El Rosario en El Andino fue un acto de reparación pública y ante la cristianofobia

“Quien escandalizare a uno solo de estos pequeños que creen en Mí, más le valdría que se le suspendiese al cuello una piedra de molino de las que mueve un asno, y que fuese sumergido en el mar” (Mt. 18,6).