fbpx
Actualidad Fe Testimonios

[Viral…] –¿Quién dijo que el Cristo este año no sale?

imagen
Avatar
Escrito por Redacción R+F
¡Difunde la cultura de la Vida!

Luego de la publicación y de la “viralización” de esta sentida y bella composición, pudimos saber quién es realmente su autor: se trata del señor José Antonio Gallego Gordillo, quien lo publicó originalmente en su perfil de Facebook el 15 de marzo de 2020, mucho antes de su posterior difusión.

El poema original fue dedicado a las hermandades de Aguilar de la Frontera, un pueblo de Córdoba, en ESPAÑA, y “por eso se nombran las hermandades de aquí”, dice su autor.

Disfrutémoslo…

¡Difunde la cultura de la Vida!

Luego de la publicación y de la “viralización” de esta sentida y bella composición, pudimos saber quién es realmente su autor: se trata del señor José Antonio Gallego Gordillo.

Originalmente fue publicado en su perfil de Facebook, el 15 de marzo de 2020, mucho antes de su posterior difusión. El poema original fue dedicado a las hermandades de Aguilar de la Frontera, un pueblo de Córdoba, en ESPAÑA, y “por eso se nombran las hermandades de aquí”, dice su autor.

Agradecemos a don José Antonio Gallego Gordillo, por las aclaraciones pertinentes. Como lo dijimos en su momento, estuvimos rastreando la publicación original, pero no la encontramos, debido quizás a la configuración de privacidad de su cuenta. Lo cierto es que se difundió, y a nosotros nos llegó por whatsapp, sin ninguna referencia.


¿Quién ha dicho esas historias?,
¿que el Cristo este año no sale?,
si está vestido de blanco,
de azul, en los hospitales…

¿Quién dice que el Nazareno
no puede hacer penitencia,
si están todos atendiendo
a enfermos en las urgencias?

¿Cómo que Jesús Caído
no saldrá el Miércoles Santo?
Mírale tú en nuestros médicos
que caen rendidos, exhaustos,
con humildes cireneos
ayudando a cada paso:
celadores, enfermeras, administrativas,
codo a codo, sin descanso.

Igual que en la Borriquita
pasó Jesús por la tierra,
nuestros héroes camioneros
pasan las noches en vela
para abastecer mercados
de barrio, farmacias, tiendas…

Ejército, Guardia Civil, Policía,…
patrullan calles desiertas,
y no están con sus familias
sino cuidando a las nuestras.
Y lejos de las ciudades,
Jesucristo está doblado
sobre los surcos de tierra,
se hace a la mar en un barco,
tiende cables, cava pozos
o pastorea el ganado.

Nadie diga que el Señor
no está en las calles presente,
cuando en las Iglesias solitarias
los Sacerdotes celebran Misa diariamente.

Nadie diga que el Cautivo
no va a salir este año,
mientras haya una voz buena
llamando al que está encerrado.

Nadie diga que el Gran Poder
no va en su anda,
cuando tantas vidas orantes
se ofrecen y aman.

Con cansancio en la mirada,
con buen humor, sin fallarnos,
también Cristo está presente
en cualquier supermercado,
reponiendo estanterías
o a pie de caja cobrando.

Jesús viene en un camión
de blanco y verde pintado,
recoge nuestros desechos
y se va sin ser notado.

Cuando veo a tanta gente
que a los suyos ha enterrado,
siento que también salió
la Piedad del barrio bajo,
la Virgen de las Angustias

con su Hijo en el regazo.

Y aunque a todos nos asuste
el pasar por el Sepulcro,
ahí está la fortaleza
de Aquel que ha vencido al mundo.

Tal vez no haya procesiones
con imágenes talladas
pero ya ves, Cristo sale
al encuentro de tu alma,
en mil rostros escondido,
sin cirios y sin campanas.

Que aunque no haya procesiones
por España en primavera,
seguirá oliendo el incienso
que pone su gente buena.

El amor salta las tapias,
el corazón no se encierra;
será una “Semana Santa”
más que nunca, y verdadera.

Compartimos con ustedes el poema del señor José Antonio Gallego Gordillo, declamado por Feliciano Hidalgo Garrote, un lector de razonmasfe.com


Fuentes y Autor:

En el momento de publicar esta hermosa pieza, y hasta el momento, aún no hemos podido establecer quién es el autor de la misma. Nos llegó a través del whatsapp, por medio de un conocido, a quien a su vez le llegó con esta nota: “No sé quien me pasó este texto, y se lo agradeceré por siempre, pero, como me sacó las lágrimas, se lo paso para que lo goce en su fe. Es español, por supuesto”. Nada más.

Rastreando, en la web, sólo aparece una mención de alguien que lo publicó a través de Facebook en la Red Sanar, también con una anotación: “Lo publicó el padre Alvaro Sáenz y me pareció realmente conmovedor (Es de España). No sabemos si el padre al que se menciona es su autor, o quien la publicó inicialmente.

Continuaremos buscando…

Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

7 Comments

  • Extraordinaria poesía que llega a lo más profundo de los que la leen. Nos gustaría, si es posible saber el nombre del autor. gracias.

  • Me ha encantado y emocionado.
    Me he atrvido a recitarla con música de fondo y me gustaria saber si la puedo compartir con autorización por supuesto.
    Gracias.

  • Deseo saber quién es el autor del poema que publican: “¿Quién ha dicho esas historias?,
    ¿que el Cristo este año no sale?”. ¡Es precioso!
    Desde Buenos Aires, un afectuoso saludo.

  • ¿QUIÉN HA DICHO ESAS HISTORIAS?
    31 mar 2020: S. Benjamín, Dc; Sta. Balbina, Vg.

    El Arzobispo de Lima, Mons. Carlos Castillo, nos ha dado una bella y alentadora exhortación para prepararnos a esta SEMANA SANTA. De modo especial, en este año en que padecemos en todo el mundo el flagelo de virus tan mortífero.
    Al final de sus reconfortantes palabras, el Sr. Arzobispo leyó un bello y a la vez sencillo poema que refleja las peculiares características de esta Cuaresma (que significa cuarentena), tan singular por el fatídico virus. Hace valoración exquisita de todos los esfuerzos y afanes que tantísimas personas, desde sus responsabilidades, oficio, puestos, deberes, compromiso y entrega, hasta la extenuación, van salvando a miles y miles de enfermos.

    1. El poeta descubre y nos muestra el SENTIDO CRISTIANO (JESUCRISTIANO), de todo ese servicio desplegado día y noche en favor de nuestros hermanos en todo el mundo.
    De tal modo que ese AMOR, servido en formato de oficio (en lat. “officium” = DEBER) propio de cada cual hacia nuestros hermanos, lleva sello y carácter del CULTO VERDADERO: el que todo hombre se merece y en el que Dios se complace: “El ayuno que yo quiero es este: Que salten los cerrojos injustos, partir tu pan con el hambriento, hospedar al pobre, vestir al desnudo, no cerrarte a tu propia carne. (Is 58 6-7). Amen dico vobis…: Lo que hicisteis al más débil de mis hermanos, A MÍ me lo hicisteis” (Mt 25 40). Amén.

    2. Sabemos de no pocos médicos y de otras muchas personas de profesiones distintas, que esta pandemia o prueba universal les ha servido como llamada misericordiosa para volver a Dios. Para convertirse en las personas que Él quiere para que alcancen, al fin, su Dignidad de hijos de Dios y hermanos de todos, y estar eternamente en su gloria. Su entrega sincera, les ha hecho encontrar el sentido de su esfuerzo cuya recompensa es rencontrar a Dios en el gesto del corazón sincero y noble: “Entonces romperá TU LUZ como la aurora… Y te rodeará la gloria de Dios”. Clamarás a tu Señor y te dirá: –¡Aquí estoy!” (Is 58 8 – 9). Y lo tiene jurado: “Por mi vida: No quiero la muerte del pecador, sino que se convierta de su conducta y viva” (Ez 33 11).

    Hemos visto rezar a los presos de la cárcel de rodillas en el patio, oímos a varios presidentes, dignos y nobles, de naciones que elevan serenamente su oración y súplica por su país, marcando la actitud que deben secundar sus pueblos; vemos igualmente a muchas personas de toda edad y condición, cogidas de las manos y de rodillas sobre el asfalto de las carreteras desiertas, haciendo oración pública y ferviente clamando a Dios que se digne enviar la salud y su piedad a su pueblo; a tantos otros invocar a Dios para que se apiade de este mundo y vuelva, resuelto y dignamente como HUMANO, a Dios, que es su Vocación, Realización y Destino eterno.

    3. Otras personas piadosas haciendo una Cruz bien trazada con la palma de Domingo de Ramos… A los sacerdotes revestidos y llevando la Custodia por las calles y a los hospitales, o bendiciendo desde el campanario y hasta desde el helicóptero a las ciudades… Sacerdotes que han renunciado a la mitad de su sueldo para entregarla a Cáritas… Algún sacerdote ha cedido su respirador a un joven que, G. a D. se curó… A otros los vemos asistiendo a los contagiados llevados de la Caridad y su deber pastoral… Y por doquier a religiosas, y a las Hnitas. llevando víveres y atendiendo como ángeles de Dios a los ancianos y enfermos; y mil servicios y entregas que bendecimos y podíamos añadir…

    4. Es parte de la Hia. de la Iglesia que cuenta con tantos santos víctimas de la peste por cuidar desde la Caridad a los apestados… Como los Mártires de Alejandría (s. III): sacerdotes, diáconos y fieles que “en los enfermos cuidaban a Cristo y morían gozosos de haber cumplido su Mandato: “Estuve enfermo y me atendisteis” (Mt 25 36). La gente los veneró por mucho tiempo como mártires.
    5. POR ESO, aunque este año no salgan las PROCESIONES, y no pueda enfervorizarse la gente ante aquellos Pasos, el deber de solidaridad, de CARIDAD Y PIEDAD, ESTARÁ CON EL QUE NOS NECESITA.
    ASÍ, IRÁN CRECIENDO NUESTRAS MEJORES ACCIONES para que ESTA SEMANA SANTA pueda ser la MÁS VERDADERA:

    “Que el amor salta las tapias, que el corazón no se encierra… Y será Semana Santa
    más que nunca verdadera”.

    (P. Álvaro Sáenz Zúñiga). Sevilla).

  • Les mando en precioso poema que escuche a través de la radio.El Lector hace comentario para facilitar la omprensión en el pueblo de algunas estrofas. Pero así sufre la composición de alterar el metro, el ritmo y la rima en ocasiones. La trascribí al oído y me permití “completar” lo que métricamente podía caer y no desentonar. (Me perdone el autor, pero no tenía otro recurso, al carecer el original). Saqué así las “morcillas” (o invenciones) como se dice en el teatro. Se lo envié tal y como puede quedar, al menos, en cuanto a rima, ritmo y metro. (Otra cosa es lo que el autor escribiera (a quien felicito muy sinseramente y le agradezco hondamente, el haber compuesto este poema, no solo tan oportuno en este tiempo del virus, sino tan acertado y tan bien enfocado desde la plena Fe y la mejor Buena Voluntad que tantos y tantos en nuestro pueblo han demostrado hacia y con nuestros enfermos. Puse al final el nombre que deduje que podía ser el autor: El P. Álvaro Sáenz. Pero no puedo demostrarlo. Agradecería enormemente el recibir la noticia del autor y el comentario de Uds. Me alegra mucho el que el poema ha sido recibido tan entusiásticamente y que tanta gente se haya emocionado y lo comparta. Es un ejemplo heroico de FE y una gran lección de Teología. Bendiciones.

    ¿QUIÉN HA DICHO ESAS HISTORIAS?

    ¿Que no hay Semana Santa?
    ¿Qué Cristo no está en la calle?
    ¿Quién ha dicho esas historias?
    ¿Que “El Cristo” este año no sale?
    –Si está vestido de blanco,
    de azul, en los hospitales…

    ¿Quién dice que el Nazareno
    no puede hacer penitencia?
    –Si están todos atendiendo
    a enfermos en las urgencias?

    ¿Cómo que Jesús Caído
    no saldrá el Miércoles Santo?
    –Mírale tú en nuestros médicos
    que caen rendidos, exhaustos,
    con humildes cireneos
    ayudando a cada paso:
    celadores, enfermeras,
    codo a codo, sin descanso.

    Igual que en la Borriquilla
    pasó Jesús por la tierra,
    nuestros héroes camioneros
    pasan las noches en vela
    para abastecer mercados
    de barrio, farmacias, tiendas…

    Ejército, Policías…
    patrullan calles desiertas,
    y no están con sus familias,
    que están cuidando las nuestras.

    Y lejos de las ciudades,
    Jesucristo está doblado
    sobre el surco de la tierra;
    se hace a la mar en un barco,
    tiende cables, cava pozos
    o pastorea el ganado.

    Nadie diga que el Señor
    no está en las calles presente: Que en iglesias solitarias,
    y con más fervor que siempre, los sacerdotes celebran
    la Misa diariamente.

    Nadie diga que el Cautivo
    no va a salir este año,
    mientras haya una voz buena
    que alienta al que está postrado.

    No digan que el Gran Poder
    no va a salir en sus andas,
    cuando tantas vidas nuestras
    adoran, se ofrecen y aman.

    Con cansancio en la mirada,
    con buen humor, sin fallarnos,
    también Cristo está presente
    en cualquier supermercado,

    reponiendo estanterías
    o a pie de caja cobrando.

    Jesús viene en un camión
    de blanco y verde pintado;
    recoge nuestros desechos
    y se va sin ser notado.

    Cuando veo a tanta gente
    que a los suyos ha enterrado,
    siento que también salió
    la Piedad del Barrio bajo,
    la Virgen de las Angustias
    con su Hijo en el regazo.

    Y aunque a todos nos asuste
    el pasar por el Sepulcro,
    ahí está la fortaleza
    de Cristo que venció al mundo.

    Tal vez no haya procesiones
    con imágenes talladas;
    pero, ya veis, Cristo sale
    al encuentro de tu alma
    en mil rostros escondido,
    sin cirios y sin campanas.

    Que aunque no haya procesiones
    por España en primavera,
    nos perfumará el incienso
    que enciende su gente buena.

    Que el amor salta las tapias,
    que el corazón no se encierra…
    Y será Semana Santa
    más que nunca verdadera.

    (P. Álvaro Sáenz Zúñiga). Sevilla).