fbpx
Actualidad Espiritual

–Video: el padre Santiago Martín plantea: ¿Qué les daremos a los fieles cuando vuelvan? ¿Unidad o división?

Paradójicamente, lo que más se ha consumido en estos dos meses han sido, en primer lugar, pornografía, y, en segundo, materiales de tipo religioso.

No obstante, es mucha la gente que los ha vivido santamente: en recogimiento, oración y piedad; y mucha otra que se ha convertido, y espera el momento de volver a la Iglesia a rehacer su vida espiritual y a encontrarse con Dios.

Teniendo presente la situación actual de la Iglesia, pregunta: ¿Qué se les va a ofrecer? Indudablemente, no podrán ser pautas de higiene y de cómo sentarse en los templos…

En este excelente editorial, el P. Santiago Martín habla claro, y plantea de manera muy inteligente lo que espera a la Iglesia y a los Sacerdotes al momento de reabrir los templos después de dos meses de cuarentena en los que mucha gente ha vuelto su mirada a Dios. El video es imperdible y sin desperdicio. Citamos algunos de los lúcidos cuestionamientos que hoy nos plantea.

El padre Santiago comienza precisando que “la desescalada” es el procedimiento para salir poco a poco de las medidas excepcionales tomadas por los gobiernos con motivo de la crisis causada por la pandemia del coronavirus, y para volver al restablecimiento de la vida normal. Pero advierte que es como bajar de una montaña, y ello puede suponer igual o aún mayor peligro que el subirla.

En Roma, se volverá al culto público a partir del 4 de mayo. Pero entonces ¿qué se le dará a la gente? No se puede seguir en las mismas, en medio de una “guerra civil” intra eclesial que desconcierta, defrauda y divide. Entonces se correría el riesgo de que lo único que se les pueda ofrecer a los fieles no sea más que una guía de cómo sentarse siguiendo las normas de higiene.

Y plantea muy seriamente, entre otras cosas, las siguientes:

“Si los gobiernos reclaman unidad para poder hacer frente a la crisis, ¿no tendrá la Iglesia también que mostrar y ofrecer unidad a esos fieles que vuelven a ella después de haber hecho una profunda experiencia de Dios? Pero…, ¿Unidad en torno a qué?”.

Aquí hacemos un paréntesis para decir que a lo que se refiere el padre Santiago Martín, “lo que la gente reclama”, coincide con la que ha sido siempre, por mandato de Cristo, la Misión de la Iglesia. Veamos lo que dice…

“La Iglesia tiene que ofrecer lo que los fieles reclaman. Y lo que los fieles reclaman es Dios. Esta gente que vuelve a la Iglesia es mucho más religiosa que la que había hace dos meses. Incluso aquellos que eran profundamente religiosos hace dos meses. Y esta Iglesia, si no le ofrece a esa gente la espiritualidad que necesitan, les va a defraudar y se pagarán gravemente las consecuencias”.

“¿Pero cómo se puede ofrecer la unidad? La unidad solamente se puede ofrecer en torno a Dios, en torno a Cristo, en torno a su Mensaje… En torno a la Palabra de Dios y a la Tradición, entendida como transmisión del Fuego de Cristo que Él vino a traer a la tierra.

¿Pero cómo vamos a transmitir el Fuego de Cristo, si muchos han dejado de creer que Cristo sea Dios? No lo declaran, pero piden y exigen que su mensaje “se adapte al mundo”…

Esa Iglesia que cercena, que corta, que fracciona, que echa fuera una parte del mensaje, que considera que son cenizas los Dogmas que nos sirven como las grandes columnas que sostienen nuestra fe, la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía, la exigencia de que no se puede comulgar sin estar en Gracia de Dios, la Virginidad perpetua de la Santísima Virgen María, la existencia de la Vida Eterna y de un Juicio previo a la entrada a esa vida eterna marcado por la Misericordia y por la Justicia de Dios”.

“Si queremos ofrecer auténtica unidad a estos fieles que regresan, si queremos ofrecerles lo que ellos demandan, que es Espiritualidad y que es Dios, sólo podemos hacerlo en torno a la Palabra y a la Tradición. O eso, o seguirá la “guerra civil”.

La gente nos pide a Dios. La gente vuelve a reclamarnos lo esencial. Y no que le hablemos de la “pachamama”, de que tenemos que hacer la Comunión para todo el mundo –incluidos los protestantes–, o que hay que plantearse las sacerdotisas… Todo eso es algo que genera división.

Aquí, el padre Santiago Martín, definitivamente, puso el dedo en la llaga.

Insisto: o volvemos a lo esencial, a Cristo, al respeto de la Palabra y a aquella Tradición que nos ha transmitido íntegro el Mensaje…, insisto, insisto, insisto…, o continuará la ‘guerra civil’, y estaremos defraudando a esos hombres que esperan de nosotros que seamos los vínculos que ellos necesitan para encontrarse con Dios“.


Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment