Celebraciones religiosas, en manos de la autoridad civil…

Serán los alcaldes quienes den los permisos, y exigirán el cumplimiento de unos protocolos que aún no se conocen.