Actualidad Familia

El Papa Francisco dice que la homosexualidad ‘no es un crimen’ en una entrevista con Associated Press

El Papa Francisco dice que la homosexualidad ‘no es un crimen’ en una entrevista con Associated Press
Escrito por Redacción R+F

El Papa Francisco parece contradecir la enseñanza de los santos y los Padres de la Iglesia en sus últimos comentarios sobre la homosexualidad.


“Ser homosexual no es un crimen”, dijo el Pontífice, “pero es un pecado”. Hizo los comentarios en una entrevista que concedió a Associated Press (AP) el martes, que se publicó justo antes de la audiencia general semanal del miércoles 25 de enero.

Si quieres recibir noticias de actualidad sobre la Cultura de la Vida, te invitamos a seguirnos en nuestro CANAL DE TELEGRAM haciendo clic AQUÍ.

El Papa Francisco ha hablado recientemente sobre la actitud de algunos obispos católicos hacia la comunidad LGBTQ+. Según un informe de la AP, el Papa reconoció que algunos obispos “apoyan leyes que criminalizan la homosexualidad o discriminan a la comunidad LGBTQ+”, pero dijo que esas posiciones provienen de contextos culturales.

El Papa llamó a los obispos a “un proceso de cambio para reconocer la dignidad de todos”, y señaló que estos obispos necesitan “un proceso de conversión”. Pidió “ternura, por favor, como Dios tiene para cada uno de nosotros”.

Además, el Papa de 86 años calificó como “injustas” las leyes que criminalizan la homosexualidad y afirmó que la Iglesia Católica debe involucrarse en la eliminación de estas leyes. “La Iglesia debe hacerlo, debe hacerlo”, dijo.

Francisco también señaló que “ser homosexual no es un delito”, pero que sí es un pecado. Pidió diferenciar entre un delito y un pecado, y agregó que “también es pecado carecer de caridad con los demás”.

“La explicación del colapso de las creencias y prácticas católicas se capturó en una declaración papal: “Dios nos ama tal como somos”.”

La Iglesia y las leyes que protegen la moralidad pública

En una declaración proporcionada a LifeSiteNews, un teólogo dominico comentó que “si bien no todos los pecados deben convertirse en delitos, las naciones cristianas generalmente han tratado la actividad homosexual como algo dañino para la sociedad, que por lo tanto debe declararse ilegal”.

“La experiencia reciente muestra la sabiduría de esto, ya que la derogación de las leyes contra tal actividad ha llevado en todas partes a una confusión general y una decadencia de la moralidad sexual, e incluso a la situación poco creíble de personas que no están seguras de la naturaleza de hombres y mujeres”. añadió el teólogo.

En 1975, la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) emitió Persona Humana, que subrayó la importancia de respetar el “orden esencial de la naturaleza humana” para promover la dignidad humana. En 1986, bajo el cardenal Joseph Ratzinger, la CDF luego dio orientación a los obispos con respecto a la atención pastoral de las personas homosexuales, haciendo hincapié en la necesidad de dejar claro que la actividad homosexual es inmoral. Al mismo tiempo, la CDF alentó un enfoque pastoral que ayudaría a las personas homosexuales a crecer espiritualmente a través de los Sacramentos, especialmente la Reconciliación, así como a través de la oración, el testimonio, la orientación y el cuidado individual.

La instrucción agregó:

“Ningún programa pastoral auténtico podrá incluir organizaciones en las que se asocien entre sí personas homosexuales, sin que se establezca claramente que la actividad homosexual es inmoral. Una actitud verdaderamente pastoral comprenderá la necesidad de evitar las ocasiones próximas de pecado a las personas homosexuales.

Deben ser estimulados aquellos programas en los que se evitan estos peligros. Pero se debe dejar bien en claro que todo alejamiento de la enseñanza de la Iglesia, o el silencio acerca de ella, so pretexto de ofrecer un cuidado pastoral, no constituye una forma de auténtica atención ni de pastoral válida. Sólo lo que es verdadero puede finalmente ser también pastoral. Cuando no se tiene presente la posición de la Iglesia se impide que los hombres y las mujeres homosexuales reciban aquella atención que necesitan y a la que tienen derecho.”

Santos y Padres pidieron castigo físico por homosexualidad

Los santos y los Padres de la Iglesia también son igualmente explícitos en su llamado para que se tomen medidas públicas contra los actos de homosexualidad, independientemente de si los actos en sí mismos eran privados.

Los escritos de los santos, aunque a menudo son mal citados por la sociedad moderna, no llaman para castigar la mera tentación de la homosexualidad que uno podría experimentar, sino más bien para los actos homosexuales. Esto forma la base de lo que escribió la Congregación para la Doctrina de la Fe en 1986: es decir, que una inclinación homosexual no es un pecado en sí misma, pero es sin embargo “una tendencia más o menos fuerte ordenada hacia un mal moral intrínseco; y por lo tanto la inclinación en sí misma debe ser vista como un trastorno objetivo”.

En su Summa Theologiae, Santo Tomás de Aquino escribe que los actos de homosexualidad son entre los más importantes, y por lo tanto el peor tipo de todos los pecados de lujuria. Calificándolo como el “vicio unnatural”, Santo Tomás escribe:

Por lo tanto, dado que mediante los vicios desnaturalizados el hombre trasgrede lo que ha sido determinado por la naturaleza en cuanto al uso de las acciones venéreas, se sigue que en esta materia este pecado es el más grave de todos.

El santo agrega que los actos homosexuales son una violación de la razón natural, mientras que otras acciones inmorales, sexuales “implican una transgresión simplemente de lo que es determinado por la razón recta”.

Aquino se inspiró en las “Confesiones” de San Agustín, (Libro 3, Capítulo 8), destacando que a través de san Agustín la Iglesia había defendido el derecho del estado a castigar los actos homosexuales. Aquino cita a San Agustín de la siguiente manera:

“Esas vilezas que son contra la naturaleza deben ser detestadas y castigadas en todas partes y en todo momento, como las de la gente de Sodoma, que si todas las naciones las cometieran, todas serían culpables del mismo delito, porque es la ley de Dios que los hombres no deben abusarse mutuamente.”

El santo y teólogo St. Peter Damian, en su obra “Liber Gomorrhianus” dirigida al Papa Leo IX, abogó por el castigo público para los actos de homosexualidad. Escribió que, en lo que respecta a los clérigos, cualquier monje que practique tales actos “debería ser removido de todas las formas de su cargo”.

El texto del santo es contundente:

“Al igual que San Basilio establece que aquellos que cometen pecados… deben ser sometidos no solo a una penitencia dura sino a una pública, y el Papa Siricius prohíbe a los penitentes entrar en órdenes clericales, se puede deducir claramente que aquel que se corrompe a sí mismo a través de la miseria ignominiosa de una unión sucia con un hombre, no merece ejercer funciones eclesiásticas, ya que aquellos que se entregan a los vicios… se vuelven ineptos para administrar los sacramentos.”

San Pedro Damián se basó en el Padre de la Iglesia primitiva, San Basilio de Cesárea, quien también estableció sanciones para los actos homosexuales. San Basilio estipuló que cualquier clérigo o monje que abusara de adolescentes o niños o fuera atrapado besando o cometiendo alguna torpeza, debe ser azotado públicamente, privado de su corona [la tonsura] y, después de haberse rapado la cabeza, que su cara sea cubierta de saliva; y encadenado en cadenas de hierro, condenado a seis meses de prisión, reducido a comer pan de centeno una vez al día en la noche tres veces por semana. Después de estos seis meses viviendo en una celda separada bajo la custodia de un anciano sabio con gran experiencia espiritual, debe ser sometido a oraciones, vigilias y trabajos manuales, siempre bajo la vigilancia de dos hermanos espirituales, sin permitirle tener ninguna relación… con jóvenes.

Otro Padre de la Iglesia Primitiva y contemporáneo de San Basilio, San Juan Crisóstomo, comparte esta idea de un castigo terrenal para este tipo de acciones. En su comentario sobre la Epístola de San Pablo a los Romanos, San Juan escribe sobre los homosexuales: “Entonces, les digo que son incluso peores que los asesinos, y que sería mejor morir que vivir en un tal deshonor. Un asesino solo separa el alma del cuerpo, mientras que estos destruyen el alma dentro del cuerpo”.

En su primera carta a los Corintios, San Pablo afirma que las acciones homosexuales son pecaminosas, explicando que “ni los fornicadores, ni los idolatras, ni los adúlteros” heredarán “el reino de Dios”, sino que, según su carta a los Romanos, aquellos que practican la homosexualidad recibirán “en sus propias personas el castigo debido por su error”.

Fuente: El Papa Francisco dice que la homosexualidad ‘no es un crimen’ en entrevista con Associated Press

guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
¿Qué opinas de esta nota?x
()
x