¿Católicos «contra» el Papa?

Ningún católico real, honesto y coherente,
podría estar –ni siquiera hipotéticamente– en contra del Papa. Menos aún, cuando se pronuncia en defensa de la Verdad.

Por ello, cabe preguntarse y discernir, ante un hecho cada vez más notorio y evidente, si –como lo advirtió Jesús– en la lglesia se está haciendo Su VoIuntad, que es la misma del Padre, o si se está ante la inclinación humana, como le pasó a Pedro, y que le valió una fuerte amonestación.

El papado es una Institución de Derecho Divino y, como tal, debe respetarse. Sobre el designado pesan unas condiciones, unos límites y una gran responsabilidad. Así mismo –y por ello–, de su elección son directa, moral y canónicamente responsables los cardenales participantes en el cónclave.