Actualidad Fe

Misa tradicional prohibida en Catedral de Melbourne

Misa tradicional prohibida en Catedral de Melbourne
Escrito por Redacción R+F

Según el Vaticano: “no parece oportuno que la liturgia antecedente se celebre en el lugar que debe servir de ejemplo para la vida litúrgica de toda la diócesis”.

Si quieres recibir noticias de actualidad sobre la Cultura de la Vida, te invitamos a seguirnos en nuestro CANAL DE TELEGRAM haciendo clic AQUÍ.

La decisión del Vaticano de prohibir la celebración de la Misa Tradicional Latinoamericana (Misa Tridentina) en la Catedral de San Patricio en Melbourne, Australia, ha causado conmoción y tristeza entre los feligreses que asistían regularmente a esa liturgia.

El arzobispo de Melbourne, Mons. Peter A. Comensoli, había solicitado al Dicasterio para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos una dispensa que le permitiera seguir ofreciendo la Misa tradicional en la catedral, pero su petición fue denegada.

En una carta firmada por el obispo Vittorio Francesco Viola, secretario del Dicasterio, se argumentó que “no parece oportuno que la liturgia antecedente se celebre en el lugar que debe servir de ejemplo para la vida litúrgica de toda la diócesis”. Se instó al arzobispo a que en la catedral se utilicen exclusivamente los libros litúrgicos posconciliares, que constituyen “la expresión única de la lex orandi del Rito Romano”.

Si bien se otorgó una dispensa de dos años para seguir celebrando la Misa tradicional en dos parroquias, la prohibición en la catedral ha sido vista por los fieles como un acto de opresión desde dentro mismo de la Iglesia.

A las dos parroquias se le exige que, pasados dos años, en caso de querer renovar el permiso para celebrar la misa tradicional, deben presentar una nueva solicitud:

“Esta relatio deberá contener detalles sobre el número de participantes en estas Misas y también deberá relatar los pasos que se han dado para conducir a los fieles apegados a la liturgia antecedente hacia la celebración de la liturgia según los libros litúrgicos reformados por decreto del Concilio Vaticano II, y que forman la expresión única de la lex orandi del Rito Romano”.

El padre Shawn Murphy, párroco de una iglesia en Melbourne donde se celebra la Misa tradicional, lamentó: “Lo que es tan trágico es que, a diferencia de opresiones anteriores de la Misa y los fieles, (…) esta opresión proviene desde dentro de la Iglesia”.

La última Misa tradicional oficiada en la catedral, el 19 de junio, reunió una multitud y estuvo marcada por la solemnidad, la elevación espiritual y la tristeza. El cardenal Raymond Burke opinó que la belleza centenaria de esta liturgia perdurará, más allá de las restricciones actuales.

Este es el texto completo de la carta traducido por ZENIT al español:

*** Su Excelencia, El Dicasterio ha recibido su carta del 27 de junio de 2023, en la que nos informa sobre las medidas que se han tomado en su diócesis para aplicar el Motu proprio Traditionis custodes. Además, durante su visita a nuestras oficinas el 24 de enero, pudo proporcionarnos más detalles, por lo que le estamos muy agradecidos. Es evidente que usted ha procurado que la Iglesia local de Melbourne observe las orientaciones establecidas por el Santo Padre para la Iglesia universal. Usted ha solicitado que se apliquen una serie de dispensas al art. 3 § 2 del Motu proprio para que la Misa según el Missale Romanum de 1962 pueda seguir celebrándose en las iglesias parroquiales de San Miguel en North Melbourne y de San Felipe en Blackburn North, así como en la Iglesia Catedral de St. Patrick SU en East Melbourne. Tras un atento estudio de las razones pastorales expuestas por Su Excelencia, le enviamos ahora el decreto por el que se concede la dispensa a las iglesias parroquiales de San Miguel y San Felipe por un período de dos años. Si, transcurrido este plazo, desea renovar el permiso, deberá enviarnos otra relatio junto con su solicitud. Esta relatio deberá contener detalles sobre el número de participantes en estas Misas y también deberá relatar los pasos que se han dado para conducir a los fieles apegados a la liturgia antecedente hacia la celebración de la liturgia según los libros litúrgicos reformados por decreto del Concilio Vaticano II, y que forman la expresión única de la lex orandi del Rito Romano. La Carta apostólica “Desiderio desideravi” del Santo Padre sobre la formación litúrgica del pueblo de Dios debería ser de gran ayuda en esta tarea; de hecho, nos ha alegrado oír durante vuestra visita que ya habéis celebrado un seminario para vuestro clero sobre este importante documento. Aunque reconocemos que la Misa según el Missale Romanum de 1962 se ha celebrado en la Iglesia Catedral durante algún tiempo, nos vemos, no obstante, obligados a denegar esta petición. Ahora es oportuno que la dirección establecida por el Santo Padre sea seguida con cuidado en este caso particular. Nos limitamos a recordar a Su Excelencia todo lo que se dice en los nn. 42-54 del “Caeremoniale episcoporum” sobre la importancia de la Iglesia Catedral, así como en los nn. 119ss sobre la Misa Estacional del Obispo Diocesano. Ésta se describe como «la manifestación preeminente de la Iglesia local […] cuando el Obispo, como sumo sacerdote de su rebaño, celebra la Eucaristía y particularmente cuando la celebra en la Catedral, rodeado por su colegio de presbíteros y por sus ministros, y con la plena y activa participación de todo el pueblo santo de Dios». Por tanto, no parece oportuno que la liturgia antecedente se celebre en el lugar que debe servir de ejemplo para la vida litúrgica de toda la diócesis. La Catedral es el primer lugar donde la celebración de la liturgia debe utilizar los libros litúrgicos actuales, que constituyen la expresión única de la lex orandi del Rito Romano. Una posible solución para los fieles que asisten a esta Misa en la Iglesia Catedral, y un paso más en el camino indicado por el Santo Padre, sería que se celebrara para ellos la Misa, en latín, según el Missale Romanum editio typica tertia (2008) en el mismo altar donde actualmente se celebra la Misa según el Missale Romanum de 1962. Esto sería un signo concreto de su deseo de abrazar plenamente la única lex orandi del Rito Romano y una oportunidad para que usted, como liturgista principal de la diócesis, junto con el clero parroquial, garantice una catequesis y una formación exhaustivas sobre la profundidad espiritual y la riqueza del Misal renovado. Si esta sugerencia no resulta aceptable para este grupo, y si no hay otras iglesias no parroquiales que sean un lugar adecuado para celebrar esta Misa, entonces, a petición suya, podemos autorizar el uso de otra iglesia parroquial en la ciudad de Melbourne que pueda servir como lugar para la celebración de la Misa según el Missale Romanum de 1962. Agradecemos a Su Excelencia los pasos que está dando para asegurar la correcta aplicación del Motu proprio, y reconocemos los retos que conlleva esta tarea. Sin embargo, en su carta a los Obispos de todo el mundo con ocasión de la publicación de la Traditionis custodes, el Santo Padre, en el ejercicio de su ministerio al servicio de la unidad, suspendiendo la facultad concedida por sus predecesores, pidió a cada Obispo que compartiera con él «esta carga como forma de participación en la solicitud por toda la Iglesia propia de los Obispos». Le aseguramos que estamos a su disposición para cualquier otra solicitud al respecto. Con todo mi afecto y buenos deseos, le saluda, Fraternalmente suyo en Cristo, Vittorio Francesco ViolaArzobispo de Melbourne pide permiso para misa tradicional en catedral: Vaticano responde “no” y estos son los motivos.

Fuente:Vatican denies archbishop permission to celebrate Latin Mass at Australian cathedral – LifeSite

Para apoyar el trabajo de R+F puedes hacer un aporte único o periódico con cualquier tarjeta débito o crédito:

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.