fbpx
Espiritual

Oración personal y familiar Lunes 11 de mayo

oración personal Aleteia
Familias Peregrinas
Escrito por Familias Peregrinas

Logo fp

V Semana de Pascua (entrega nº 53)

 Lunes 11 de mayo de 2020

 

  1. + Señal de la cruz

 

  1. Ven, Espíritu Santo.

Ven, Espíritu divino, manda tu luz desde el cielo.

Padre amoroso del pobre; don, en tus dones espléndido; luz que penetra las almas; fuente del mayor consuelo.

 

 

  1. En presencia de Dios, pedimos perdón:
  • Tú que al resucitar renuevas todas las cosas: Señor, ten piedad. Señor, ten piedad.
  • Tú que nos llamas a transformar el mundo: Cristo, ten piedad. Cristo, ten piedad.
  • Tú que harás participar a todo el universo de la gloria de tu resurrección: Señor, ten piedad. Señor, ten piedad.

 

  1. Proclamamos el evangelio de Jesucristo según san Juan 14, 21-26

Catequesis para mayores de 12 años

 

Judas Tadeo, (el otro Judas, no el traidor) preguntó: «Señor, ¿por qué te vas a manifestar a nosotros y no al mundo?» ¡Qué buena pregunta! ¿Por qué Jesús se manifiesta a “nosotros” y no al “mundo”? Y la respuesta es el amor. “El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él.”

La respuesta está en el amor personal que nos tiene y el amor que nos pide para corresponder al suyo. El modo en que el Señor se manifiesta a sus discípulos es desde un amor personal, desde una relación personal. Jesús quiere entrar en relación de amor salvífico con cada uno de modo concreto y real, con nombre y apellido. Jesús no establece una conexión de modo abstracto, etéreo, generalista o globalizado, como quien “piensa” en Jesús o se “acuerda” de él durante el día.

Él quiere habitar en tu alma. Dios no habita en el mundo, habita en tu alma, si permites que Él lo haga. No busques a Dios en “el mundo”, en “la sociedad”, en “las ideas”, en “las obras humanas”, en “el mundo”. El Señor no está afuera, está dentro tuyo. Si estás libre del mundo, serás morada de Dios, y Él te ayudará a ser fiel a su Palabra para venir a habitar en ti. Oraba así San Agustín: “Señor, dame fuerza para lo que me pides, y pídeme lo que quieras”, y también: “Tú estabas dentro de mí, y yo afuera. Tú estabas conmigo y yo no estaba contigo.”

En este capítulo del Evangelio de Juan, se nos revela la Santísima Trinidad. Hay un dinamismo de las Personas divinas que buscan habitar en nuestras almas. Es el Hijo que manifiesta al Padre y que, si le creemos, amamos y obramos según su Palabra, habitarán con su Espíritu Santo en nuestras vidas. Esta unión mística, aunque imperfecta en este mundo que se da por la gracia habitual, la podemos experimentar en nuestras almas. A esta gracia la llamamos: inhabitación trinitaria.

Para que el Señor habite, nos exige el obediente amor a su voluntad. Dirá san Crisóstomo: “Esto es en verdad el amor: obedecer y creer al que se ama.” La obediencia es la confirmación de nuestro amor al Señor. Para sostenernos en esa Voluntad divina, tenemos una ayuda necesaria que es el mismo Espíritu de Dios. Cristo lo llama “Paráclito” que significa “llamado junto a uno”, el que camina a nuestro lado a fin de acompañar, consular, proteger, defender. Jesús habla de “otro Paráclito”, porque el mismo Cristo es el Abogado y Mediador en el cielo junto al Padre, y el Espíritu lo será mientras Cristo esté en el Cielo. El Espíritu nos sostiene en nuestro caminar.

Santos del día

San Antimo, mártir (+303).  Antimo se escondió en una villa (Vía Salaria) en Roma por haber convertido a un sacerdote del dios pagano Silvano y haber destruido una representación de esta deidad. Una vez descubierto, fue arrestado y martirizado y luego enterrado en el lugar donde solía rezar.

San Francisco de Jerónimo. Nació en Grottaglie, cerca de Taranto, en 1642. Este elocuente misionero jesuita, al que llamaban «el apóstol de Nápoles», se distinguió por su ilimitado celo en favor de la conversión de los pecadores y por su amor a los pobres, los enfermos y los oprimidos. A los 24 años recibió la ordenación sacerdotal y a los 28 ingresó en la Compañía de Jesús. Lo nombraron predicador de la Iglesia del Gesú Nuovo, de Nápoles donde asistían 15.000 fieles a sus misas. Se dice que convertía por lo menos a unos 400 pecadores al año. El Santo visitaba las prisiones, los hospitales y no vacilaba en seguir a los pecadores hasta los antros del vicio, donde algunas veces fue brutalmente maltratado. Murió en el año 1716.

San Ignacio de Láconi, religioso capuchino. Ignacio significa: Aquel que es ardiente. Francisco Ignacio Vicente Peis, segundo de nueve hermanos, nació en Láconi (Cerdeña) en 1701. Sus padres, aunque materialmente eran pobres, lo educaron en el cumplimiento de los preceptos cristianos.

Desde muy joven Ignacio practicaba severas mortificaciones. Ingresó a la Orden Franciscana en 1721 donde fue fiel al carisma del despojo de cualquier tipo de riqueza material, el servicio a los leprosos y vivir radicalmente la perfección evangélica para seguirlo al Señor.

En el convento fue el encargado de la limosna, que cumplió con espíritu realmente franciscano. Era paciente, agradecido, amable; poseía las cualidades del buen limosnero. Un ejemplo vivo de pobreza, pero también de absoluta disponibilidad hacia los pobres, los necesitados de todo género, los leprosos del espíritu más que del cuerpo, esto es, los pecadores, a muchos de los cuales él llevó al buen camino. Predicaba por las plazas y tabernas del puerto, pedía incansablemente limosnas para socorrer las miserias de los pobres. Un pastor protestante escribió sobre Fray Ignacio: “Nosotros vemos mendigar todos los días por la ciudad a un santo viviente, que es un fraile laico de los Capuchinos y que se ha ganado con muchos milagros la veneración de sus compatriotas”. Los habitantes de Cagliari llamaban “padre santo”. Ello lo estimaban porque veían en él al verdadero discípulo de Cristo.

Llevaba fama de santo y de sembrador de milagros; pero él, en su profunda humildad, se las arreglaba para ocultar esa gracia que Dios le había dado, acudiendo a la sencilla estratagema de envolver los milagros y curaciones instantáneas en prácticas de medicina popular y en chistosas ocurrencias como tocar al enfermo con un palo de escoba o darles unas migas de pan.

Dos años antes de su muerte quedó ciego, pero siguió observando escrupulosamente la vida común con todas las reglas del convento. Falleció el 11 de mayo de 1781.

 

Oración: “San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra las perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tu príncipe de la milicia celestial arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.”

 

Catequesis para menores de 12 años

  • Se proclama el evangelio y se ayuda a los niños a recomponer el relato, buscando los detalles.
  • Se explica desde las ideas centrales de la catequesis de adultos (el texto anterior).
  • Reflexionamos las palabras: “El Paráclito que el Padre enviará os enseñará todo”
  • En silencio meditamos con el corazón el significado de estas palabras y las compartimos.

Oración: Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día. No me dejes solo que me perdería. Hasta que alcance los brazos de Jesús, María y José.

 

  1. Cada uno de la familia dice una acción de gracias. Dios Padre, te damos gracias por

.

  1. Ahora, cada uno hace una petición. Dios misericordioso, te pedimos por

.

  1. Presentación de las ofrendas. En la Pascua, Jesús se ofrece como cordero sacrificado al Padre por nosotros. Ahora nosotros, unidos a Cristo, también podemos hacernos Eucaristía. En este momento, cada uno de la familia, dice cuál es la ofrenda que le presenta a Dios. Ejemplos: ayudar en casa, estudiar, rezar alguna oración, llamar a alguien para saludarlo, hacer un pequeño sacrificio, estar al servicio, etc..

 

  1. Oramos como Jesús nos enseñó: Padre nuestro…

 

  1. Nos damos la Paz del Señor, como gesto de amor.

 

  1. Oramos a nuestra Madre: Dios te salve María…

 

  1. Comunión espiritual: Creo, Jesús mío, que estás en el Santísimo Sacramento; te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Ya que ahora no puedo hacerlo sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. (breve silencio). Y ahora, como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno todo a Ti. No permitas, Señor, que jamás me separe de ti.

 

  1. Oremos: Te suplicamos, Señor, que protejas siempre a tu familia, y por la resurrección de tu Hijo único defiéndela de todo mal y cólmala con los dones celestiales. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

 

Sagrada Familia de Nazaret: Ruega por nosotros.

 

  1. Los padres se bendicen entre ellos y bendicen a los hijos, haciendo una cruz en la frente. Nos hacemos la Señal de la cruz diciendo: + El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la Vida eterna. Amen.

 

Sugerencias:

  1. Fray Nelson Medina «Todo o nada»: ¿Es posible también para nosotros? – Una reflexión sobre la radicalidad

https://www.youtube.com/watch?v=1cekBeNKvFc

 

  1. Escuchar: Canto Gregoriano – Coro de monjes del Monasterio Benedictino de Santo Domingo de Silos

https://www.youtube.com/watch?v=VSVw4hHZb9o

 

TIEMPO PARA ORAR

Tenemos la gracia de vivir un tiempo personal y familiar para recorrer un camino espiritual y glorificar el Santo Nombre de Dios en este Tiempo Pascual.

Ante la cuarentena que se está extendiendo, es una gran oportunidad que tenemos para dedicarle tiempo a nuestra alma, a nuestra familia y a Dios. Es un tiempo para que nuestra casa deje de ser un lugar de encierro para transformarla en un templo de oración. Por ello les ofrecemos esta guía de oración personal y familiar,[1] realizada por un sacerdote de Fasta, para las Familias peregrinas que buscan habitar en Dios.

Para hacer Oración Familiar, dejamos todos previsto: apagamos los celulares y la pantalla, sin prisa por la comida, generamos un ambiente de silencio, etc. De este modo seremos una Iglesia en nuestro hogar. Se reúne la familia en una sala de la casa en torno una mesa, cubierta con un mantel blanco, colocamos un crucifijo, una imagen de la Sagrada Familia o de la Virgen María, y en el centro la Biblia junto a una vela encendida. Los padres, o uno de ellos, son los responsables de guiar a los hijos en este momento de oración para entrar en alabanza y diálogo con Dios.      

[email protected]

Instagram: familiasperegrinas.fe

 

[1] Las fuentes son: Diversos comentarios bíblicos de La Biblia, homilías de los Papas, Padres de la Iglesia, Catecismo de la Iglesia Católica, vatican.va, fraynelson.com, catholic.net, ewtn.com, aciprensa.com, vaticannews.va, mercaba.org, aleteia.org

 

Sobre el Autor

Familias Peregrinas

Familias Peregrinas

Desde Argentina, al servicio de las familias católicas para promover la oración familiar. Nuestras familias están llamadas a ser una verdadera Iglesia doméstica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.