Testimonios

De los medios tradicionales a Razón+Fe: ¿por qué llegué aquí?

Escrito por Alexandra Serna

¡Hola, querid@ amig@ de Razón+Fe!

Soy Alexandra Serna Zuluaga, hija de Dios, de Gregorio y Gloria Helena, y hermana de Lorena. Manizaleña, de 32 años, comunicadora social y periodista, especialista en familia y hoy, por “locura” de Dios, directora del medio de comunicación católico Razón+Fe, el cual empezó hace tres años y medio con una edición impresa, bimestral, de 60.000 ejemplares gratuitos para Colombia, y desde 2016 con la edición digital que se posiciona cada día.

El principal motivo por el cual llegué a Razón+Fe es sencillo: comprendí que mi llamado particular en el camino de la santificación del trabajo y del apostolado es “prestarle” mi rostro a Cristo en los medios de comunicación, puntualmente con la mirada de la fe católica, la cual vivo desde que tengo memoria y afiancé desde la adolescencia a través del movimiento Regnum Christi, camino espiritual que sigo recorriendo en comunión y al servicio de la Iglesia Católica.

Desde que conocí Razón+Fe me “conectó” el estilo directo y abierto para abordar temas como el aborto, la eutanasia y la homosexualidad desde una perspectiva “tabú” en los medios tradicionales: la verdad de la naturaleza humana, iluminada desde la fe.
Comprender esto no estuvo exento de espinas, por el contrario, se trató de un itinerario, por momentos paradójico, que poco a poco me fue confirmando la urgencia de un medio alternativo que interpretara al mundo desde el catolicismo y diera razón de nuestra fe, atrayendo con la caridad a los católicos y demás personas que buscan la verdad. Te comparto cuatro escenas:

Mayo de 2008. Sentada frente al jefe de redacción de la Revista Semana, en la anterior sede cerca del parque de la 93, me sorprendió con una pregunta mientras revisaba mi hoja de vida: “si eres católica como dices, ¿eres consciente de que Semana defiende el aborto y los derechos de la comunidad LGBT?” Y mi respuesta fue un chispazo del Espíritu Santo: “sí, lo soy, pero también entiendo que si ustedes son ‘liberales’ es porque están dispuestos a escuchar y a tener en cuenta un punto de vista contrario”. Entonces me aceptó como practicante de periodismo.

Mayo de 2011. Periodista del diario La Patria de Manizales. Entrevista con la feminista Florence Thomas a propósito de su libro Había que decirlo, en el cual “desnuda” su aborto clandestino en la Francia de los 60. Claro, en mi rol de periodista imparcial conversé con ella y pude entender cómo justificaba el aborto de los bebés “no deseados” con la idea de que “solo el deseo humaniza al feto”. Mas… ¿qué sucedía en mi interior mientras la escuchaba y escribía luego el artículo? Lo que muchos católicos hemos experimentado en nuestro ejercicio profesional cuando tratamos de ser coherentes y nos chocamos: impotencia y “esquizofrenia moral”.

Septiembre de 2014 y febrero de 2015. Al mes como periodista de investigación del noticiero de RCN Radio, en Bogotá, el suicidio de Sergio Urrego -joven homosexual- absorbió rápidamente a los medios. Cinco meses después Colombia estaba inmerso en el “bullicio” mediático que terminó favoreciendo la adopción gay. Como católica y estudiante de la especialización en familia veía cada vez más clara la razonabilidad del orden natural de la sexualidad, el matrimonio y la familia -fundada en papá y mamá-, pero como periodista del “mundo” me enfrentaba a la encrucij.ada de no contar con las fuentes suficientes (sobre todo de laicos) que asumieran la vocería desde esa perspectiva y se abrieran paso en un medio como en el que estaba.

Octubre de 2015. En mi siguiente trabajo, como profesional de comunicaciones de una sociedad científica de médicos especialistas, presenté objeción de conciencia y fui exonerada del cubrimiento y la difusión de la eutanasia, teniendo en cuenta que la posición institucional era favorable a esta mala práctica médica (reglamentada meses atrás por el Minsalud). Aunque pensaba que me podrían desvincular de la organización, los directivos respetaron mi posición, incluso uno de ellos me hizo la siguiente reflexión: “Alexandra: que a tu edad pienses de esta manera implica que te verán como un ‘bicho raro’, pero mantente siempre fuerte por dentro y amable por fuera”.

Desde que conocí y empecé a leer Razón+Fe me “conectó” profundamente el estilo directo y abierto para abordar temas como el aborto, la eutanasia, la homosexualidad, el amor humano, el matrimonio y la familia desde una perspectiva que era “tabú” en los medios tradicionales: la verdad de la naturaleza humana, iluminada desde la fe. Así que contacté a los fundadores, en abril de 2016, me comprometí como periodista voluntaria y en septiembre pasado, después de un año intenso de oración, di el salto de fe y renuncié a mi trabajo “oficial” para vincularme formalmente con este medio.

Este nuevo camino ha sido una auténtica aventura, con obstáculos y atajos que Dios va permitiendo para purificar la rectitud de intención y ver cómo interviene Su Mano Providente. En definitiva, ¡un desafío que vale la pena vivir!

***

Ayúdanos a seguir trabajando para evangelizar desde los medios de comunicación: Dona, haciendo clic aquí.

Contáctanos en el correo razonmasfe@gmail.com

***

Aquí puedes leer, adicionalmente, mi carta de aceptación para trabajar en R+F

 

Aceptación trabajo Razón+Fe by Razón Más Fe on Scribd

Sobre el Autor

Alexandra Serna

Comunicadora social y periodista. Especialista en desarrollo personal y familiar.

Sus primeros pasos de periodismo los dio en Semana.com, en Bogotá; caminó con más firmeza, desarrollando el "olfato periodístico", en el periódico La Patria, de Manizales (su ciudad de origen), y regresó a la capital del país para trabajar como periodista de investigación en RCN Radio. Su siguiente paso fue saltar de los medios tradicionales a los medios alternativos de evangelización. Es la directora de Razón+Fe.

Qué opinas: