fbpx
Fe Iglesia Insólito

Video: se graba a sí mismo recibiendo la Comunión en la mano y profanándola

En Italia, un hombre se grabó a sí mismo en video mientras iba a recibir la Sagrada Comunión con total irreverencia, para luego jugar con ella y profanarla dentro y fuera del templo. El sacerdote, pasivo ante la actitud del hombre, se la entregó sin reparos…

Es triste ver lo que ocurre en este video. Pero más triste aún es comprobar lo que tantas veces se ha advertido sobre los riesgos de dar la comunión en la mano. Estos llevaron a la Iglesia, a través de los siglos, a ser más exigente en cuanto a la forma de comulgar, para preservar y asegurar la debida reverencia y respeto a la presencia eucarística y sacramental de Nuestro Señor Jesucristo en la Sagrada Comunión, en la que se nos da en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad.

Es lamentable la pasividad del sacerdote ante la actitud de este individuo desde el momento mismo de presentarse a recibir la comunión, en que pregunta con cinismo: “¿Qué parte del cuerpo de Cristo es esta?”. Y después va por todo el templo y luego a la calle, jugando con la hostia y burlándose de la Sagrada Comunión a la que compara con una patata frita.

El católico formado, y hasta el más desaprensivo, reconocen de inmediato la irreverencia, profanación y sacrilegio que este hombre está cometiendo. Es necesario reparar y desagraviar este acto, y por todos los que se están cometiendo ante el abuso de autoridad por el cual se está obligando a comulgar en la mano.


Si quieres apoyarnos en esta lucha por el respeto a la fe y a los creyentes, por favor considera hacer un aporte periódico a nuestra fundación:

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comments

  • Lo correcto es mencionar la fuente de donde es tomado el video y citar que el video es de la pascua de 2019. O sea, no es actual. No por ello deja de ser un sacrilegio, obvio.

    • Agradecemos su comentario. Precisamente, porque nos llegó sin datos ni fuente, dudamos algo con respecto a publicarlo. Pero se hacía necesario. No siempre es posible verificar todos los datos, y en eso agradecemos la colaboración de nuestros lectores, como lo ha hecho usted en este caso.

      No obstante, permítanos aclarar: no hay nada incorrecto. El hecho mantiene plena vigencia, y es una “práctica” que va en aumento. Y la generalización de la comunión en la mano lo propicia. Dicha permisión, va en detrimento de la reverencia debida a Dios en su Presencia Eucarística y Sacramental. Incluso, aunque hubiera sido apenas ayer, pasma la pasividad del sacerdote. Imagine: si eso fue hace menos de dos años, ¿cómo estarán hoy las cosas?