Actualidad Fe

¿Judas Iscariote habrá merecido la salvación?

¿Judas Iscariote habrá merecido la salvación?
Escrito por Padre Henry Vargas

Si quieres recibir noticias de actualidad sobre la Cultura de la Vida, te invitamos a seguirnos en nuestro CANAL DE TELEGRAM haciendo clic AQUÍ.

Un caso de suicidio en la Biblia, y no es el único pero sí el más conocido, lo encontramos en Judas Iscariote. “El tiró las monedas en el Santuario; después se retiró y fue y se ahorcó” (Mt 27, 5). “Este, pues, compró un campo con el precio de su iniquidad, y cayendo de cabeza, se reventó por medio y se derramaron todas sus entrañas” (Hch 1, 18).

¿Pero Judas, después de la traición y de su suicidio, se habrá salvado?

Por lo que dice la Sagrada Escritura sobre Judas es fácil intuir que él se arrepintió de su pecado. Esto se ve porque él despreció las monedas que recibió por entregar al Maestro. Es más, tal fue su total arrepentimiento y dolor por lo que él hizo que su suicidio es su más alta expresión.

Fue tal el arrepentimiento que tuvo Judas que él se creyó no ser merecedor de seguir viviendo; él, incluso, habrá considerado su muerte como una manera de pagar con su vida el pecado de traicionar a Jesús.

Esta no es la actitud de un simple hombre codicioso o avaro, pues un hombre así se habría quedado no solamente satisfecho con el lucro obtenido por su traición sino que habrá querido seguir la vida beneficiándose de ese dinero mal habido y además con la intención de seguir lucrándose, obviamente, viviendo en constante situación de pecado.

Judas Iscariote se habrá salvado porque él no dimensionó la gravedad de su traición sino hasta cuando ya fue muy tarde. Judas tampoco no tenía la intención de que Jesús muriera, como tampoco pensó que eso fuera a ocurrir; y al reconocer Judas su pecado, junto a lo que había provocado, seguramente experimentó un grande dolor, tristeza y arrepentimiento.

Por otra parte, a la base de la traición de Judas no había odio hacia Jesucristo, no había maldad en su contra. Su traición simplemente fue basada en la codicia y/o la avaricia bajo presión del Sanedrín.

Las actitudes de codicia o avaricia han sido las razones mas aceptadas para que Judas traicionara a Jesús, pues el mismo evangelista San Juan evidencia estas actitudes cuando Judas se quejó cuando una mujer derrama sobre los pies de Jesús un fino perfume, perfume cuyo valor Judas mismo calcula en trescientos denarios (Jn 12, 4-6).

Judas se habrá salvado porque “donde abundó el pecado…, sobreabundó la gracia” (Rm 5, 20). Judas se habrá salvado por lo que afirma San Pablo: “Si reconocemos nuestros pecados, fiel y justo es Él (Dios) para perdonarnos los pecados y purificarnos de toda injusticia” (1 Jn 1, 8-9).

Y además la voluntad de Dios no es condenatoria sino salvadora, “Dios no mandó a su hijo a este mundo para condenar al mundo sino para salvarlo (Jn 3, 17). El plan de Dios no es de destrucción y condenación; es, por encima de todo, un plan de redención y salvación; y Dios logrará salvar a quien le permita actuar en su vida con ésta finalidad.

Y finalmente la Iglesia ve una luz de esperanza o luz de salvación para los suicidas, incluyendo a Judas. “No se debe desesperar de la salvación eterna de aquellas personas que se han dado muerte. Dios puede haberles facilitado por caminos que Él solo conoce la ocasión de un arrepentimiento salvador. La Iglesia ora por las personas que han atentado con su vida” (Catecismo, 2283).

P. Henry Vargas Holguín.

Para apoyar el trabajo de R+F puedes hacer un aporte único o periódico con cualquier tarjeta débito o crédito:

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.