Vida

La paz comienza en los vientres

Este es el discurso pronunciado el 16 de julio de 2014 en el Congreso de Estados Unidos por James Lankford, senador por Oklahoma, en relación con los videos realizados con cámara escondida que mostraron como los centros de aborto americanos traficaban con los órganos de los bebés asesinados.

De 49 años, casado y con dos hijas, Lankford es un devoto baptista opuesto tanto al aborto como a la consideración como matrimonio de la unión entre personas del mismo sexo.

Con una voz profunda y contundente que se quebró por la emoción al proclamar que lo que se despieza porque sus piezas “tienen valor” es un niño que también “tiene valor”, Lankford argumentó de forma conmovedora pero con aplastante lógica sobre la humanidad del feto, señalando las contradicciones de los abortistas.