fbpx
Actualidad

¡Muy Grave! Llamadas filtradas entre Biden y Presidente Poroshenko revelan «Quid Pro Quo» pidiendo despedir al Fiscal General de Ucrania

Biden call with Poroshenko
Biden call with Poroshenko

Las llamadas telefónicas filtradas entre Joe Biden y el ex presidente ucraniano Petro Poroshenko detallan explícitamente el acuerdo quid-pro-quo (Un favor o ventaja otorgado a cambio de algo) para despedir al ex Fiscal General ucraniano Victor Shokin, de quien Poroshenko admite que no hizo nada malo, a cambio de $ 1 billón US en garantías de préstamos estadounidenses.

Las llamadas fueron filtradas por el parlamentario ucraniano  Andrii Derkach , quien dice que las grabaciones de «voces similares a Poroshenko y Biden» le fueron entregadas por periodistas de investigación que afirman que Poroshenko las hizo.

Se le acusa a Biden de usar su cargo como Vicepresidente y hombre clave en las relaciones con Kiev en 2016 para ayudar a Burisma, una compañía de energía ucraniana, en la que su hijo ocupaba un puesto en la Junta Directiva y de la cual había recibido bastante dinero, para evitar los daños de una investigación criminal.

Afirman que Shokin estaba supervisando una investigación criminal activa sobre Burisma y que Biden en ese momento le dijo al presidente ucraniano, Petro Poroshenko, que Estados Unidos retendría $ 1 billón US en garantías de préstamos a menos que Shokin fuera despedido.

En el audio filtrado el 18 de febrero de 2016 se escucha la siguiente conversación entre Biden y Poroshenko:

Ayer me reuní con el Fiscal General Shokin [dice Poroshenko]. Y a pesar de que no teníamos cargos de corrupción, ni tenemos ninguna información comprometeodra sobre él, le pedí especialmente que renunciara…En su, uh, posición como persona de estado. Y a pesar de que tiene un apoyo en el poder. Y al finalizar mi reunión con él, prometió darme la renuncia. Hace una hora me trajo la declaración escrita de su renuncia. Y  este es mi segundo paso para cumplir mis promesas«.

A lo que Biden respondió: «Estoy de acuerdo».

Cuatro semanas después, el 22 de marzo de 2016, Biden dice:

Dime que hay un nuevo gobierno y un nuevo Fiscal General. Estoy preparado para hacer una firma pública del compromiso por el billón de dólares. «

Poroshenko le habrío dicho a Biden que uno de los principales candidatos es el hombre que reemplazó a Shokin, Yuriy Lutsenko, quien luego declaró que  Hunter Biden y sus socios comerciales estaban recibiendo millones de dólares en compensación de Burisma.

Luego, el 13 de mayo de 2016, Biden felicita a Poroshenko por «conseguir al nuevo Fiscal General», diciendo que será «crítico para él trabajar rápidamente para reparar el daño que Shokin hizo».

Y soy un hombre de palabra«, agregó Biden. 

«Y ahora que el nuevo Fiscal General está en su lugar,  estamos listos para pasar a firmar esa garantía de préstamo de un billón de dólares «.

Poroshenko agradece a Biden por el apoyo y dice que fue un «desafío muy difícil y un trabajo muy difícil».

Todas las llamadas telefónicas están disponibles en el video en la parte superior de este artículo.

Al Presidente Trump injustamente lo acusaron de haber incurrido en un Quid Pro Quo con el nuevo Presidente de Ucrania, a raíz de una llamada telefónica cuya transcripción fue hecha pública por el mismo Trump, en que se demostró que no se configuró Quid Pro Quo, puesto que el Presidente Trump nunca condicionó la ayuda económica a Ucrania a que el Presidente Zelenski investigara a Biden por corrupción, por presionar el despido del Fiscal General por intereses personales.

El Gobierno de Trump entregó el dinero de cooperación a Ucrania en Septiembre 11, 2019, U$ 250 millones de dólares en la Iniciativa de Asistencia de Seguridad de Ucrania del Pentágono y U$141.5 millones en financiamiento militar extranjero, que el Departamento de Estado aprobó por separado, según fuentes del Congreso.

Además los testigos que supuestamente había en su contra, terminaron admitiendo que no tenían pruebas de eso y que no les constaba nada, ni siquiera habían tenido acceso a Trump ni al contenido de la llamada.

Mientras que esta llamada de comprobarse verídica, terminaría por demostrar que el entonces vicepresidente Biden sí incurrió claramente en un tráfico de influencias.

Sobre el Autor

Ximena Sanz de Santamaría

Ximena Sanz de Santamaría

Ximena Sanz de Santamaría, abogada y analista política internacional con MBA de la Universidad Camilo José Cela de Madrid, España y estudios en Management en USA. Comprometida con la defensa de los valores cristianos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.