Actualidad

Joven polaca asesinada en Bolivia inicia proceso de beatificación por su vida de servicio eucarístico

Joven polaca asesinada en Bolivia inicia proceso de beatificación por su vida de servicio eucarístico
Escrito por Redacción R+F

Joven polaca Helena Kmieć, amante de la Eucaristía como el beato Carlo Acutis, podría ser canonizada tras ser asesinada en Bolivia en 2017 mientras era misionera laica.

Si quieres recibir noticias de actualidad sobre la Cultura de la Vida, te invitamos a seguirnos en nuestro CANAL DE TELEGRAM haciendo clic AQUÍ.

La Arquidiócesis de Cracovia abrió en abril de 2022 el proceso de beatificación de Helena Kmieć, una misionera laica polaca de 25 años que fue asesinada en Bolivia en 2017 y que podría convertirse en otra ‘milenial’, después del beato Carlo Acutis, en ser elevada a los altares.

Helena Agnieszka Kmieć nació el 9 de febrero de 1991 y se crio en Libiąż, un pequeño pueblo a una hora en carro al oeste de Cracovia. Su madre murió seis semanas después de su nacimiento y su padre, Jan, se volvió a casar con Bárbara Zając. Helena dijo que tenía tres madres: su madre biológica, Bárbara y la Santísima Madre. La familia Kmieć es muy devota y Jan Zając, obispo auxiliar emérito de Cracovia, es el tío abuelo de Helena.

En el informe sobre su vida, el postulador de la causa, el padre Pawel Wróbel, destacó su “profunda convicción de que, como creyente, tenía el deber de compartir con otras personas la experiencia de conocer a Dios”, y agregó:

“Casi todos los días durante sus estudios, participaba en la Santa Misa, que era un punto extremadamente importante del día para ella”.

En una entrevista con Gość Niedzielny, el semanario católico más importante de Polonia, el padre Wróbel dijo que durante su causa quiere centrarse “no en su trágica muerte, sino en su hermosa vida”.

“Había muchísimo de Dios en todas partes en la casa de la familia Kmieć”, dijo el padre Paweł Król, quien trabajó durante 10 años en la parroquia de Libiąż a la que asistía Helena. Explicó que esto era tangible y se reflejaba en la decoración del hogar: las paredes estaban cubiertas de iconos.

“Para Helena, era natural que uno debe tener una relación con Dios en la vida cotidiana y que esto no debe ser algo forzado sino algo que experimentamos con entusiasmo y alegría”.

Helena era una estudiante brillante: se saltó un grado y ganó una beca para asistir a una prestigiosa escuela secundaria en Inglaterra. Además, tenía inclinaciones musicales y asistía a una escuela de música; a menudo cantaba y tocaba la guitarra en el coro de su parroquia y durante las peregrinaciones a pie desde Libiąż hasta Jasna Góra, el santuario nacional más importante de Polonia.

Sin embargo, como su hermana Teresa Kmieć le dijo al National Catholic Register, Helena tenía un fuerte apego emocional a Polonia y, después de no ser admitida para estudiar medicina en Oxford, la joven regresó a casa, donde estudió ingeniería química en la Universidad Tecnológica de Silesia en Gliwice. Después de graduarse, Helena se convirtió en azafata.

Aunque a Helena le encantaba la música, viajar y hacer senderismo en las montañas, tal vez su mayor pasión era ayudar a los demás, por lo que rápidamente se interesó en el voluntariado. Cuando la Jornada Mundial de la Juventud se celebró en Cracovia en 2016, la parroquia de Libiąż atravesaba graves dificultades después de que el coordinador del comité parroquial no pudiera obtener días de vacaciones del trabajo para ese momento. Al darle a Helena poco tiempo para comprometerse con una decisión, el padre Król le pidió que asumiera estas tareas, creyéndola una candidata perfecta debido a sus habilidades lingüísticas e interpersonales. Helena pudo transferir sus propios días de vacaciones y aceptó liderar el grupo en un día. Según el padre Król, si Helena es canonizada, podría ser una patrona adecuada de los voluntarios.

Eventualmente, Helena se unió a los Misioneros Voluntarios Salvatorianos, un grupo de unos 100 jóvenes laicos de toda Polonia que pasan un año de formación espiritual antes de ir a misiones en el extranjero. Primero, Helena ayudó a organizar campamentos diurnos para niños en Hungría y Rumania y fue a Lusaka, Zambia, donde enseñó inglés, matemáticas y el Evangelio a niños de la calle y niños de familias pobres, además de supervisar las necesidades básicas, incluidas las comidas. A Helena se le advirtió que Zambia era un país inseguro, pero su impulso de servir a los demás era más fuerte.

Al regresar a Polonia, los planes terrenales de Helena eran continuar su carrera como azafata y casarse con su novio y formar una familia. Sin embargo, durante un retiro, Helena escribió los objetivos de su vida en un pedazo de papel que se encontró después de su muerte:

Aprender español, formar un ministerio católico para auxiliares de vuelo y convertirse en santa.

El objetivo de Helena de aprender español estaba relacionado con su misión en Cochabamba, Bolivia, donde viajó para ayudar a preparar un jardín de infantes dirigido por monjas. Antes de que se abriera el orfanato, sin embargo, un hombre irrumpió en su dormitorio y la mató.

Aunque su asesino fue identificado, condenado y ahora está encarcelado, los motivos de su crimen no están claros. Parece no haber estado motivado por el odio a la fe, por lo que su causa de beatificación estará relacionada con su virtud heroica, no con el martirio.

En una entrevista con Radio Vaticano, el padre Wróbel dijo que ella escribió en su solicitud para ir a la misión que había recibido la gracia de Dios, que define como cinco veces “G”: “Un regalo dado gratuitamente de Dios para dar [a otros]” (cinco veces “D” en polaco: Dar Darmo Dany Do Dawania).

Helena nació el mismo año que el beato Carlo. Cuando se le preguntó si ve similitudes entre los dos, Teresa Kmieć respondió que la Eucaristía estaba en el centro de la vida de ambos jóvenes; el beato Carlo la llamó famosamente su “autopista al cielo”. Teresa duda que su hermana no estuviera nunca en estado de gracia santificante y recuerda que nunca la vio no recibir la Comunión durante la Misa y sabe que iba regularmente a confesarse.

Las hermanas Teresa y Helena Kmieć eran muy unidas. Cuando el padre Król visitó a la familia de Helena poco después de enterarse de su trágica muerte, dijo que aunque la tristeza de sus padres era innegable, Bárbara expresó sin embargo alegría de que Helena hubiera recibido la Sagrada Comunión la noche anterior a ser asesinada y así murió en estado de gracia.

El padre Król señaló otra similitud: al igual que el beato Carlo fue un autoproclamado “friki de la informática” que creó sitios web sobre milagros eucarísticos, Helena Kmieć tenía un blog de fotos y un perfil de Facebook. Su perfil la retrata como una joven adulta moderna común que, aunque muy piadosa, era muy parecida a sus compañeros. Una foto de perfil contiene su comentario: “Dicen que el mejor maquillaje que puede usar una mujer es una sonrisa. Pero el lápiz labial no hace daño. ;)”.

Sabiendo del trágico destino posterior de Helena, leer su última publicación en Facebook, publicada 15 días antes de su muerte, es una experiencia conmovedora. La publicación contiene un álbum de fotos ingeniosamente titulado “Bolivia: Misión posible” y presenta fotos de Helena y una compañera voluntaria sonriendo de oreja a oreja a su llegada a un aeropuerto en el país sudamericano.

Después de que se abriera su causa de beatificación, su postulador dijo que es una “señal de los tiempos” que la Iglesia estudie la correspondencia por correo electrónico de Helena y las publicaciones y comentarios en las redes sociales.

Cuando se le preguntó cómo Helena puede ser un modelo para sus compañeros milenials, Teresa dice que la vida de su hermana demostró que uno puede estar “enamorado de Dios y al 100% en el mundo. Uno no tiene que vivir en un monasterio para tener una relación cercana con Dios. Cuando nuestras relaciones con Dios están en orden, seremos felices no solo en el cielo, sino también en la tierra”.

Fuente:Meet the Polish Young Woman Who Could Be Another Millennial Saint| National Catholic Register

Para apoyar el trabajo de R+F puedes hacer un aporte único o periódico con cualquier tarjeta débito o crédito:

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.