fbpx
Espiritual

Oración personal y familiar – San Matías 14 de mayo

oración personal Aleteia
Familias Peregrinas
Escrito por Familias Peregrinas

Logo fp

V Semana de Pascua

Jueves 14 de mayo de 2020

San Matías, apóstol

 

 

  1. + Señal de la cruz

 

  1. Ven, Espíritu Santo. Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo, lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo, doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero.

 

 

  1. En presencia de Dios, pedimos perdón:
  • Tú que eres nuestro Buen Pastor resucitado: Señor, ten piedad. Señor, ten piedad.
  • Tú que nos das la Vida en abundancia: Cristo, ten piedad. Cristo, ten piedad.
  • Tú que nos congregas en un solo rebaño: Señor, ten piedad.

Señor, ten piedad.

 

  1. Proclamamos Hechos de los apóstoles 1, 15-17. 20-26 y el evangelio de Jesucristo según san Juan 15, 9-17

 

Catequesis para mayores de 12 años

Hoy celebramos la fiesta de San Matías, apóstol (+64). Era uno de los discípulos de Jesús, desde que fue bautizado hasta la Ascensión. Fue elegido por los Apóstoles para que ocupara el lugar de Judas, como testigo de la resurrección del Señor. Las reliquias de este apóstol se encuentran en Trier (Alemania), ciudad de la que es patrono.

Es importante que leamos la lectura de Hechos de los Apóstoles para poder entender la reflexión de hoy.

En esta fiesta de uno de los 12 apóstoles, escucharemos la homilía de un Padre de la Iglesia: san Juan Crisóstomo, obispo.

“Uno de aquellos días, dirigiéndose Pedro a los hermanos reunidos, habló así. Pedro, a quien el Señor había encomendado su grey, vehemente como siempre, ejerce el papel de protagonista y es el primero en tomar la palabra: Hermanos, es preciso que elijamos a uno de entre nosotros. Permite que todos den su opinión, a fin de que el elegido sea recibido con agrado, precaviéndose de la envidia a que este hecho podía dar ocasión, ya que estas cosas, con frecuencia, son origen de grandes males.

¿Qué conclusión, por tanto, sacaremos de esto? ¿Es que Pedro no podía elegir por sí mismo? Ciertamente, podía; pero se abstuvo de ello, para no demostrar preferencia por nadie. Además, no había recibido aún el Espíritu Santo. Y presentaron a dos -dice el texto sagrado-: a José, llamado Barsabás, por sobrenombre Justo, y a Matías. No los presenta él, sino todos. Él lo que hizo fue aconsejar esta elección, haciendo ver que la iniciativa no partía de él, sino que se trataba de algo ya profetizado de antemano. Por esto su intervención en este caso fue la del que interpreta los designios de Dios, no la del que manda algo.

Hay aquí entre nosotros –dice- hombres que han andado en nuestra compañía. Fijémonos cómo quiere que el elegido sea un testigo ocular; aunque luego había de venir el Espíritu Santo, pone en esto un gran interés.

Hombres que han andado en nuestra compañía, y añade: todo el tiempo del ministerio público de Jesús, el Señor. Se refiere a los que han convivido con él, y no a los que sólo han sido discípulos suyos. Es sabido, en efecto, que eran muchos los que lo seguían desde el principio.

Y, así, vemos que dice el Evangelio: Era uno de los dos que, oídas las palabras de Juan, habían ido en seguimiento de Jesús.

Y prosigue: Todo el tiempo del ministerio público de Jesús, el Señor, es decir, desde el bautismo de Juan. Con razón señala este punto de partida, ya que los hechos anteriores nadie los conocía por experiencia, sino que los enseñó el Espíritu Santo.

Luego continúa diciendo: Hasta el día de la ascensión; es, pues, preciso que elijamos a uno de ellos para que, junto con nosotros, dé testimonio de la verdad de la resurrección. No dice: «Para que dé testimonio de la verdad de las demás cosas», sino taxativamente: Para que dé testimonio de la verdad de la resurrección. En efecto, había de ser más digno de crédito uno que pudiera afirmar: «Aquel mismo que comía, bebía y fue crucificado es el que ahora ha resucitado.» Por lo tanto, interesaba un testigo no de lo del tiempo pasado ni de lo del futuro ni de los milagros, sino escuetamente de la resurrección. Porque todas aquellas cosas eran patentes y manifiestas; la resurrección, en cambio, era algo oculto que sólo ellos conocían.

Y todos juntos oraron, diciendo: Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muéstranos. «Tú, no nosotros.» Muy acertadamente invocan al que conoce los corazones, ya que él, y nadie más, era el que tenía que hacer la elección. Y hablan a Dios con esta confianza, porque saben que la elección es algo absolutamente necesario.

Y no dicen: «Escoge», sino: «Muéstranos al elegido» -a

quién has elegido, dice el texto-, pues saben que Dios lo tiene todo determinado ya de antemano. Echaron suertes entre ellos.

Es que aún no se consideraban dignos de hacer por sí mismos la elección, y por esto deseaban alguna señal que les diera seguridad.”

Es significativo que hagamos hincapié en esta elección divina de san Matías, antes que una elección humana; o más bien, afirmar el discernimiento de lo que Dios “ya ha decidido” sobre un asunto concreto para poder “aplicar” ese Querer divino. En esta elección para ocupar el lugar de Judas, el otro candidato, Barsabás (el Justo), tenía un mejor Curriculm Viatae, porque se lo nombra primero y porque era considerado justo, y finalmente el designado fue el segundo en la lista y que simplemente se llamaba Matías, a quien eligió el Señor.

Muchas veces racionalizamos, analizamos y evaluamos para tomar decisiones en nuestras vidas o en nuestras comunidades eclesiales, pero no siempre buscamos sinceramente los que Dios quiere. ¿Nuestras ideas son mejores que las de Dios para fiarnos de Él? ¿Tal vez porque Dios no coincide con nuestros planes?

Y también resaltamos otro aspecto que nos indica san Juan Crisóstomo sobre la elección del nuevo apóstol: la condición para ser uno de los Doce consistía en ser testigo del Resucitado. No puedo pretender hacer un verdadero apostolado, si no he tenido la experiencia de un Cristo resucitado en mi vida. Sólo logro transmitir la fe desde esa convicción interior. Entonces sí podré ser un auténtico apóstol que dé la vida por el Señor, y no ser un simple recitador de la historia, milagros y parábolas de Jesús que se narran en los Evangelios. ¿Qué tipo de apóstol soy?

 

Oración: “San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra las perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tu príncipe de la milicia celestial arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.”

 

Catequesis para menores de 12 años

  • Se explica desde las ideas centrales de la catequesis anterior.
  • Reflexionamos las palabras: “No son ustedes los que me eligieron a mí, sino yo el que los elegí a ustedes, y los destiné para que vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero.”
  • En silencio meditamos con el corazón el significado de estas palabras y las compartimos.

Oración: Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día. No me dejes solo que me perdería. Hasta que alcance los brazos de Jesús, María y José.

 

  1. Cada uno de la familia dice una acción de gracias. Dios Padre, te damos gracias por

.

  1. Ahora, cada uno hace una petición. Dios misericordioso, te pedimos por

.

  1. Presentación de las ofrendas. En la Pascua, Jesús se ofrece como cordero sacrificado al Padre por nosotros. Ahora nosotros, unidos a Cristo, también podemos hacernos Eucaristía. En este momento, cada uno de la familia, dice cuál es la ofrenda que le presenta a Dios. Ejemplos: ayudar en casa, estudiar, rezar alguna oración, llamar a alguien para saludarlo, hacer un pequeño sacrificio, estar al servicio, etc..

 

  1. Oramos como Jesús nos enseñó: Padre nuestro…

 

  1. Nos damos la Paz del Señor, como gesto de amor.

 

  1. Oramos a nuestra Madre: Dios te salve María…

 

  1. Comunión espiritual: Creo, Jesús mío, que estás en el Santísimo Sacramento; te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Ya que ahora no puedo hacerlo sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. (breve silencio). Y ahora, como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno todo a Ti. No permitas, Señor, que jamás me separe de ti.

 

  1. Oremos: Dios y Padre nuestro, que das con abundancia dones celestiales a tu familia, por la intercesión de san Matías, dígnate recibirnos en la luz gloriosa de los santos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén

 

Sagrada Familia de Nazaret: Ruega por nosotros.

 

  1. Los padres se bendicen entre ellos y bendicen a los hijos, haciendo una cruz en la frente. Nos hacemos la Señal de la cruz diciendo: + El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la Vida eterna. Amen.

 

Sugerencias:

 

  1. El Papa: en mayo redescubramos la belleza de rezar el Rosario en casa. https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2020-04/papa-redescubramos-belleza-rezar-rosario-casa-mayo.html
  2. Hoy: creyentes de todo el mundo rezan a Dios

https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2020-05/14-mayo-oracion-universal-creyentes-contra-pandemia-coronavirus.html

 

  1. Formación: Curso de Mariología – Monseñor Munilla

https://www.youtube.com/watch?v=erildcnNaig&t=1187s

 

  1. Resumen de la vida de San Matías

https://www.youtube.com/watch?v=poW9z3iQmYI

Sobre el Autor

Familias Peregrinas

Familias Peregrinas

Desde Argentina, al servicio de las familias católicas para promover la oración familiar. Nuestras familias están llamadas a ser una verdadera Iglesia doméstica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.