Actualidad

El dolor puede amargarnos o hacernos mejores.

El dolor puede amargarnos o hacernos mejores.
Escrito por Christiane Waked

Por Christiane Waked

No hay un solo ser humano en esta tierra que no haya sufrido, ya sea por la guerra, el hambre, la pobreza, el dolor, la enfermedad, el problema de salud mental, el abuso sexual o emocional, la traición, la soledad. Cada uno de nosotros ha tenido su parte de dolor. Porque el dolor es una parte inevitable de esta vida. Aunque el dolor tiene una parte importante de nuestro camino de crecimiento, nuestra elección para manejarlo es muy importante. Descubrí que sin Dios, el dolor es insoportable. Llena mi corazón de odio, oscuridad y depresión. No es fácil tener fe o mantener la fe cuando estamos sufriendo. Habiendo sobrevivido una guerra en Beirut y sus atrocidades, pero también un cáncer, la lucha de una larga enfermedad crónica de mi madre y después su muerte, la pérdida de mi mejor amigo, etc.

Si quieres recibir noticias de actualidad sobre la Cultura de la Vida, te invitamos a seguirnos en nuestro CANAL DE TELEGRAM haciendo clic AQUÍ.

Mi fe fue un largo camino de montaña rusa y cada vez Permití que el dolor ocupara el lugar más importante de mi vida, me perdí, caí en depresión, me aislé de la gracia de Dios y me dejé hundir en el abismo. Por otro lado, cuando acepté las cosas como son y aprendí a soltar y poner mi fe en Dios, me sentí más liviana, en conexión conmigo misma y con Dios y le di sentido a mi dolor. Puedo consolar a personas que están pasando por lo mismo, pongo palabras positivas en mi boca para iluminar a los demás y a mí. Estamos aquí en la tierra para ayudarnos unos a otros en lugar de competir unos con otros, con la ayuda del Espíritu Santo, podemos levantarnos unos a otros y buscar un sentido en nuestra caída más profunda. El dolor puede alejarnos fácilmente de Dios, pero como dijo una vez el filósofo francés Blaise Pascal: “En la fe hay suficiente luz para aquellos que quieren creer y suficientes sombras para cegar a aquellos que no lo hacen”. Dios nos dio el libre albedrío para elegir y depende de nosotros elegir si queremos que el dolor nos amargue o nos mejore. Depende de nosotros humillarnos y pedirle a Dios que proteja nuestro corazón de las tinieblas aunque todo a nuestro alrededor sea oscuro, aunque las personas en nuestro camino traten de destruirnos, con fe podemos construirnos y ningún poder maligno puede afectarnos en el nombre de Jesus. Jesús nos prometió en Mateo 16:17-19: “Las puertas del infierno no prevalecerán” a todo aquel que creyera en él.
Recuerdo a mi madre que quedó inválida en los últimos meses de su vida, su salud se deterioró por completo, nunca dejaba de rezar el rosario. Ella me decía que se olvida de todo su dolor al rezar el rosario y que no hay problema, por difícil que sea, que no podamos resolver con el rezo del Santo Rosario”. Ella encontraría consuelo en el rosario, antes de la muerte de mi madre, nunca recé el rosario porque no entendía la necesidad de repetir la misma oración una y otra vez, pero en las horas más oscuras, mientras lloraba la pérdida de mi madre, el rosario vino a mí como un consuelo, una caricia a mi alma, una revelación que estas no son palabras repetidas sino una carta de amor que le ofrecemos a la madre de Jesús que en definitiva es la madre de toda la humanidad. Todos sufrimos, pero depende de nosotros elegir cómo convertir nuestro dolor en un significado profundo o en una verdadera desesperación.

Christiane Waked es analista política y columnista Libanesa-Francesa con 10 años de experiencia con el gobierno francés y que colabora con importantes medios internacionales. Habla inglés, árabe, francés y español.

guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
¿Qué opinas de esta nota?x
()
x