Familia Razón Testimonios

Samuel Ángel, el cruzado colombiano contra la ideología de género

Escrito por Alexandra Serna

El director ejecutivo del Movimiento de Católicos Solidaridad fue músico y político antes de liderar esta iniciativa que pretende “llevar la catolicidad a la vida de lo público”. Sus videos directos y francos sobre asuntos polémicos, denunciando casi siempre la ideología de género, lo han posicionado como un líder de opinión “políticamente incorrecto”.

“A lo que nos hemos dedicado es a despertar a la gente, no tenemos ninguna otra pretensión. No somos un partido político ni le hacemos competencia a nadie”, afirma Samuel Ángel, bogotano que no ha tenido “pelos en la lengua” para señalar, por ejemplo, que los acuerdos de la Habana harían de Colombia “un estado gay” o que la detención de la directora del colegio donde estudiaba el joven Sergio Urrego fue por su oposición a la ideología de género.

En su última conferencia, realizada este martes en el Teatro Minuto de Dios de Bogotá, llamó la atención -particularmente- por los decretos Lgtbi que firmó Juan Manuel Santos meses antes de terminar su gobierno, como lo viene haciendo desde el 10 de agosto, cuando organizaciones de padres de familia celebraron el Día Nacional de la Libertad para Educar, en memoria de las multitudinarias marchas de 2016 en contra de las sonadas cartillas de diversidad sexual que promovía la ministra de Educación Gina Parody. Para él, sin embargo, “se burlaron” de los papás, asunto que seguirá remarcando en sus próximas conferencias en Bucaramanga, Ibagué y otras ciudades entre septiembre y octubre próximos.

Aunque la mayoría de sus videos y declaraciones en redes sociales, como líder de opinión entre católicos, se enfocan en denunciar lo que él llama “la dictadura de la ideología de género” en Colombia, por cuenta de la presión interna para que los ministerios, gobernaciones y alcaldías implementen la “política pública Lgtbi”, también se fue “lanza en ristre” contra la consulta anticorrupción, mientras que en la reciente contienda electoral el Movimiento de Católicos Solidaridad (MCS) respaldó a Alejandro Ordóñez a la Presidencia y a candidatos católicos al Congreso. “Sin ser un grupo electoral, hacemos ciertas invitaciones en los temas electorales”.

(Puedes firmar aquí la alerta ciudadana: Derogar los decretos que implantan la ideología de género en Colombia)

Y, como era previsible, también le han censurado sus videos y demás declaraciones en redes sociales. Como él mismo cuenta, en Twitter no todos los usuarios pueden ver sus trinos; en Facebook, su video que denunciaba los ataques contra la iglesia del columnista -y hoy youtuber– Daniel Samper Ospina, desapareció y solo se conserva en el canal de YouTube, en la misma plataforma que luego fue censurado su video “más taquillero” hasta el momento, en el que Samuel Ángel explicaba por qué Gustavo Petro era el candidato de la ideología de género y, por supuesto, no había que apoyarlo en las urnas para elegirlo como presidente de los colombianos.

Su encuentro con Dios, la música y los medios

En los videos, de hecho, se ve y escucha a un Samuel Ángel provocador, especialmente en los primeros que hizo, antes del plebiscito del 2 de octubre de 2016, cuando ganó el No y que él promovió. En persona, sea en una conversación o en una conferencia, su tono es más tranquilo, pero igual de contundente.

“Si dicen que Samuel Ángel es muy bravo, les respondo que no, por el contrario, nos divertimos muchísimo haciendo lo que hacemos. Eso sí, soy franco”. En su lucha contra el marxismo cultural, la ideología de género y la izquierda en general no sirven las medias tintas.

Su patrona, Nuestra Señora de Fátima.

Quizás su espíritu combativo lo aprendió, en parte, por la disciplina deportiva que llevó en su juventud, particularmente con el boxeo. Reconoce, sin embargo, que también se desordenó en esos años de vida, dedicándose a bandas de rock y alejándose de la práctica espiritual, hasta que a los 17 años fue hospitalizado, le pidió a Dios su intervención y este actuó. “Lo vi a Él esa noche, el Señor se me apareció, y desde ahí empecé a sentir una paz que antes no experimentaba”. Se vinculó entonces a una comunidad laical de espiritualidad franciscana, en la que continúa hoy.

Estudió música con énfasis en administración cultural en la Universidad Javeriana de Bogotá, desde donde empezó a relacionarse con el sector público y luego con el eclesial. Le apostó a su propio emprendimiento, con una productora de música católica y una emisora con la cual recorrió Cundinamarca, Boyacá, Meta y Guaviare, incluso en zonas por donde también pasaban grupos guerrilleros y secuestrados -según relata-. De ahí surgió su interés en estudiar Derecho.

“Fundamos unos 20 grupos de oración gracias a las visitas que hacíamos a esos departamentos mediante el trabajo de la emisora. Nos dimos cuenta, y por eso ahora el eslogan del MCS, de que estábamos llevando la catolicidad a la vida de lo público, entendido como la junta de acción comunal, la escuela… Una vez me invitaron a una vereda cercana a Villavicencio y un grupo de encapuchados, de limpieza social, mataron a unas personas por ladronas y a mí solo me retuvieron. Vi la impotencia de los campesinos. Si hubiéramos llegado antes a evangelizar, quizás se habría evitado que mataran a esa gente”.

Apoya el periodismo católico con un “like”:

Político frustrado

Además de esa y otras escenas que lo marcaron, su experiencia con la emisora fue para Samuel, sobre todo, “una escuela de política”, en la medida en que para mantenerse no eran suficientes las donaciones, sino que requerían de la pauta gubernamental y, por ende, de relaciones políticas en la provincia. “Entendí que la política permitía apalancar proyectos desde lo social”.

Samuel y, a su derecha, Nicolás Márquez, de gira en mayo pasado en Colombia.

Así que por cuenta de los contactos políticos que cosechó en esos años, se vinculó a la campaña reeleccionista  de Álvaro Uribe (2006), coordinando prensa en Meta. Esto fue su catapulta para regresar a Bogotá, ingresar a la ONG Primero Colombia (de línea uribista), viajar a Estados Unidos y radicarse allí por unos años, mientras estudiaba en el Leadership Institute de Whashington. Fue durante ese periodo que conoció al argentino Nicolás Márquez, a quien ha traído de gira a Colombia por El libro Negro de la Nueva Izquierda, ideología de género o subversión cultural, y presenció, en enero de 2017, la posesión de Donald Trump por su labor en el MCS.

En 2011 -continúa su narración-, Samuel regresó a Colombia y se lanzó al ruedo electoral como candidato al Concejo de Bogotá por el partido de la U (que en sus orígenes respaldaba a Uribe), pero se “quemó”. En 2015 intentó de nuevo, ya bajo el paraguas del Centro Democrático, pero finalmente no quedó en la lista de candidatos a esa corporación, como tampoco otros nombres en el país. Para él significó una traición, así que renunció públicamente al partido que él mismo ayudó a impulsar en Bogotá y buscó cupo en Opción Ciudadana. Igualmente, no pasó.

“Fue muy frustrante, no encontré la lealtad, la sinceridad ni la claridad. Tampoco encontré los valores católicos en gente que se hace llamar católica y está en lo público. Esto implicó mi segunda conversión, por así decirlo”. En efecto, en medio de su “tusa política” tras una década de dedicación al tema, optó por concentrarse en su vida espiritual y privada. “Apostaté de la política”, expresa.

La “resurrección” a lo público, desde la Fe

Pasaron varios meses entre 2015 y 2016, antes de que Samuel regresara al activismo público, pero desde otra posición.

Según la ideología de género, “no se nace siendo mujer u hombre, sino que se aprende a serlo”, así, no existe el sexo femenino y masculino per se, sino el “género” como construcción social.
Cuenta que un buen día lo llamó una amiga con la que estudió Música, y con quien no hablaba desde hacía unos 15 años, para advertirlo sobre lo que se veía venir en el Ministerio de Educación con la revisión de los manuales de convivencia a partir de la cartilla “Ambientes escolares, libres de discriminación”. La idea era que él se apersonara del tema por su trayectoria política, pero al principio ni se inmutó. “Cuando llega y me muestra el tema de la famosa ideología de género -no tengo hijos, pero sí familiares con niños y bebés-, fue lo único que me hizo reaccionar. Y le dije: me meto, pero como católico”.

Su estrategia empezó con un grupo de WhatsApp y otro más, que luego se fueron multiplicando. Las “semillas” eran artículos donde denunciaba lo que pretendía hacer la ministra y el llamado a la movilización. Al preguntarle si había trabajado de la mano con la diputada protestante Ángela Hernández, quien fue la líder visible en medios masivos de la marcha del 10 de agosto, indica que a ella le llegó la información por otra parte y, por ende, cada uno trabajó por su lado. La línea del director del MCS ha sido, de todas formas, movilizar a los católicos con los católicos.

Tomada de https://www.las2orillas.co

Tomada de https://www.las2orillas.co

Tras el éxito de participación en la marcha del 10 de agosto de 2016 y al haber puesto el foco en denunciar la ideología de género en los acuerdos de la Habana (Santos-Farc), se empezó a consolidar el Movimiento de Católicos Solidaridad. Hoy, según su director, se han suscitado grupos focales en 500 municipios de Colombia y 100 ciudades del exterior, a través de parroquias y familias que abren las puertas de sus casas para las reuniones y formaciones. Se financian con donaciones, asegura Samuel Ángel.

“Los católicos del mundo rezamos el Rosario, leemos la Palabra, hacemos obras misionales, pero no se estudia la Doctrina Social de la Iglesia, y es lo que promovemos. Somos activistas, ligados claramente a la formación y la oración, fieles al Magisterio de la Iglesia y a sus autoridades”.

Agrega que la idea es que lleguen a llamarse solamente “Solidaridad”, a ejemplo del partido político polaco (en tiempos de San Juan Pablo II) que contribuyó a la caída del Comunismo, insistiendo que el Movimiento en Colombia no será un partido político y que él no será candidato.

“Soy un servidor. Queremos formar católicos con argumentos sólidos, así como buscar la unidad entre los católicos en temas electorales. Así se verá la diferencia”, concluye este cruzado colombiano contra la implementación de la ideología de género.

Este año, Samuel Ángel retomó su otra pasión: la música, desde la cual también evangeliza. 

Puedes firmar aquí la alerta ciudadana: Derogar los decretos que implantan la ideología de género en Colombia

*Foto principal: cortesía del entrevistado.

 

Sobre el Autor

Alexandra Serna

Comunicadora social y periodista. Especialista en desarrollo personal y familiar.

Sus primeros pasos de periodismo los dio en Semana.com, en Bogotá; caminó con más firmeza, desarrollando el "olfato periodístico", en el periódico La Patria, de Manizales (su ciudad de origen), y regresó a la capital del país para trabajar como periodista de investigación en RCN Radio. Su siguiente paso fue saltar de los medios tradicionales a los medios alternativos de evangelización. Es la directora de Razón+Fe.