Sus primeros pantalones (Long Pants)

192760 min

Cuando Harry recibe sus primeros pantalones largos, lo primero que hace es intentar impresionar a las chicas. Por desgracia, se enamora de la menos adecuada... (FILMAFFINITY)

Disponible en:

Crew & Casts

Directing

Camera

Elgin Lessley

Director of Photography

Glenn Kershner

Director of Photography

Editing

Production

Harry Langdon

Executive Producer

Más información:

Si estás enamorado no puedes casarte con otra

Harry Langdon, fue el cómico grande menos atrayente de la Edad de Oro… aunque fue también muy interesante. Y creo que, lo que lo distancia un poco de mis mayores afectos, es esa carita de mimo-bebé desorientado en el que se oculta un pequeño lobo que pugna por salir a flote. Pero, es eso mismo lo que determina una personalidad realmente atractiva, pues, además de original, resulta bastante cercana a un buen número de seres de carne y hueso como los que cruzan por nuestra calle.

Todos conocemos gente con aspecto infantil y con una interioridad en la que se adivinan macabros potenciales (en mi país tenemos algunos políticos de este estilo) y es increíble ver como seducen y engañan a la gente con sus aspectos inocentes y “nobles”. Pero, el bebé de Langdon (emanado de un hombre de 42 años al momento de rodar estos filmes), con esos gestos y ese maquillaje de mimo-triste -también pareciera un muerto con ganas de volver a la vida- no teme delatar que es una máscara lo que lo hace lucir como un niño muy frágil.

Empero, cuando las situaciones lo acosan -y no obstante que, en principio, delata una ingenuidad y una capacidad de autoengañarse que bordean un triste síndrome- él sabe ser lo bastante recursivo como para mantenerse a flote mientras nos anima a reírnos con las situaciones que provoca.

Tambien la ropa de Langdon pesa mucho en su personalidad, pues es el traje de un hombre, pero su saco parece ser el que utilizara en su primera comunión y al cual se aferra porque no consigue superar al niño que lleva dentro. Esa doble personalidad es contrastante, y en cada situación, ambas se manifiestan con una ambivalencia que resulta muy atrayente. En tal sentido, Langdon no es “apto para todo público” porque, es un poco más allá de su epidermis, donde brilla el encanto de ese pequeño ser que, de entrada, no despierta suficiente entusiasmo.

“SUS PRIMEROS PANTALONES” y “El hombre cañón”, sobrellevan cualquier merecimiento que pueda hacérsele a Harry Langdon. Ambas son obras de Frank Capra, quien hacía aquí sus primeros pinitos como realizador y dejaba ya sentado que tenía mucho, pero mucho, para dar en busca de la interioridad humana.

La historia de este filme tiene su aire: La madre de Harry vive empeñada en que su hijo siga usando pantalones cortos porque estos “lo mantienen alejado de la calle y de los problemas”. Pero el padre cree que ya es hora de que use unos bien largos y se responsabilice con ellos. Cuando se los pone, la suerte se pone de su lado y una linda chica, Bebe Blair, aparece ante su vista… pero ella está en problemas y desaparece pronto dejándolo enamorado. Este extraño flirt, lo deja dispuesto a deshacerse de su novia a como dé lugar y empieza así una lucha por su nuevo amor en una comedia-drama donde emanará, un raro, pero cierto aroma a Shakespeare.

Queda entre mis recuerdos la escena con el maniquí-policía y, como ya lo he dicho, esa doble personalidad que asciende y desciende con indudable encanto.

Luis Guillermo Cardona en FilmAffinity

Sea el primero en hacer una reseña “Sus primeros pantalones (Long Pants)”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todavía no hay reseñas