Amor Total Vida

La genuina revolución sexual: mucho más que el “método del ritmo”

Escrito por Redacción R+F

Más mitos que verdades se han tejido alrededor de los métodos naturales de planificación o “métodos de reconocimiento de la fertilidad”, como los llaman quienes se han especializado en este campo. Razón+Fe publica una serie de entrevistas con Martha Elena Soto Rojas, profesional en el Cuidado de la Fertilidad y promotora en Colombia del Creighton Model System. En esta primera entrega la experta explica, por ejemplo, por qué la píldora anticonceptiva resulta ser abortiva.

-Razón+Fe (R+F): ¿Por qué son mejores los métodos naturales de planificación que los métodos artificiales, ya conocidos y probados desde hace más de 50 años?

Martha Elena Soto (MS): Las ventajas que ofrecen los métodos naturales, llamados también métodos de reconocimiento de la fertilidad, están asociadas con el aprendizaje de lo que sucede durante el periodo menstrual de la mujer. El observar día a día las diferentes secreciones que se producen en cada ciclo de la ovulación –que coincide con el periodo menstrual-  hace que la mujer tenga la certeza de diferenciar cuáles son sus días fértiles e infértiles y cuál es el día más cercano a su ovulación. Este conocimiento le permite incluso entender el porqué de sus cambios de ánimo y le da la oportunidad de no acudir al uso de anticonceptivos y evitar así los efectos adversos que estos producen.

-R+F: ¿Como cuáles?

MS: A pesar de su aparente soporte científico, efectividad y facilismo que ofrecen para no quedar en embarazo, son reconocidas algunas implicaciones negativas para la salud de la mujer como los sangrados intermenstruales, la disminución de la intensidad del flujo menstrual, el aumento de peso, la alteración de procesos metabólicos en el organismo, el tromboembolismo, el cáncer cervical, tumores en el hígado e hipertensión, entre otros.

-R+F: De lo cual no se habla, como si se tratara de la letra menuda de los contratos que no se lee…

MS: Exacto. Y a propósito de lo que se pretende acallar con frecuencia, vale recordar que el uso de anticonceptivos conlleva a no estar abiertos al don de la vida, como lo indica la Humanae vitae, la encíclica profética del Beato Papa Pablo VI (1968). ¿Por qué? Es muy simple: al usarlos se separan los significados unitivo y procreador del acto conyugal, pues se pone una barrera artificial a la posibilidad de que esa relación sexual conduzca a un nuevo ser humano. De hecho, esta encíclica menciona que los esposos, mediante su recíproca donación personal, en cuerpo, afectividad y espíritu, “conservan íntegro el sentido del amor mutuo y verdadero y su ordenación a la altísima vocación del hombre a la paternidad” cuando se respeta la inseparable conexión de los dos significados del acto conyugal.

La Humanae vitae presenta, además, las consecuencias del uso de anticonceptivos que estamos viviendo hoy: promiscuidad, enfermedades de transmisión sexual, creación de los mal llamados derechos sexuales y reproductivos con los que el gobierno educa a nuestros hijos, desplazando a los primeros educadores que son los padres.

-R+F: Otra desventaja o secuela que se le atribuye al uso de anticonceptivos es la infertilidad, ¿cómo?, ¿acaso esta no es multicausal?

MS: Sí, claro, pero es evidente que el uso de los anticonceptivos desde temprana edad causa graves daños que impiden a las parejas lograr un embarazo. El deterioro ocasionado al regalo de la fertilidad es muy complejo, debido a las alteraciones que se presentan por el contenido de las hormonas (estrógeno y progesterona) artificiales.

-R+F: No obstante, la industria farmacéutica ha venido disminuyendo la cantidad de estas hormonas artificiales…

MS: Sí, es cierto, tanto así que hoy el mercado ofrece la minipíldora que solamente contiene progestina, forma sintética de la progesterona. Su efecto contraceptivo, así como el de la píldora de estrógeno y progesterona, actúa, primero impidiendo la ovulación (el folículo no madura); segundo, produciendo el moco cervical más espeso lo cual dificulta la llegada del espermatozoide a las trompas para encontrar el óvulo. Un tercer efecto es sobre el endometrio, produciendo la capa interna del útero muy delgada para impedir la implantación del embrión. Como no son 100% seguros, la mujer podría ovular y el espermatozoide podría llegar al óvulo para fecundarlo, dando lugar a un embarazo que terminaría en aborto; por esta razón la píldora anticonceptiva es considerada abortiva.

-R+F: ¿Entonces los métodos naturales son mejores, precisamente, porque no le generan secuelas negativas a la mujer?

MS: Efectivamente, y sin querer ahondar en el tema de la ecología, tan de moda actualmente, los métodos de naturales de planificación familiar no causan daño a la salud ginecológica de la mujer, cuidando así el regalo de la fertilidad. Algunos de los que se conocen son el método de Billings o de la ovulación, el de la temperatura corporal basal y el sintotérmico, y se emplean con buenos resultados. El método del ritmo perdió su vigencia; lastimosamente se quedó como único método en la memoria incluso médica, señalándolo como no efectivo; y es verdad, no funciona porque los ciclos de 28 días con ovulación el día 14 solamente se presentan en un 13 % de mujeres.

*Espere una próxima entrega de esta entrevista, en la cual se profundizará sobre el Modelo Creighton y la Naprotecnología, como desarrollos científicos para la regulación natural de la planificación familiar.

**Foto principal: tomada de www.cathopic.com / Alejandra Inés Arias