fbpx
Insólito Testimonios

Dejada por muerta en un pozo, una joven musulmana dice que fue salvada por Jesús

Musulmana salvada por el mismo Jesús
Avatar
Escrito por Redacción R+F

No es la primera vez que se conoce una historia como ésta, igual o más impactantes.

La Iglesia enseña: «Extra Ecclesiam Nulla Salus»: «Fuera de la iglesia, no hay salvación».

Pero ello significa que es, gracias a la Iglesia, a los Méritos y Misterios de Salvación en Ella contenidos, que los que no hacen parte de la misma, pueden alcanzar Gracia y Misericordia: conocer un destello de la Luz de la Fe que les guíe hacia la Verdad y la Salvación. Y Dios sabe cuándo hacerlos arder.

En Fátima, la Santísima Virgen María dijo:

«Muchos mueren y se condenan, porque no hay quien ore ni se sacrifique por ellos».

Musulmana… ¿Qué sabía de Jesús?

“Cuando mi cuerpo fue arrojado al pozo, vi que mi alma se estaba yendo al infierno a través de una terrible oscuridad. Tenía muchas ganas de obtener una gota de agua para mi sed profunda. Sabía que mi alma estaba vagando no por el agua terrenal, sino por el agua de la vida, que es la Palabra de Dios“.

Ramza, una niña, nació en una familia musulmana devota en el Medio Oriente y creció observando cuidadosamente todos los requisitos del Islam. Su padre era bastante rico y, como tal, tenía tres esposas y trece hijos, que recibieron una buena educación.

Su primera exposición al cristianismo ocurrió en la escuela. Un amigo, cuyos padres trabajaban para la organización de evangelismo protestante no confesional Bibles4Mideast, le contó a Ramza sobre el Evangelio, aunque Ramza no estaba interesada.

Una vez adolescente, el padre de Ramza planeó casarla con un anciano que ya tenía varias esposas. Durante una acalorada discusión en la que Ramza se resistía, su padre la golpeó en la cabeza con una silla. Pensando que la había matado accidentalmente, él y su madre metieron su cuerpo en una bolsa, se fueron al campo y la dejaron caer en un pozo vacío.

¿Salvada por Jesús?

Pero ella todavía estaba viva. Y fue entonces cuando comenzaron sus visiones.

“Vi el Evangelio, dado por mi amigo de la escuela frente a mí”, escribe. “Me consoló un poco. Traté de atraparlo, pero mis manos no pudieron tocarlo. El Evangelio dirigió mi alma a un jardín increíble“.

Entonces Jesús apareció:

“Había un hombre fuerte, sano y hermoso parado dentro del pozo. Él atrapa el saco de mi cadáver en sus manos. Desató el saco. Me frotó la cabeza y el cuerpo. Abrí los ojos como si me despertara de un sueño. Vi marcas clavadas en sus manos. El era mi Señor Jesús.

Me llevó en sus manos y me sacó del pozo. Él me dijo:

‘Yo soy la resurrección y la vida; El que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá (Juan 11, 25).

Me postré ante él. Dije con lágrimas de alegría: ‘Señor Jesús, tú eres mi Señor y Salvador. Has crucificado y has muerto por mí. Has resucitado, de hecho. Soy toda tuya. Creo en ti’.

Levanté la cabeza y lo miré. Pero no había nadie. Él [había] desaparecido”.

Unos minutos más tarde, Ramza dice que fue encontrada por una pareja cristiana que dijo que Jesús los había guiado hacia ella. Con su cuidado, ella se recuperó y ahora trabaja con algunas otras mujeres en una granja, aprendiendo más acerca de Jesús.

“Oren”, dijo ella, “para que se salven los miembros de mi familia, parientes y toda la gente de Medio Oriente”.

Así fue como esta joven musulmana habría sido salvada por Jesús.

¡Oremos por la conversión de los musulmanes!

Read the Full Article here: >ChurchPOP


Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.