fbpx
Actualidad Fe Testimonios

Alcalde de Venecia, Italia, ante la Virgen María

Avatar
Escrito por Redacción R+F

Como en Nínive, es el gobernante quien se somete a Dios pidiendo por su ciudad. En este caso, apelando a la intercesión de la Santísima Virgen María. Un ejemplo a seguir.

Entretanto, las gentes se admiran, pero reclaman a la Iglesia el hecho de que no sean los prelados los que lo hagan, como es su deber.

Según informa Religión en Libertad con fecha sábado 14 de marzo de 2020, el Alcalde de la ciudad de Venecia, Italia, ha apelado el día anterior a la intercesión de la Virgen.

Ante la epidemia de coronavirus en italia, este viernes el alcalde de Venecia, Luigi Brugnaro, independiente elegido en 2015 con el apoyo del centro-derecha, consagró la ciudad a la Virgen de la Salud en la basílica de Santa María de la Salud. El templo fue edificado en el siglo XVII en agradecimiento del pueblo a Nuestra Señora tras verse libre de la peste que la invadió en 1630. El sindaco veneciano leyó una oración compuesta por el patriarca de Venecia, Francesco Moraglia:

«Como hijos tuyos nos dirigimos a ti para confiarnos a tu protección maternal», imploró, rogándole interceda ante su Hijo por «la salud, la salvación y la paz» de los venecianos.


Por su parte, en un muro de facebook titulado Católicos Perplejos, registran el hecho con este comentario:

¿Qué os sucede obispos de Italia y del mundo? Ese es vuestro trabajo. Si los sacerdotes callan ¡LAS PIEDRAS HABLARÁN!


En los últimos años, esta importante ciudad ha pasado por una sucesión de calamidades que van desde un lento pero progresivo hundimiento, hasta las graves inundaciones de fin de año y, ahora, el coronavirus.

La situación económica de la ciudad es preocupante, pues vive casi únicamente del turismo. Los lugareños se han ido a otras regiones y, con ellos, las demás actividades productivas y otras fuentes de ingresos.

Alcalde de Venecia, Italia, Luigi Brugnaro, consagró la ciudad a la Virgen de la Salud en la basílica de Santa María de la Salud.

La actitud de su alcalde recuerda uno de los más notables pasajes bíblicos, cuando el Rey de Nínive, ante el anuncio de Jonás de que la ciudad sería destruída en un plazo de 40 días por sus múltiples pecados si no se arrepentía, decretó ese mismo tiempo de ayuno y penitencia, se vistió de sayal y se cubrió de cenizas en señal de verdadero arrepentimiento, instando a todos sus pobladores a cambiar de conducta. Y dice dicho relato que, ante ello, el Señor decidió perdonar a la ciudad.

Relacionados  El presidente católico de Nueva Zelanda

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comments

  • Aplaudo la intención de recordar el pasaje Bíblico referido a Jonás 3:7-9, cuando el Rey decreta ayuno con arrepentimiento y ordena que toda persona, junto con sus animales, haga duelo y clame a Dios con todas sus fuerzas. Pero mis queridos hermanos, escrito está: «Clame a Dios», no a santos ni a vírgenes! que por cierto, ellos esperan al igual que nosotros, el juicio. No olviden que el pecado de Ninive era precisamente que estaban sumidos en la Idolatría!, pido perdón por mi sinceridad, pero esta escrito en la Biblia, se trata de JESÚS, El no necesita intermediarios, ante El es que el alcalde de Venecia se debe postrar

    • Gracias por leer nuestras publicaciones. Parece que es un lector asiduo. Tal vez ya te habíamos respondido un comentario anterior, invitándote a leer los dos primeros capítulos del Evangelio según San Lucas. Así mismo, ahora te invitamos a leer y a meditar el pasaje de las Bodas de Caná, en donde la Madre del Rey logra que éste haga su primer milagro, y no es una trivialidad: convertir el agua en vino en una fiesta, tiene pleno sentido, pues lo que se celebra es un Sacramento, el Matrimonio. Históricamente, y en diferentes partes del mundo, el hecho se repite: la Virgen María intercede ante Jesús, a quien se le ha dado toda potestad en los cielos y en la tierra, para acabar una peste. Humildemente, nosotros pedimos que la Santísima Madre de Dios, del Rey de reyes y Señor de señores, nos ayude con su intercesión, pues «no sabemos pedir como conviene», y en cambio Ella sí. También puede leer 1 Reyes 2, 19-20: «Se levantó el rey, fue a su encuentro y se postró ante ella, y se sentó después en su trono; pusieron un trono para la madre del rey y ella se sentó a su diestra. 20.Ella dijo: «Tengo que hacerte una pequeña petición, no me la niegues.» Dijo el rey: «Pide, madre mía, porque no te la negaré»». Y Génesis 3, 15: «Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje: él te pisará la cabeza mientras acechas tú su calcañar»». Un lugar relevante le concedió Dios a María en la vida de Su Hijo y en la de sus hijos, a los que adoptó por el bautismo, es decir, en la vida de la Iglesia y en la Historia de la Salvación. Por eso, dicho Alcalde, y nosotros, seguimos la Voluntad de Dios. Y, como dice el apóstol Juan: «Nosotros hablamos de lo que hemos visto y oído, …y nuestro testimonio es veraz». Bendiciones.