fbpx
Espiritual

Oración Familiar y Personal Jueves 30 de abril

oración personal Aleteia
Familias Peregrinas
Escrito por Familias Peregrinas

Logo fp

III Semana de Pascua (entrega 39)

Jueves 30 de abril de 2020

  

  1. + Señal de la cruz.

 

  1. Ven, Espíritu Creador. Aleja de nosotros al enemigo, danos pronto la paz, sé nuestro director y nuestro guía, para que evitemos todo mal.

Por ti conozcamos al Padre, al Hijo revélanos también; Creamos en ti, su Espíritu, por los siglos de los siglos.

Gloria a Dios Padre, y al Hijo que resucitó, y al Espíritu Consolador, por los siglos de los siglos. Amén.

 

 

  1. En presencia de Dios, pedimos perdón:
  • Señor, ten misericordia de nosotros. (Respondemos) Porque hemos pecado contra ti.
  • Muéstranos, Señor, tu misericordia. (Respondemos) Y danos tu salvación.

 

  1. Proclamamos Hechos de los Apóstoles 8,26-40 y el evangelio de Jesucristo según san Juan 6,44-51

Catequesis para mayores de 12 años

¡Qué maravilloso encuentro de Felipe con el Etíope! El eunuco pertenecía a la corte de la reina de Etiopía (al sur de Egipto). Felipe anuncia el Evangelio a partir de la Sagrada Escritura. De igual modo, Jesús había explicado a los discípulos de Emaús su muerte, resurrección y glorificación comenzando por Moisés y continuando por los profetas.

Este anuncio de Felipe es un hecho relevante en la expansión del cristianismo. Se detallan los pasos de la acción apostólica: el discípulo de Cristo, que es movido por el Espíritu Santo, obedece con prontitud su mandato y predica la Palabra de Dios contendida en la Sagrada Escritura. El apóstol acompaña a quien se dispone a escuchar al Señor y se deja iluminar por el Espíritu. Finalmente, ante la aceptación por la fe de la Pascua de Cristo, el funcionario real es bautizado por el apóstol Felipe. A los eunucos y los extranjeros se les prohibía incorporarse al pueblo elegido por su condición. Desde ahora, esta exclusión quedó superada por el bautismo de este extranjero. La conversión llega a todo hijo de Dios si hay un apóstol del Evangelio que lo disponga para tal fin. Este nuevo nacimiento espiritual a la gracia de Dios nos indica la importancia de la Sagrada Escritura para la evangelización y también la necesidad de una adecuada interpretación.

Si aplicamos el Evangelio de hoy, vemos que el Etíope fue “instruido por Dios” en su interior para encontrarse con Jesucristo: “Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre que me envió; y yo lo resucitaré en el último día.”

El evangelio de San Juan nos dice que Señor Jesús concede Vida eterna porque Él es el Pan de Vida eucarístico. Jesús es el verdadero cordero llevado al matadero que se hace sacrificio por nosotros. Leemos en el Catecismo: “Jesucristo está presente en la Eucaristía de modo único e incomparable. Está presente, en efecto, de modo verdadero, real y sustancial: con su Cuerpo y con su Sangre, con su Alma y su Divinidad. Cristo, todo entero, Dios y hombre, está presente en ella de manera sacramental, es decir, bajo las especies eucarísticas del pan y del vino. La Eucaristía es memorial del sacrificio de Cristo, en el sentido de que hace presente y actual el sacrificio que Cristo ha ofrecido al Padre, una vez por todas, sobre la Cruz en favor de la humanidad. El sacrificio de la Cruz y el sacrificio de la Eucaristía son un único sacrificio. Son idénticas la víctima y el oferente, y sólo es distinto el modo de ofrecerse: de manera cruenta en la cruz, incruenta en la Eucaristía.

En la Eucaristía, el sacrificio de Cristo se hace también sacrificio de los miembros de su Cuerpo. La vida de los fieles, su alabanza, su sufrimiento, su oración y su trabajo se unen a los de Cristo. En cuanto sacrificio, la Eucaristía se ofrece también por todos los fieles, vivos y difuntos, en reparación de los pecados de todos los hombres y para obtener de Dios beneficios espirituales y temporales. También la Iglesia del cielo está unida a la ofrenda de Cristo.

Santo del día: Cada 30 de abril la Iglesia celebra la fiesta de San Pío V, quien salvó a la Iglesia y a Europa de la invasión musulmana en la famosa batalla de Lepanto y con el auxilio de la Virgen del Rosario. Antonio Chislieri nació en una familia pobre de Italia en 1504.

En la juventud, ingresó a la Orden de los Predicadores para ser fraile. Tiempo después lo consagraron como Obispo.  El santo recorría a pie los pueblos alertando a los fieles de los errores de los evangélicos y luteranos. Muchas veces lo quisieron matar, pero él siguió anunciando la verdad. El Papa lo nombró cardenal y le encargó dirigir a la Iglesia en defensa de la recta doctrina. Cuando murió el Papa Pío IV, lo eligieron como el nuevo Obispo de Roma. San Pío V pidió que lo que se iba a gastar en el banquete a los políticos y militares se empleara en ayuda para los pobres y enfermos. El Pontífice tenía mucha devoción por la Eucaristía, la Virgen y el rezo del Santo Rosario, que recomendaba a todos los que podía. Ordenó que los Obispos y párrocos vivan en el sitio donde habían sido nombrados para que no descuiden a sus fieles, publicó un nuevo Misal y una nueva edición de la Liturgia de las horas, así como un nuevo catecismo. Pío V se vestía con el hábito blanco, propio de los frailes dominicos. Desde él, los Sumos Pontífices comenzarán a utilizar la sotana blanca, que antes era roja.

Durante el pontificado de San Pío V los musulmanes amenazaron invadir Europa y acabar con la religión católica. Iban desde Turquía arrasando con las poblaciones católicas y anunciando que la Basílica de San Pedro sería la pesebrera para sus caballos. Ningún rey quería enfrentarlos. El Papa buscó la ayuda de los líderes europeos y organizó una gran armada con barcos. Pidió que todos los combatientes fueran a la batalla confesados y habiendo comulgado en Misa. Mientras ellos iban a combatir, el Pontífice y los fieles recorrían descalzos las calles de Roma rezando el Rosario. Empezó el combate el 7 de octubre con el viento en contra para los católicos hasta que de un momento a otro se cambió de dirección, entonces los cristianos se lanzaron al ataque y obligaron a los musulmanes a retroceder.

San Pío V, sin haber recibido noticias de lo sucedido, se asomó por la ventana y dijo a los cardenales: «Dediquémonos a darle gracias a Dios y a la Virgen Santísima, porque hemos conseguido la victoria». El Papa como agradecimiento mandó que cada 7 de octubre se celebre la fiesta de Nuestra Señora del Rosario y que en las letanías se incluya «María, Auxilio de los cristianos, ruega por nosotros» (algo que propagó un santo llamado San Juan Bosco siglos después). Falleció en 1572.

Catequesis para menores de 12 años

  • Se proclama el evangelio y se ayuda a los niños a recomponer el relato, buscando los detalles.
  • Se explica desde las ideas centrales de la catequesis de adultos (el texto anterior).
  • Reflexionamos las palabras: “Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la Vida del mundo.”
  • En silencio meditamos con el corazón el significado de estas palabras y las compartimos.

 

Oración: Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día. No me dejes solo que me perdería. Hasta que alcance los brazos de Jesús, María y José.

 

  1. Cada uno de la familia dice una acción de gracias. Dios Padre, te damos gracias por

.

  1. Ahora, cada uno hace una petición. Dios misericordioso, te pedimos por

.

  1. Presentación de las ofrendas. En la Pascua, Jesús se ofrece como cordero sacrificado al Padre por nosotros. Ahora nosotros, unidos a Cristo, también podemos hacernos Eucaristía. En este momento, cada uno de la familia, dice cuál es la ofrenda que le presenta a Dios. Ejemplos: ayudar en la cocina o con la limpieza, estudiar, no molestar, rezar alguna oración, llamara a alguien para saludarlo, hacer un pequeño sacrificio, servir a un hermano o cónyuge, etc..

 

  1. Oramos como Jesús nos enseñó: Padre nuestro…

 

  1. Nos damos la Paz del Señor, como gesto de amor.

 

  1. Oramos a nuestra Madre: Dios te salve María…

 

  1. Comunión espiritual: Creo, Jesús mío, que estás en el Santísimo Sacramento; te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Ya que ahora no puedo hacerlo sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. (breve silencio). Y ahora, como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno todo a Ti. No permitas, Señor, que jamás me separe de ti.

 

  1. Oremos: Dios de misericordia, que abres las puertas del Reino de los cielos a los renacidos por el agua y el Espíritu Santo, aumenta en tus hijos el don de la gracia, para que, purificados de todos sus pecados, puedan gozar de los bienes prometidos. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

 

  1. Sagrada Familia de Nazaret: Ruega por nosotros.

 

  1. Los padres se bendicen entre ellos y bendicen a los hijos, haciendo una cruz en la frente. Nos hacemos la Señal de la cruz diciendo: + El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la Vida eterna. Amen.

Sugerencias:

1.En este mes de mayo, especialmente rezar el santo Rosario.

  1. Canción: Felipe y el Etíope https://www.youtube.com/watch?v=GM_VHHbHaPk
  2. La batalla de Lepanto https://www.youtube.com/watch?v=Eosx9vD9Gf8
  3. Canción de la Eucaristía (Valivan)   https://www.youtube.com/watch?v=LhfE8uo0VaE

 

TIEMPO PARA ORAR

Tenemos la gracia de vivir un tiempo personal y familiar para recorrer un camino espiritual y glorificar el Santo Nombre de Dios en este Tiempo Pascual.

Ante la cuarentena que se está extendiendo, es una gran oportunidad que tenemos para dedicarle tiempo a nuestra alma, a nuestra familia y a Dios. Es un tiempo para que nuestra casa deje de ser un lugar de encierro para transformarla en un templo de oración. Por ello les ofrecemos esta guía de oración personal y familiar,[1] realizada por un sacerdote de Fasta, para las Familias peregrinas que buscan habitar en Dios.

Para hacer Oración Familiar, dejamos todos previsto: apagamos los celulares y la pantalla, sin prisa por la comida, generamos un ambiente de silencio, etc. De este modo seremos una Iglesia en nuestro hogar. Se reúne la familia en una sala de la casa en torno una mesa, cubierta con un mantel blanco, colocamos un crucifijo, una imagen de la Sagrada Familia o de la Virgen María, y en el centro la Biblia junto a una vela encendida. Los padres, o uno de ellos, son los responsables de guiar a los hijos en este momento de oración para entrar en alabanza y diálogo con Dios.      

[email protected]

Instagram: familiasperegrinas.fe

[1] Las fuentes son: Diversos comentarios bíblicos de La Biblia, homilías de los Papas, Padres de la Iglesia, Catecismo de la Iglesia Católica, vatican.va, fraynelson.com, catholic.net, ewtn.com, aciprensa.com, vaticannews.va, religionenlibertad.com

 

Sobre el Autor

Familias Peregrinas

Familias Peregrinas

Desde Argentina, al servicio de las familias católicas para promover la oración familiar. Nuestras familias están llamadas a ser una verdadera Iglesia doméstica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.