fbpx
Actualidad Análisis Fe Iglesia

Los pastores que niegan que Dios envía castigo están ‘inmersos en el ateísmo’: historiador católico

Profesor Roberto De Mateii
Avatar
Escrito por Redacción R+F

El profesor Roberto de Mattei dijo que la negación de la idea del castigo divino por parte de los principales líderes de la Iglesia hoy en día, además de mostrar que están “inmersos en el ateísmo”, es una señal segura de que el castigo ya está sucediendo.

Jue Mayo 21, 2020 – 12:50 pm EST | Por Dorothy Cummings McLean


21 de mayo de 2020 (LifeSiteNews) – El reconocido historiador católico Roberto de Mattei declaró que los pastores católicos que niegan la idea de Dios infligiendo azotes a la humanidad debido al pecado están “inmersos en el ateísmo”.

«Pero cuando son los mismos hombres de la Iglesia quienes niegan la idea del castigo divino, esto significa que el castigo ya está en marcha y es irremediable»,

dijo hoy el profesor de Mattei en su discurso en el Foro virtual de Vida de Roma. Su discurso se tituló “El juicio de Dios en la historia” (leer el discurso completo a continuación).

“En los días del brote de coronavirus, el arzobispo Mario Delpini de Milán incluso llegó a decir que ‘es una idea pagana pensar que Dios envía azotes'”,

Continuó el Profesor De Mattei

“En realidad, pensar que Dios no envía azotes no hace que alguien sea pagano sino ateo.

El hecho de que esto es exactamente lo que muchos obispos de todo el mundo piensan significa que el episcopado católico en todo el mundo está inmerso en el ateísmo.

Y esto es un signo de un castigo divino que ya está en marcha”, agregó.

En este discurso, De Mattei argumentó que Dios envía a la humanidad castigos en forma de “guerra, plaga y hambre” a causa del pecado y para llamar a la humanidad de vuelta a Dios. Describió la justicia infinita de Dios, y lo que esto significa, no sólo para las personas, sino para las naciones. Cada persona se enfrenta a su juicio particular en el momento de la muerte, pero también habrá un segundo juicio al final de los tiempos. Este será el juicio universal en el que toda acción humana, idea y sociedad que alguna vez ha sido “será juzgada perfectamente y claramente”.

De Mattei explicó que para que se lleve a cabo la justicia perfecta, se debe asignar recompensa y castigo, porque “justicia significa dar a cada uno lo suyo“. Los seres humanos, que son eternos, serán recompensados y castigados a lo largo de la eternidad. Sin embargo, las naciones son recompensadas o castigadas a lo largo de la historia porque no tienen vida eterna.

“Todas las desgracias que golpean a las naciones a lo largo de su historia tienen un significado”, dijo Mattei.

“Sus causas a veces nos eluden, pero es cierto que el origen de todo mal permitido por Dios reside en el pecado del hombre”.

El historiador señaló que tanto la Escritura como la tradición están de acuerdo en que el castigo de Dios sobre las naciones de la historia son la guerra, la peste y el hambre. Usando a San Bernardino como su fuente, De Mattei también describió los signos por los cuales podemos saber que los juicios de Dios están cerca. Una señal es la incapacidad de aquellos que merecen el castigo de ser conscientes de que se están acercando.

El profesor argumenta que el castigo no es sólo un acto de la justicia de Dios por el pecado, sino también un acto de misericordia dirigido a llamar a las personas a la relación correcta con Dios.

Regístrese en El Foro de Vida de Roma aquí.

***

El Juicio de Dios en la Historia

Por Roberto de Mattei | Foro de Vida de Roma | 21 de mayo de 2020

Terra infecta est ab habitatoribus suits, propter hoc maledictio vastabit terram

– Isaías 24, 6

“La tierra ha sido profanada bajo sus habitantes, pues traspasaron las leyes, violaron el precepto, rompieron la alianza eterna.

Por eso una maldición ha devorado la tierra, y tienen la culpa los que habitan en ella. Por eso han sido consumidos los habitantes de la tierra, y quedan pocos del linaje humano”.

– Isaías 24, 5-6 (N. de R. R+F).

En la era del coronavirus, todo el mundo está hablando de todo tipo de cosas, pero hay ciertos temas que siguen estando prohibidos, sobre todo en el mundo católico. El tema principal prohibido es el del juicio y la retribución divina en la historia. El hecho de esta censura es una buena razón para que consideremos el argumento.

El Reino de Dios y su Justicia

No comenzamos en el Antiguo Testamento, donde hay numerosas referencias a los castigos divinos, sino con las mismas palabras de Nuestro Señor mismo que nos dice:

“Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás os será dado por añadidura”.

Mt 6, 31-33

Estas palabras del Evangelio son un programa de vida para cada uno de nosotros y nos recuerdan una de las bienaventuranzas:

“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán satisfechos”.

Mt 5, 6

El sentido de la justicia es uno de los primeros sentidos morales de nuestra razón: los filósofos la definen como la inclinación de la voluntad de dar a cada uno lo que le corresponde. El anhelo de justicia está en el corazón de cada persona. No buscamos sólo lo que es verdadero, bueno y hermoso, sino también lo que es justo. Todo el mundo ama la justicia y detesta la injusticia. Y debido a que el mundo está lleno de injusticias, y la justicia humana tal como es administrada por los tribunales legales siempre es imperfecta, aspiramos a una justicia perfecta, una justicia que no existe en la tierra y que sólo se puede encontrar en Dios.

La prueba más celebrada de la historia, la prueba de Nuestro Señor Jesucristo, sancionó la injusticia más atroz de todos los tiempos. Pero Dios es infinitamente justo, porque infaliblemente da a cada persona su propia justicia. La belleza del universo consiste en su orden, y ese orden es el reino de la justicia, porque el orden significa poner cada cosa en su lugar y la justicia significa dar a cada uno suyo: unicuique suum, como lo establece la ley romana.

La justicia infinita de Dios

La justicia infinita de Dios tiene su manifestación suprema en dos juicios diferentes que esperan al hombre al final de su vida: el juicio particular, al que está sujeta toda alma en el momento de la muerte, y el juicio universal, al que todos los hombres estarán sujetos en cuerpo y alma, después del fin del mundo.

Esta es la fe de la Iglesia: todo ser humano comparecerá ante Dios al final de su vida para recibir recompensa o castigo del Señor y del Juez Supremo. Por esta razón, Sirach dice:

Memor est judicii mei, sic enim erit et tuum – Recuerda mi juicio si también deseas aprender a juzgar bien.

Eccl 38

El Padre Garrigou-Lagrange explica que en el juicio particular el alma entiende espiritualmente que está siendo juzgada por Dios, y en esa luz divina su conciencia pronuncia el mismo juicio divino. “Esto sucede en el primer instante en que el alma está separada del cuerpo, por lo que es cierto decir que si una persona está muerta, entonces esa persona también es juzgada. La sentencia es definitiva y la ejecución de la sentencia es inmediata. (1)

El juicio de Dios es diferente del de los hombres. Está el famoso caso de Raymond Diacres, el estimado profesor de la Sorbona, que murió en 1082. Multitud de personas asistieron a su funeral en la Catedral de Notre Dame en París, incluyendo a su estudiante San Bruno de Colonia. Durante la ceremonia, sucedió una cosa inquietante que fue examinada en todos sus detalles por los eruditos bollandistas.

El cuerpo de Diacres estaba dispuesto en medio de la nave central de la iglesia, cubierto sólo por un simple velo, como era la práctica habitual en ese momento. Los ritos funerarios comenzaron y se dirigieron hasta el punto en que el sacerdote dijo las palabras del rito:

“Respóndeme: ¿cuántas iniquidades y pecados tienes…?”.

En ese momento, una voz sepulcral habló desde bajo el velo fúnebre: “¡Por el justo juicio de Dios he sido acusado!“.

La tela funeraria fue inmediatamente sacada del cuerpo, pero el hombre muerto ya estaba allí frío e inmóvil. El rito fúnebre, que había sido interrumpido inesperadamente, fue inmediatamente reanudado en medio del alboroto de toda la congregación. La pregunta se repitió, y el hombre muerto gritó con una voz aún más fuerte que antes:

“¡Por el justo juicio de Dios he sido juzgado!”

El terror de los asistentes alcanzó su apogeo. Algunos médicos se acercaron al cuerpo y confirmaron que estaba realmente muerto. En medio del miedo general y el desconcierto, las autoridades eclesiásticas decidieron posponer el funeral hasta el día siguiente.

Al día siguiente se repitió la ceremonia fúnebre, pero esta vez cuando llegaron a la misma pregunta en el rito:

“Respóndeme: ¿cuántas iniquidades y pecados tienes…? El cuerpo se sentó bajo el velo funerario y gritó en voz alta: “¡Por el justo juicio de Dios he sido condenado al infierno para siempre!” (2)

Ante este terrible testimonio, el funeral se detuvo. Se decidió que el cuerpo no debía ser enterrado en el cementerio común. En el ataúd del condenado se escribieron las palabras que hablará en el momento de la resurrección:

“Justo Dei judicio accusatus sum; Justo Dei judicio judicatus sum: Justo Dei judicio condemnatus sum”.

La acusación, la condena, la sentencia: esto es lo que esperará el reprobado el día del Juicio Universal.

Por esta razón, san Agustín dice en La Ciudad de Dios:

“Todos los que necesariamente morirán no deben preocuparse tanto por cómo morirán como por el lugar donde se verán obligados a ir después de la muerte”. (3)

Y este lugar, debemos añadir, es el cielo o el infierno.

El Mensaje de Fátima se abre con la aterradora visión del infierno y nos recuerda que nuestra vida en la tierra es muy seria, porque pone ante nosotros una elección dramática: el cielo o el infierno, la felicidad eterna o la condenación eterna. De acuerdo con la forma en que elegimos, seremos juzgados en el momento de nuestra muerte, y la sentencia, una vez que se pronuncie, será inapelable.

El Juicio Universal

Pero hay un segundo juicio que nos espera después de la muerte: el juicio universal.

La existencia de un juicio universal que seguirá al juicio particular es un artículo de fe. San Agustín sintetiza la enseñanza de la Iglesia con estas palabras:

“Nadie puede poner en duda o negar que Jesucristo, como proclaman las Escrituras, pronunciará el juicio final“. (4)

Será el Juicio Final, al que nadie puede escapar.

En la hora del Juicio Universal, Jesucristo, el Hombre-Dios, aparecerá en los cielos, precedido por la Cruz y rodeado de huestes de ángeles y santos (Mt 24, 30-31), sentado en un trono de majestad (Mt 25, 30). El papel del Juez le ha sido dado por su Padre, como Jesús mismo nos revela en el Evangelio:

“Por mí mismo no puedo hacer nada; Juzgo de acuerdo con lo que escucho, y mi juicio es justo, porque no busco mi propia voluntad, sino la voluntad de Aquel que me envió.

Jn 5, 30

Pero, ¿por qué es necesario un juicio universal, ya que Dios juzga a todas las almas inmediatamente después de la muerte y el juicio universal simplemente confirmará la sentencia ya dictada en el juicio particular? ¿No es suficiente un juicio?

Santo Tomás responde:

“Todo hombre es una persona en sí mismo y es al mismo tiempo parte de toda la raza humana; por lo tanto, debe tener un doble juicio: uno que sea particular, después de su muerte, cuándo recibirá de acuerdo con lo que hizo en la vida, aunque no enteramente, porque no recibirá en lo que respecta al cuerpo, sino en lo que respecta al alma; pero también debe haber otro juicio de acuerdo con el hecho de que somos parte de la raza humana: el juicio universal de toda la raza humana a través de la separación del bien de los inicuos”. (5)

El Doctor Angélico explica, en otro pasaje, que aunque la vida temporal del hombre termina con la muerte, se prolonga de cierta manera en el futuro, porque sigue viviendo en la memoria de los hombres, empezando por sus hijos. Además, la vida del hombre continúa en los efectos de sus obras. Por ejemplo, Santo Tomás dice: “Como resultado de la impostura de Arius y otros impostores, la incredulidad teme hasta el fin del mundo; y de la misma manera hasta este mismo punto la fe se expandirá gracias a la predicación de los Apóstoles”. (6)

El juicio de Dios no concluye así con la muerte, sino que se extiende hasta el fin de los tiempos, porque la buena influencia de los santos y la mala influencia del reprobado se extienden hasta el fin de los tiempos. San Benito, San Francisco y Santo Domingo merecerán ser pagados por todo el bien que su trabajo continuó haciendo hasta el fin del mundo, mientras que Lutero, Voltaire y Marx serán castigados por todo el mal que sus obras han provocado hasta el fin del mundo. Por esta razón, debe haber un juicio final, en el que todo lo que concierne a cada hombre de cualquier manera será juzgado perfectamente y claramente. Mientras que en el juicio particular cada persona será juzgada sobre todo en lo que respecta a la exactitud de la intención con la que ha trabajado, en el juicio universal sus obras serán juzgadas objetivamente, sobre todo por los efectos que han tenido en la sociedad.

Después del juicio inmediato ante Dios en el momento de la muerte, es necesario que haya un juicio público no sólo ante Dios, sino también ante todos los hombres, todos los ángeles, todos los santos y la Santísima Virgen María, porque, como dice el Evangelio:

“No hay nada oculto que no se revelará; nada secreto que no se conocerá”.

Lc 12, 2

Es justo que aquellos que han ganado el Cielo gracias a los sufrimientos y persecuciones serán glorificados, mientras que las muchas personas inicuas y perversas que han llevado una vida feliz a los ojos de los hombres serán públicamente deshonradas. El Padre Schmaus dice que el juicio final revelará la verdad o falsedad de las obras culturales, científicas y artísticas de los hombres: la verdad o falsedad de las directrices filosóficas, las instituciones políticas y las fuerzas religiosas y morales que han movido la historia; el significado de las diversas sectas y sus herejías, de las guerras y revoluciones. (7) Los cuerpos de Arius, Lutero, Robespierre y Marx ya son polvo, pero el día del juicio sus libros, estatuas y nombres tendrán que ser ejecutados públicamente.

Añadimos que cada hombre nace y vive dentro de una nación, y su acción contribuye a transformar las naciones y los pueblos en los que vive para bien o para mal, y estos pueblos y naciones serán juzgados en su cultura, instituciones y leyes. Por esta razón, el Evangelio dice que cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria “todas las naciones serán reunidas delante de él. Y los separará unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y colocará las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda” (Mt 25, 31-46).

Por lo tanto, el juicio no se pronunciará sólo sobre los hombres individuales y los ángeles individuales. Las naciones también están llamadas a cumplir con los designios de la Divina Providencia y, por lo tanto, deben ajustarse a la voluntad divina que gobierna y gobierna el universo. En el juicio universal se revelará si y cuánto cada pueblo ha cumplido la tarea que Dios les ha asignado. (8)

Monseñor Antonio Piolanti escribe:

“Las razones de sabiduría guardan secretos a lo largo del tiempo, pero, al final, el tiempo tendrá que derramar su tesoro ante los ojos de la asamblea universal. Todas las máscaras caerán y los falaces fariseísmos llevarán la marca de una infamia indeleble” (9)

El juicio se extenderá a toda la historia humana, que será revelada públicamente a la mayor gloria de Dios. Será el triunfo de la Divina Providencia que a lo largo de la historia guía los destinos de los hombres y las naciones de una manera invisible e impenetrable.

En presencia de esta frase inapelable, todos los reunidos en el valle de Josafat proclamarán la gran palabra:

Iustus es Domine, et rectum iudicium tuum – Tú eres justo, oh Señor, y tu juicio está lleno de equidad.

Sal 118, 137

El juicio particular y el juicio universal son los dos momentos supremos en los que el juicio de Dios se manifiesta sobre los hombres y las naciones. Este juicio divino es seguido por una recompensa o un castigo. Para las personas individuales, la recompensa o el castigo pueden aplicarse durante su vida terrenal o en la eternidad, pero para las naciones que no tienen una vida eterna, la recompensa o el castigo sólo se pueden aplicar en el transcurso de la historia. Y debido a que el juicio universal pone fin a la historia, en ese momento Jesucristo no condenará a las diversas naciones al castigo eterno, sino que abrirá los ojos de toda la humanidad que se ha reunido para ver cómo cada nación ha sido recompensada o castigada a lo largo de la historia de acuerdo con sus virtudes o sus pecados.

Es importante entender que, tanto para los hombres individuales como para las naciones, el juicio universal es el momento culminante del juicio divino, pero Dios no se limita a juzgar sólo en esa hora: podemos decir que juzga desde el momento de la creación del universo. Al comienzo de la historia del universo, hay un juicio –el juicio hecho por Dios contra Lucifer y los ángeles rebeldes– al igual que al comienzo de la creación del hombre hay un juicio hecho contra Adán y Eva. Desde ese momento hasta el fin de los tiempos, el juicio de Dios no deja de aplicarse a sus criaturas, porque la Divina Providencia sostiene todo el universo creado en el ser y lo dirige hacia su fin. Todos los movimientos del mundo físico, el mundo moral y el mundo sobrenatural son voluntad de Dios, excluyendo el pecado, que es causado sólo por la criatura libre.

Jesús dice que todos los pelos de nuestra cabeza han sido contados (Lc 12, 8). Más aún, es cierto que cada una de nuestras acciones, incluso las más pequeñas, es juzgada por Dios. Pero Dios no es sólo infinitamente justo, también es infinitamente misericordioso, (10) y no hay juicio divino que no esté desprovisto de misericordia, así como no hay expresión de misericordia divina que no esté exenta de la justicia más profunda. Tal vez el ejemplo más hermoso de este abrazo de justicia y misericordia se nos da en el gran don del Sacramento de la Penitencia. En este sacramento, en el que el pecador es juzgado y absuelto, el sacerdote, que actúa in persona Christi, ejerce el poder judicial de la Iglesia pero también ejerce la misericordia paterna de Dios, absolviéndonos de nuestros pecados. La justicia de Dios interviene para restablecer el orden por medio de la penitencia que merece la culpa, y la Divina Misericordia se manifiesta por medio del perdón de nuestros pecados por medio del cual Dios libera de los castigos eternos.

El castigo de las naciones

Lo que se aplica a los hombres también se aplica a las naciones. Dios no está ausente de la historia; también está siempre presente en ella con su inmensidad, y no hay un punto o momento de tiempo creado en el que no manifieste su justicia divina y misericordia sobre todos los pueblos. Todas las desgracias que golpean a las naciones a lo largo de su historia tienen un significado. Sus causas a veces nos eluden, pero es cierto que el origen de todo mal permitido por Dios reside en el pecado del hombre. San Próspero de Aquitania, un estudiante de San Agustín, dice que “a menudo las causas de la operación divina permanecen ocultas y sólo se ven los efectos”. (11) Una cosa es cierta: cualquiera que sean las causas secundarias, Dios es siempre la primera causa: todo depende de El. En este punto debemos preguntarnos de qué manera Dios juzga y castiga el comportamiento de varios pueblos y naciones en la historia. La respuesta de la Sagrada Escritura, de los teólogos y santos es unívoca. Tria sunt flagella quibus dominus castigat: guerra, plaga y hambruna. Con estos tres flagelos, explica San Bernardino de Siena, (12) Dios castiga los tres principales vicios de los hombres: orgullo, lujuria y avaricia: orgullo, cuando el alma se rebela contra Dios (Ap 12, 7-9), lujuria cuando el cuerpo se rebela contra el alma (Gén 6, 5-7), avaricia cuando el afán por las cosas creadas se rebela contra el hombre (Sal 96,3). La guerra es el castigo por el orgullo de los pueblos, las epidemias son el castigo por su lujuria y la hambruna es el castigo por su avaricia.

Los signos por los cuales podemos saber que los juicios de Dios están cerca

En sus Sermones, San Bernardino analiza el Salmo 118, que dice: Tempus faciendi dissipaverunt legem tuam: “Es hora de que el Señor actúe, porque han disipado vuestra Ley” (Sal 118, 26). En esta expresión del salmista, San Bernardino distingue tres momentos. Tempus –el tiempo que la misericordia de Dios da a las personas para cambiar sus caminos. En este espacio de tiempo Dios ofrece a los pecadores la posibilidad de suspender la sentencia, revocar la pena, remitir la ofensa, recibir gracia. Dios espera porque desea la conversión de los pecadores. El tiempo de espera puede ser largo, pero tiene un límite. Si durante este tiempo no hay arrepentimiento, el castigo es lógico y necesario.

En el segundo momento, Dios prepara el castigo para los pecadores impenitentes: un tiempo que se expresa con las palabras faciendi Domine, que resumen, según san Bernardino, “la venganza amarga y el duro castigo de Dios”, si el pueblo no desea cambiar sus costumbres. (13) Sin embargo, el castigo es un acto de misericordia del Padre. No desea la muerte eterna de los pecadores, sino su vida, y a través de los flagelos que les inflige todavía trata de obtener su conversión. Es el tiempo en el que el hacha se coloca en la raíz del árbol: securis ad radicem arboris posita est (Mt 3, 10).

El tercer momento es cuando la ofensa está completa: dissipaverunt legem tuam. Es la hora de tomar la hoz y cosechar la cosecha, como dice el ángel en el Libro del Apocalipsis: “Usa tu hoz y cosecha la cosecha, porque ha llegado el momento de cosechar, porque la cosecha de la tierra está completamente madura” (Ap 14, 15). ¿Cuáles son los signos que indican que la cosecha está madura? San Bernardino enumera siete:

  1. La existencia de muchos pecados horrendos, como en Sodoma y Gomorra
  2. El hecho de que el pecado se cometa con pleno conocimiento y consentimiento deliberado
  3. Que estos pecados son cometidos por personas enteras en su conjunto
  4. Que esto sucede de una manera pública y desvergonzada
  5. Que sucede con todo el afecto del corazón de los pecadores
  6. Que los pecados se cometen con atención y diligencia
  7. Que todo esto se hace de una manera continua y perseverante. (14)

Esta es la hora en la que Dios castiga los pecados del orgullo, la lujuria y la avaricia con los flagelos de la peste, la guerra y el hambre.

“Tempus faciendi Domine, dissipaverunt legem tuam”.

Es hora de actuar, oh Señor, porque han violado tu ley. Otro gran santo con una voz profética que se hace eco de San Bernardino, San Luis Maris Grignon de Montfort, exclama en su Oración Ardiente por los Apóstoles de los últimos tiempos:

 Es hora de actuar, oh Señor, han rechazado tu ley. De hecho, es hora de cumplir tu promesa.

Vuestros mandamientos divinos están rotos, vuestro Evangelio se deshace, torrentes de iniquidad inundan toda la tierra llevando incluso a vuestros siervos.

Toda la tierra está desolada, la impiedad reina suprema, su santuario es profanado y la abominación de la desolación incluso ha contaminado el lugar santo.

Dios de la Justicia, Dios de la Venganza, ¿dejarás que todo, entonces, siga el mismo camino? ¿Llegará todo al mismo fin que Sodoma y Gomorra? ¿Nunca romperás tu silencio? ¿Tolerarás todo esto para siempre?”

San Luis María escribió estas palabras a principios del siglo XVIII. Dos siglos más tarde, la Santísima Madre apareció en Fátima para anunciar que si el mundo continuaba ofendendo a Dios sería castigado a través de la guerra, el hambre y las persecuciones de la Iglesia y el Santo Padre y que “varias naciones serán aniquiladas”.

Pero hoy, cien años después de las apariciones en Fátima, trescientos años después de la muerte de San Luis María, ¿el mundo ha dejado de ofender a Dios? ¿Es la ley divina tal vez menos transgredida, el Evangelio menos abandonado, el santuario menos profanado? ¿No vemos pecados que claman venganza ante el rostro de Dios, como el aborto y la sodomía justificados, exaltados y protegidos por las leyes de las naciones?

¿No hemos visto al ídolo Pachamama acogido y venerado incluso dentro de los santos recintos del Vaticano? ¿No debería todo esto ser juzgado por Dios a estas alturas? Y no debe quien ama a Dios también amar y desear la hora de su justicia, para espetar, como en el día del juicio final: Iustus es Domine, et rectum iudicium tuum: Tú eres justo, oh Señor, y tu juicio está lleno de equidad (Sal 118: 137)?

¿Por qué los pueblos no se dan cuenta de los castigos que se ciernen sobre ellos

Entre los católicos, cada vez que una aflicción le sucede a ciertas personas o naciones, hay quienes dicen que no saben si esto es un castigo o un juicio. Pero a diferencia de las pruebas que acontecen a los hombres individuales, los males que afligen a las naciones son siempre castigos. Puede suceder que un hombre virtuoso deba sufrir mucho para ser probado en su paciencia, como le sucedió a Job. Los sufrimientos que los hombres individuales encuentran en sus vidas no siempre son un castigo; más a menudo son una prueba que los prepara para obtener la felicidad eterna. Pero en el caso de las naciones, los sufrimientos debidos a la guerra, las epidemias o los terremotos son siempre castigos, son siempre un castigo, porque las naciones no tienen una existencia eterna. Decir que un flagelo podría ser “un juicio” para una nación no tiene ningún sentido. Podría ser una prueba para los hombres individuales de una nación en particular, pero no para la nación en su conjunto, porque las naciones reciben su castigo en el tiempo, no en la eternidad.

Los castigos de una nación aumentan en proporción a los pecados de una nación. Y en proporción al aumento de sus pecados, los malvados también aumentan su rechazo a la idea del castigo, como hizo Voltaire en su poema blasfemo sobre el desastre en Lisboa, escrito después del terrible terremoto que destruyó la capital de Portugal en 1755. La Iglesia siempre ha respondido a las blasfemias de los ateos recordando que todo lo que sucede depende de Dios y tiene un significado. Pero cuando son los mismos hombres de la Iglesia quienes niegan la idea del castigo divino, esto significa que el castigo ya está en marcha y es irremediable. En los días del brote de coronavirus, el arzobispo Mario Delpini de Milán incluso llegó a decir que “es una idea pagana pensar que Dios envía azotes“. En realidad, pensar que Dios no envía azotes no hace que alguien sea pagano sino ateo. El hecho de que esto es exactamente lo que muchos obispos de todo el mundo piensan significa que el episcopado católico en todo el mundo está inmerso en el ateísmo. Y esto es un signo de un castigo divino que ya está en marcha.

San Bernardo explica que cuanto más se acerca el castigo de Dios, menos lo saben las personas que lo merecen. (15) La razón de esta ceguera de la mente es el orgullo, initium omnis peccati (Eccl 10:15). El orgullo oscurece el intelecto, le impide ver cuán cerca está la destrucción, y Dios desea por esta ceguera humillar a los orgullosos.

Con la ayuda de San Bernardino también podemos interpretar una línea del Libro de Salmos que fue incorporada por León XIII en su Exorcismo Contra los ángeles rebeldes:Veniat illi laqueus quemt, et captio quam abscondit, apprehendat eum et laqueum cadat in ipsum” (Sal 34: 8). La traducción libre de este pasaje podría ser:

“Que venga la trampa, la trampa en la que no está pensando. Deja que la maniobra que está escondiendo se apodere de él y déjalo caer en su propia trampa de la muerte”.

Sal 34, 8

San Bernardo dice que este pasaje de los Salmos puede interpretarse bajo tres aspectos.

Primero, desde el punto de vista de Dios: Veniat illi laqueus quem ignorat. La primera causa de esta ignorancia proviene de Dios, que para ocultar sus planes utiliza epidemias y hambrunas: “laqueus est pestis vel fames et consimilia” (16), dice San Bernardino: “La trampa es plaga o hambrunas y cosas similares”. En primer lugar, Dios quita a los guías del pueblo, no sólo a sus guías políticos y espirituales, sino también a los ángeles que presiden las naciones. Dios entonces quita el lumen veritatis, que es una gracia como todo bien que viene de Dios. Finalmente, Dios permite que el pueblo pecador caiga en manos de sus propios vicios, de demonios que reemplazan a los ángeles, y de los inicuos, que los conducen hacia el abismo.

Et captio quam abscondit, apprehendat eum. Una vez que cada guía ha sido arrebatado de ellos y también la luz de la verdad, las personas impenitentes no sólo no cambian cuando Dios anuncia el castigo, sino que en realidad aumentan sus pecados. Y esta multiplicación de pecados aumenta la ceguera de los pueblos.

Et laqueum cadat en ipsum. La gente pecadora no es consciente de la hora del castigo, que viene sobre ellos de repente e inesperadamente. Las maniobras con las que intentaron destruir el buen giro contra ellos. No sólo son castigados, sino humillados. Así se cumple la profecía de Isaías: “Sobre ti sobrevendrá un desastre, ni sabréis de dónde viene; sobre ti caerá una calamidad que no puedes proteger; sobre ustedes vendrá de repente una catástrofe que no pueden imaginar”(Isaías 47:11).

El miedo a Dios y al terror humano

Cuando entonces comienza el castigo, el demonio, viendo sus planes molestos, propaga la sensación de terror entre los pueblos, la antecámara de la desesperación. Los malvados niegan la existencia de la catástrofe; los buenos entienden que ha llegado, pero en lugar de aprovechar la oportunidad de su renacimiento, se sienten tentados a ver en ella sólo la hora de su propia ruina. Esto sucede cuando se niegan a ver detrás de los acontecimientos la mano sabia de Dios para perseguir las maniobras de los hombres. Un autor querido por el corazón de San Luis María de Montfort, el archidiácono Henri-Marie Boudon escribe:

Dieu ne frappe que pour étre regardé“Dios golpea para ser contemplado, pero en lugar de dirigir nuestra mirada hacia él, la convertimos en criaturas”.

Esto no significa que las maniobras de las fuerzas revolucionarias no deban ser observadas, analizadas y combatidas, pero sin olvidar nunca que la Revolución siempre sea derrotada en la historia por la naturaleza autodestructiva que posee intrínsecamente en sí misma, mientras que la Contrarrevolución siempre gana debido a la fecundidad del bien que también posee en sí misma.

El ateísmo es la expulsión de Dios de todos los aspectos de la actividad humana. La gran victoria de los enemigos de Dios no radica en suprimir nuestras vidas o restringir nuestras libertades físicas, sino en eliminar la idea de Dios de nuestras mentes y corazones. Todo razonamiento humano y especulación filosófica, histórica y política en la que Dios no tiene el primer lugar es falso e ilusorio.

Bossuet dice que:“Toutes nos pensées qui n’ont pas Dieu pour objet sont du domaine de la mort” (18) – Todos nuestros pensamientos que no tienen a Dios como su objeto pertenecen al dominio de la muerte“. Esto es cierto, y también podemos decir que todos nuestros pensamientos que tienen a Dios para su objeto pertenecen al dominio de la vida, porque Jesucristo, el Juez y Salvador de la raza humana, es “el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn 14, 6).

Hablar del juicio de Dios en la historia y sobre la historia no es, por lo tanto, hablar de la muerte, sino de la vida, y quien hable del juicio divino no es un “profeta de la perdición”, sino más bien un heraldo de esperanza.

Aquellos que hoy con cada vez más fuerza rechazan la idea del castigo divino son los hombres de la Iglesia. Rechazan el castigo porque rechazan el juicio de Dios, que reemplazan con el juicio del mundo. Pero el miedo de Dios nace de la humildad, mientras que el miedo al mundo nace del orgullo.

Temer a Dios es la sabiduría más elevada: Timor Domini initium Sapientiae dice el Libro de Eclesiastés, que concluye con estas palabras: Deum time, et mandata ejus serva: hoc est enim omnis homo (Eccl 12, 13): “Teme a Dios y observa sus mandamientos, porque esto es todo para el hombre”. Quien no teme a Dios reemplaza los mandamientos divinos con los mandamientos del mundo, por temor a ser aislado, censurado y perseguido por el mundo. El miedo al mundo, que es una consecuencia del pecado, impulsa a los hombres a huir de la batalla, mientras que el miedo de Dios incita a los hombres a luchar.

Un gran autor francés, Ernest Hello, dice: “Temer el nombre de Dios no significa no tener miedo de nada”. (19) Y Hello también nos recuerda una palabra de la Sagrada Escritura cuya profundidad nunca logrará comprender plenamente: laetetur cor meum ut timeat nomen tuum (Sal 85,11) – “mi corazón se alegra de que teme tu nombre

La alegría sólo existe donde existe la presencia de Dios, y Dios no puede estar presente si el temor del Señor no está presente. El Espíritu Santo dice que no hay nada más grande que el temor del Señor: Nihil melius est quam timor Domini (Eccl 23:27); el Espíritu Santo llama al temor del Señor la fuente de la vida: Timor Domini fons vitae (Prov 14: 27); así como el júbilo y la alegría: Timor Domini gloria, gloriatio et laetitia et corona exultationis! (Sir 1:11).

Es este temor de Dios lo que nos lleva a reconocer la mano divina en los trágicos acontecimientos de nuestro tiempo y a entrar en la batalla con un valor tranquilo.

El jinete, la muerte y el diablo

El Jinete, la Muerte y el Diablo es un grabado de cobre realizado por Albrecht Durero en 1513. La obra muestra a un jinete con un casco en la cabeza, armado con una espada y una lanza, montado en un majestuoso corcel, desafiando a la muerte, que le muestra un reloj de arena que contiene el lapso de tiempo de la vida que es fugaz, y el diablo, que es representado como un animal con cuernos sosteniendo un halberd.

Hace casi setenta años, en un artículo publicado en la revista Catolicismo en febrero de 1951, Plinio Corrá de Oliveira utilizó esta imagen para ilustrar el choque entre la Revolución que no puede volver atrás y la Iglesia que, a pesar de todo, no ha logrado triunfar. Escribió:

La guerra, la muerte y el pecado se están preparando una vez más para destruir el mundo, esta vez en mayores proporciones que nunca. En 1513, el incomparable talento de Dérer los representaba en la forma de un caballero que se va a la guerra, completamente vestido con su armadura, y acompañado de la muerte y el pecado, este último retratado por un unicornio. Europa, que incluso entonces estaba inmersa en los disturbios que precedieron a la Pseudo-Reforma, se dirigía a la trágica era de las guerras religiosas, políticas y sociales que desencadenó el protestantismo.

La próxima guerra, sin ser explícita y directamente una guerra de religión, afectará tanto a los intereses sagrados de la Iglesia que un verdadero católico no puede dejar de ver en ella principalmente el aspecto religioso. Y la devastación que se desatará será sin duda incomparablemente más destructiva que las de los siglos pasados.

¿Quién ganará? ¿La Iglesia?

Las nubes que tenemos ante nosotros no son rosadas. Pero nos animan con una certeza inconquistable y es que no sólo la Iglesia —que es obvio, dada la promesa divina— no desaparecerá, sino que en nuestros días obtendrá un triunfo aún mayor que el de Lepanto.

¿Cómo? ¿Cuándo? El futuro pertenece a Dios. Muchas razones para la tristeza y la ansiedad aparecen ante nosotros, incluso cuando miramos a algunos de nuestros hermanos con fe. En el fragor de la lucha es posible e incluso probable que habrá terribles deserciones. Pero es absolutamente seguro que el Espíritu Santo sigue inspirando en la Iglesia energías espirituales admirables e indomables de fe, pureza, obediencia y dedicación, que en el momento oportuno cubrirán una vez más el nombre cristiano con gloria.

Plinio Corrá de Oliveira concluyó su artículo con la esperanza de que el siglo XX sería “no sólo el siglo de la gran batalla, sino sobre todo el siglo del inmenso triunfo”. Nosotros mismos nos hacemos eco de esta esperanza, que se extiende hasta el siglo XXI, nuestro siglo, la era del coronavirus y de las nuevas tragedias, pero también el tiempo de una fe renovada en la promesa de Fátima, una fe que queremos expresar con las palabras que el Papa Pío XII dirigió a la Acción Católica en 1948:

“Ya sabéis, hijos amados, los misteriosos jinetes de los que habla el Libro del Apocalipsis. El segundo, tercer y cuarto jinete son la guerra, el hambre y la muerte. ¿Quién es el primer jinete en el caño blanco? “Su jinete tenía un arco, y se le dio una corona, y salió victorioso” (Ap 6, 2). Es Jesucristo.

El visionario-evangelista no vio sólo la ruina causada por el pecado, la guerra, el hambre y la muerte; también vio ante todo la victoria de Cristo. Y, de hecho, el camino de la Iglesia a lo largo de los siglos no es más que un vía crucis, pero también es en todas las épocas una marcha triunfal.

La Iglesia de Cristo, los hombres de fe del amor cristiano, son siempre los que traen luz, redención y paz a la humanidad que no tiene esperanza. Iesus Christus heri et hodie, ipse et in saecula (Heb 13, 8). Cristo es tu guía, de la victoria a la victoria. Síguelo” (20)

________

1 Réginald Garrigou-Lagrange, La vita eterna e la profonditá dell’anima, traducción al italiano, Fede e Cultura, Verona 2018, p. 94.

2 Vita del gran patriarca s. Bruno Cartusiano. Dal Surio, & altri …, Alessandro Zannetti, Roma 1622, vol.  2, p. 125

3 San Agustín, De Civitate Dei, I, 10, 11.

4 San Agustín, De Civitate Dei, 20, 30.

5 Santo Tomás de Aquino, en via enviado. 47, 1, 1, ad 1.

6 Santo Tomás de Aquino, Summa Theologica, III, q. 59, art. 5

7 Michael Schmaus, Le ultime realt, Traducción al italiano, Edizioni Paoline, Roma, 1960 p. 247.

8 Ibidem, p. 248.

9 Antonio Piolanti, Giudizio divino, en Enciclopedia Cattolica, vol. VI (951), col. 731 (731-732).

10 Réginald Garrigou-Lagrange, Dieu, son existence et son nature, Beauchesne, París 1950, vol. I, pp. 440-443.

11 Prosper de Aquitania, De vocatione omnium gentium (La vocazione dei popoli, Cittá Nuova, Roma 1998, p. 74)

12 San Bernardino, Opera omnia, Sermo 46, Feria quinta post dominicam de Passione, en Opera omnia, Ad Claras Aquas, Florencia 1950, vol. II, pp. 84-8,

13 Ibid., Sermo XIX, Feria secunda post II dominicam in quadragesima, vol. III, p. 333.

14 Ibidem, págs. 337-338.

15 Ibidem, págs. 340-350.

16 Ibidem, p. 341.

17 Henri-Marie Boudon, La dévotion aux saints Anges, Clovis, Cobdé-sur-Noireau 1985, p. 265.

18 Jacques-Bénigne Bossuet, Oraison funébre de Henriette-Anne d’Angleterre (1670), en la ciudad de Outhenin-Chalandre fils, París 1836, t. II, p. 576

19 Ernst Hello, L’homme, Librairie Académique Perrin, París 1911, p. 102.

20 Pío XII, Discurso de 12 de septiembre de 1948 a la Juventud de la Acción Católica, Discorsi e Radiomessaggi, X (1948-1949), p. 212).

Traducido por Giuseppe Pellegrino



Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.