanos, que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor.

 

  1. Proclamamos el evangelio de Jesucristo según san Juan 16,20-23a

Catequesis para mayores de 12 años

La alegría y llanto de un fiel cristiano y de un pagano del mundo, son radicalmente distintas. El pagano se alegra por la posesión de los bienes de este mundo, por los placeres del propio yo y por el dominio sobre los otros. El cristiano se alegra por su fe aunque sufra por la persecución del mundo pagano.

Ante este dolor, prevalece la esperanza de un nuevo ser en el Resucitado. Es por eso que Jesús hace mención a una imagen muy presente en el Antiguo Testamento, el momento de dar a luz, cuando nace el niño, olvida su dolor, por la alegría que siente al ver que ha venido un hombre al mundo. Ese Hombre Salvador que ha venido al mundo, es la causa de nuestra esperanza y alegría, aún en medio del dolor, la persecución y la tristeza que podemos estar viviendo hoy.

Así nos lo explica el papa Francisco es su exhortación apostólica Gaudete et exsultate, al comentar: «Felices los que lloran, porque ellos serán consolados»

“El mundo nos propone lo contrario: el entretenimiento, el disfrute, la distracción, la diversión, y nos dice que eso es lo que hace buena la vida. El mundano ignora, mira hacia otra parte cuando hay problemas de enfermedad o de dolor en la familia o a su alrededor. El mundo no quiere llorar: prefiere ignorar las situaciones dolorosas, cubrirlas, esconderlas. Se gastan muchas energías por escapar de las circunstancias donde se hace presente el sufrimiento, creyendo que es posible disimular la realidad, donde nunca, nunca, puede faltar la cruz.

La persona que ve las cosas como son realmente, se deja traspasar por el dolor y llora en su corazón, es capaz de tocar las profundidades de la vida y de ser auténticamente feliz. Esa persona es consolada, pero con el consuelo de Jesús y no con el del mundo. Así puede atreverse a compartir el sufrimiento ajeno y deja de huir de las situaciones dolorosas. De ese modo encuentra que la vida tiene sentido socorriendo al otro en su dolor, comprendiendo la angustia ajena, aliviando a los demás. Esa persona siente que el otro es carne de su carne, no teme acercarse hasta tocar su herida, se compadece hasta experimentar que las distancias se borran. Así es posible acoger aquella exhortación de san Pablo: «Llorad con los que lloran» (Rm 12,15). Saber llorar con los demás, esto es santidad.

Lo dicho hasta ahora no implica un espíritu apocado, tristón, agriado, melancólico, o un bajo perfil sin energía. El santo es capaz de vivir con alegría y sentido del humor. Sin perder el realismo, ilumina a los demás con un espíritu positivo y esperanzado. Ser cristianos es «gozo en el Espíritu Santo», porque «al amor de caridad le sigue necesariamente el gozo, pues todo amante se goza en la unión con el amado. De ahí que la consecuencia de la caridad sea el gozo». Hemos recibido la hermosura de su Palabra y la abrazamos «en medio de una gran tribulación, con la alegría del Espíritu Santo» (1Ts 1,6). Si dejamos que el Señor nos saque de nuestro caparazón y nos cambie la vida, entonces podremos hacer realidad lo que pedía san Pablo: «Alegraos siempre en el Señor; os lo repito, alegraos».”

Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo. En la vida puedo tener alegrías muy intensas y permanentes, como puede ser mis hijos, mi matrimonio, mis amigos, el bienestar laboral, etc., pero todas esas alegrías buenas y lícitas algún día las puedo perder. Pero existe una alegría permanente que nadie me puede robar, es la alegría que Dios nos regala. Hemos escuchado: tendrán una alegría que nadie les podrá quitar. Por ejemplo, la alegría de ser hijos de Dios o la alegría de saber que el Señor me prepara un lugar en el Cielo; aunque pase cualquier catástrofe en mi vida, esa alegría interior no la puedo perder.

La alegría nace en cada circunstancia, incluso en momentos adversos, como hemos estado escuchando en el libro de los Hechos de los Apóstoles, ellos eran encarcelados y azotados, y cuando eran liberados salían a predicar llenos de alegría. Lo mismos les sucedió a Pablo y Silas cuando fueron arrojados a la cárcel y el Señor abrió las puertas, experimentaron la alegría de la conversión del carcelero y toda su familia.

Santo del día: Santa Rita de Casia

Rita nació en 1381 en Roccaporena, un pueblito perdido en las montañas de la región Umbría, Italia. Sus ancianos padres la educaron en el temor de Dios, y ella respetó a tal punto la autoridad paterna que abandonó el propósito de entrar al convento y aceptó unirse en matrimonio con Pablo de Ferdinando, un joven violento y revoltoso. Las biografías de la santa nos pintan un cuadro familiar muy común: una mujer dulce, obediente, atenta a no chocar con la susceptibilidad del marido, cuyas maldades ella conoce, y sufre y reza en silencio.

Su bondad logró finalmente cambiar el cruel corazón de Pablo, que cambió de vida y de costumbres, pero sin lograr hacer olvidar los antiguos rencores de los enemigos que se había buscado. Una noche fue encontrado muerto a la vera del camino. Los dos hijos, ya grandecitos, juraron vengar a su padre. Cuando Rita se dio cuenta de la inutilidad de sus esfuerzos para convencerlos de que desistieran de sus propósitos, tuvo la valentía de pedirle a Dios que se los llevara antes que mancharan sus vidas con un homicidio. Su oración, humanamente incomprensible, fue escuchada. Ya sin esposo y sin hijos, Rita fue a pedir su entrada en el convento de las Agustinas de Casia pero su petición fue rechazada.

Regresó a su hogar desierto y rezó intensamente a sus tres santos protectores, san Juan Bautista, san Agustín y san Nicolás de Tolentino, y una noche sucedió el prodigio. Se le aparecieron los tres santos, le dijeron que los siguiera, llegaron al convento, abrieron las puertas y la llevaron a la mitad del coro, en donde las religiosas estaban rezando las oraciones de la mañana. Así Rita pudo vestir el hábito de las agustinas, realizando el antiguo deseo de entrega total a Dios. Se dedicó a la penitencia, a la oración y al amor de Cristo crucificado, que la asoció aun visiblemente a su pasión, clavándole en la frente una espina.

Este estigma milagroso, recibido durante un éxtasis, marcó el rostro con una dolorosísima llaga purulenta hasta su muerte, esto es, durante catorce años. La fama de su santidad pasó los limites de Casia. Las oraciones de Rita obtuvieron prodigiosas curaciones y conversiones. Para ella no pidió sino cargar sobre sí los dolores del prójimo. Murió en el monasterio de Casia en 1457 y fue canonizada en el año 1900. Su cuerpo permanece incorrupto. Santa Rita es patrona de las amas de casa, ejemplo de perdón a los enemigos santa de los casos imposibles, por la respuesta de Dios ante sus oraciones.

 

Catequesis para menores de 12 años

  • Se proclama el evangelio y se ayuda a los niños a recomponer el relato, buscando los detalles.
  • Se explica desde las ideas centrales de la catequesis de adultos (el texto anterior).
  • Reflexionamos las palabras: “Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo.”
  • En silencio meditamos con el corazón el significado de estas palabras y las compartimos.

Oración: Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día. No me dejes solo que me perdería. Hasta que alcance los brazos de Jesús, María y José.

 

  1. Cada uno de la familia dice una acción de gracias. Dios Padre, te damos gracias por

.

  1. Ahora, cada uno hace una petición. Dios misericordioso, te pedimos por

.

  1. Presentación de las ofrendas. En la Pascua, Jesús se ofrece como cordero sacrificado al Padre por nosotros. Ahora nosotros, unidos a Cristo, también podemos hacernos Eucaristía. En este momento, cada uno de la familia, dice cuál es la ofrenda que le presenta a Dios. Ejemplos: ayudar en casa, estudiar, rezar alguna oración, llamar a alguien para saludarlo, hacer un pequeño sacrificio, estar al servicio, etc..

 

  1. Oramos como Jesús nos enseñó: Padre nuestro…

 

  1. Nos damos la Paz del Señor, como gesto de amor.

 

  1. Oramos a nuestra Madre: Dios te salve María…

 

  1. Comunión espiritual: Creo, Jesús mío, que estás en el Santísimo Sacramento; te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Ya que ahora no puedo hacerlo sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. (breve silencio). Y ahora, como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno todo a Ti. No permitas, Señor, que jamás me separe de ti.

 

  1. Oremos: Señor Dios, escucha nuestras súplicas, para que la predicación del Evangelio extienda por todo el mundo la salvación prometida por tu Hijo, y todos los hombres alcancen la plenitud de la adopción filial, que él anunció dando testimonio de la verdad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

 

Sagrada Familia de Nazaret: Ruega por nosotros.

 

  1. Los padres se bendicen entre ellos y bendicen a los hijos, haciendo una cruz en la frente. Nos hacemos la Señal de la cruz diciendo: + El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la Vida eterna. Amen.

 

Sugerencias:

  1. Seguir leyendo Hechos de los Apóstoles.
  2. Escuchar: Sé mi luz – Ain Karen https://youtu.be/E-G34BJqM1Y
  3. Película: Santa Rita https://gloria.tv/post/YZdo797j141K3s7QqasQiMHFi

 

 

 

 

 

 

Santa Rita de Casia

 

Obtén para nosotros nuestra petición:

Por los singulares méritos de tu infancia,

Por la perfecta unión con la Divina Voluntad,

Por los heroicos sufrimientos durante tu vida de casada,

Por el consuelo que experimentaste con la conversión de tu esposo,

Por el sacrificio de tus niños antes de verlos ofender gravemente a Dios,

Por tu milagrosa entrada al Convento,

Por las austeras penitencias y las sangrientas ofrendas tres veces al día.

Por el sufrimiento causado por la herida que recibiste con la espina del Salvador Crucificado;

Por el amor divino que consumió tu Corazón,

Por la notable devoción al Sagrado Sacramento, con el cual exististe por cuatro años,

Por la felicidad con la cual partiste de tus pruebas para reunirte con el Divino Esposo,

Por el ejemplo perfecto que diste a la gente de cada estado de vida.

Santa de lo Imposible

Oreemos: Oh Dios, Quien en tu infinita ternura has sido bondadoso para escuchar la plegaria de Tu sierva, Santa Rita, y otorgas a su suplica lo que es imposible a la vista, conocimiento y esfuerzos, en recompensa de su compadecido amor y firme confianza en Tu promesa, ten piedad en nuestra adversidad y socórrenos en nuestras calamidades, que el no creyente pueda saber que Tu eres la recompensa del humilde, la defensa de los sin esperanza, y la fuerza de aquellos que confían en Ti, a través de Jesucristo, nuestro Señor. Amén

 

TIEMPO PARA ORAR

Tenemos la gracia de vivir un tiempo personal y familiar para recorrer un camino espiritual y glorificar el Santo Nombre de Dios en este Tiempo Pascual.

Ante la cuarentena que se está extendiendo, es una gran oportunidad que tenemos para dedicarle tiempo a nuestra alma, a nuestra familia y a Dios. Es un tiempo para que nuestra casa deje de ser un lugar de encierro para transformarla en un templo de oración. Por ello les ofrecemos esta guía de oración personal y familiar,[1] realizada por un sacerdote de Fasta, para las Familias peregrinas que buscan habitar en Dios.

Para hacer Oración Familiar, dejamos todos previsto: apagamos los celulares y la pantalla, sin prisa por la comida, generamos un ambiente de silencio, etc. De este modo seremos una Iglesia en nuestro hogar. Se reúne la familia en una sala de la casa en torno una mesa, cubierta con un mantel blanco, colocamos un crucifijo, una imagen de la Sagrada Familia o de la Virgen María, y en el centro la Biblia junto a una vela encendida. Los padres, o uno de ellos, son los responsables de guiar a los hijos en este momento de oración para entrar en alabanza y diálogo con Dios.

[email protected]

Instagram: familiasperegrinas.fe

 

[1] Las fuentes son: Diversos comentarios bíblicos de La Biblia, homilías de los Papas, Padres de la Iglesia, Catecismo de la Iglesia Católica, vatican.va, fraynelson.com, catholic.net, ewtn.com, aciprensa.com, vaticannews.va, mercaba.org, aleteia.org

Sobre el Autor

Familias Peregrinas

Familias Peregrinas

Desde Argentina, al servicio de las familias católicas para promover la oración familiar. Nuestras familias están llamadas a ser una verdadera Iglesia doméstica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.